OPINIóN
Efemérides 30 de noviembre

Día Mundial de la Ciberseguridad

La protección de la información requiere un esfuerzo conjunto de todas las áreas de un banco, desde el desarrollo de productos hasta el servicio al cliente. La IA facilita tareas, pero es un riesgo potencial.

Faltan profesionales en ciberseguridad.
Faltan profesionales en ciberseguridad. | Reperfilar

Las amenazas cibernéticas se reconfiguran constantemente y nuestras defensas deben evolucionar de la misma manera en un mundo donde la seguridad financiera y personal están estrechamente vinculadas. El Día Mundial de la Ciberseguridad, el 30 de noviembre, nos recuerda lo vital que resulta un enfoque integral no solo para asegurar las finanzas en esta era digital, sino también para generar confianza y fidelidad en los usuarios.

De acuerdo a un reciente estudio de Accenture, aquellas organizaciones que alineen sus programas de ciberseguridad con los objetivos de negocio experimentarán un incremento del 18% en sus posibilidades de alcanzar un crecimiento en ingresos, una mayor cuota de mercado y mejoras en la satisfacción del cliente. A esto también se suma un aumento del 26% en la probabilidad de reducir los costos asociados a incidentes de ciberseguridad. Así, la base efectiva de la ciberseguridad en el sector financiero es una sólida política integral.

Estas políticas no solo deben abordar las amenazas actuales, sino también anticipar y las que puedan surgir en el futuro, motivo por el cual las instituciones financieras no solo tienen que implementar medidas proactivas de seguridad, sino también trabajar en la concientización de los clientes. Utilizar estratégicamente todas las vías de comunicación disponibles e instancias de interacción con los usuarios es fundamental para que éstos cuenten con recursos y conocimientos adecuados.

Por otro lado, la protección de la información requiere un esfuerzo conjunto de todas las áreas del banco. La colaboración estrecha entre equipos, desde el desarrollo de productos bancarios hasta el servicio al cliente, es esencial. Esta integración, sumada a una constante capacitación, es lo que contribuye a fortalecer la infraestructura bancaria frente a posibles riesgos cibernéticos.

Por qué las empresas deberían contratar profesionales en ciberseguridad para proteger sus datos

El auge del uso de la Inteligencia Artificial es un aspecto no menor. La implementación de herramientas y servicios con base en la Inteligencia Artificial presenta desafíos asociados con riesgos emergentes. Si bien la IA tiene la cualidad de ser una importante herramienta en la automatización y simplificación de procesos, también puede ser utilizada de forma maliciosa. Incluso con conocimientos limitados de programación, permite a los atacantes, desplegar amenazas más rápidamente generando código programado con un propósito negativo.

La velocidad con la que la IA puede analizar datos y adaptarse a nuevas circunstancias la convierte en una herramienta para aquellos que buscan eludir los sistemas de seguridad. Es a partir de ello que hubo un aumento en la sofisticación y cantidad de ataques cibernéticos. Un enfoque integral responde a ello a través de realizar rigurosas evaluaciones de seguridad para garantizar que las soluciones de IA no comprometan la integridad de la información.

En síntesis, la ciberseguridad no se trata de una responsabilidad de un área específica sino debe volverse un compromiso conjunto con la protección de la información, una prioridad estratégica y un pilar fundamental de la cultura organizacional. Cada acción en esta área contribuye a un futuro financiero más seguro.

*Jefe de Seguridad Informática de Banco del Sol