sábado 27 de noviembre de 2021
OPINIóN opinion
21-09-2021 10:53
21-09-2021 10:53

El origen de la interna Jaldo – Manzur, que puso en vilo a todo el país

Mucho se ha hablado de Tucumán esta semana, pero muy pocos entienden el origen y el porqué de esta interna, entre el actual Jefe de Gabinete Juan Manzur y el gobernador interino Osvaldo Jaldo, que parecía no tener final.

21-09-2021 10:53

Mucho se ha hablado de Tucumán esta semana, pero muy pocos entienden el origen y el porqué de esta interna, entre el actual Jefe de Gabinete Juan Manzur y el gobernador interino Osvaldo Jaldo, que parecía no tener final. Sin embargo, quizás desde la visión de una analista política y periodista que vive en Tucumán, pueda aclarar más el panorama de dos fichas que tuvieron en vilo a una provincia, de las cuales una será quien afronte las decisiones más duras de la política argentina, en lo que resta del año

Cronología de dos enemigos íntimos

- En el año 2015 teniendo en cuenta que, Osvaldo Jaldo, era el ministro del Interior de ex gobernador José Alperovich (12 años de mandato), quien piloteo dicho ministerio en los años más feos de la economía a nivel nacional, esperaba mínimamente ser el sucesor del zar, como solían llamarle a José Alperovich, y encabezar la lista como Gobernador. Recordemos que cuando asumió de diputado juro por Néstor, Cristina y el “mejor” gobernador de la historia, José Alperovich. Pero recibe el primer puñal cuando sólo le dan la vicegobernación, pero en ese momento le dieron un paliativo que era que a la próxima las cosas cambiarían.

- Luego de esto en 2018, José Alperovich anuncia que quería ser candidato a gobernador y esto enoja a la dupla y sobre todo a Osvaldo Jaldo, quien tenía la promesa de ser en la próxima, por 2019, el futuro candidato a gobernador. Entonces procede la baja de José Alperovich como asesor de Juan Manzur y la expulsión de Beatriz Rojkes de la conducción del peronismo provincial, brindándole una licencia hasta el final de su mandato. Nota de color, quién copa el PJ junto a funcionarios para congregar al concejo y aprobar esta licencia obligatoria es Osvaldo Jaldo, pero además su nombre estaba entre los candidatos para reemplazarla. Sin embargo, Osvaldo Jaldo siempre dama de honor, más nunca novia, termina cediendo la presidencia a Juan Manzur.  Esta parte, la corona la entrevista de José Alperovich, en un programa local, en la que plantea que Osvaldo  Jaldo está enojado con él hace un año que no lo habla, en forma irónica.

- En el año 2019, Juan Manzur aun siendo conductor provisorio del PJ, llaman a elecciones, como estaba pautado para el 17 de febrero. Pero al final continua y termina conduciendo el PJ Tucumano y de nuevo Osvaldo Jaldo tuvo que conformarse con ser el vicegobernador, ya que el adversario, fue el ex gobernador y actual senador, José Alperovich, que se autoproclama como el creador de ambos. Ese año, decretan las elecciones para el día 9 de junio de 2019. La fórmula Manzur –Jaldo gana por distancia al ex gobernador Alperovich, a quien realmente humillaron políticamente. Pero las cosas entre Jaldo y Manzur ya no estaban bien.

Manzur y Jaldo en tiempos felices: festejando en la plaza Yrigoyen de la capital tucumana el triunfo en 2015.

-Es así que en el año de la pandemia, cuando se hablaba como secreto a voces de una ruptura, el Covid 19, puso un paño frio y abrió un año de cierta tregua “armada” cargada para el 2021. De esta forma la ruptura se hace evidente con la primera batalla que fue con la elección del Defensor del Pueblo, en la que cada uno puso candidato, Juri Debbo por Juan Manzur y Eduardo Cobos por Osvaldo Jaldo.  Tema que dividió las aguas, en oposición como oficialismo. Pero sobre todo en el oficialismo manzurista, en donde no pudieron ganar ante el voto del oficialismo jaldista junto con los opositores radicales y un par de fuerza republicana (que luego fueron expulsados). Este quiebre se trasladó en los despidos de miles empleados de bloque del Manzurismo como respuesta al enojo de Juan Manzur por haber votado a favor del candidato de Osvaldo Jaldo. Y que hasta la fecha no fueron reincorporados. También esto se estiro hasta previo la presentación de frentes en el cual no hubo acuerdo alguno. Y la nota de color fue que tanto Jaldo como Manzur participaron de candidatos en estas PASO, poniéndose las campañas sobre sus espaldas y se sostuvo con una fuerte intensificación en el discurso de Osvaldo Jaldo, en el cual insulto algunos jugadores de Manzur, como el caso del intendente de Tafi Viejo, Javier Noguera.

Esta grieta también intensificada por la mesa chica, que mal asesoraba, de la cual ya se ha escrito, pero que también tuvo mucho que ver en la radicalización del discurso durante la campaña. Y en esta división de aguas, también se sumó la bancaria, con su mayor representante el actual diputado nacional Carlos Cisneros, quien marco a Osvaldo jaldo como adversario, al exclamar que la conducción era de Juan Manzur. Y también en la interna del concejo deliberante que tuvo de protagonista al intendente capitalino German Alfaro, a quien le pidieron (obligando casi) que tome licencia, una cruzada fallida, que simplemente levanto su imagen y que Jaldo uso para manifestar una especie de solidaridad y que Juan Manzur solo buscaba la re reelección e inmiscuirse en los cuerpos legislativos.

-Previo a las PASO, los legisladores peronistas comenzaron a realizar declaraciones, de que se expulsaría a Osvaldo Jaldo del peronismo, post PASO y derrota. Pero luego llegaron las PASO, en las que Manzur le ganó por el 60% de los votos y se consagro, como uno de los pocos gobernadores peronistas que le dio una alegría al peronismo nacional, salvando un poco la imagen de Alberto Fernández y de Cristina  Kirchner. Sin embargo, Osvaldo Jaldo lejos de ponerse en modo derrota, salió sonriente a decir que era la segunda fuerza de la provincia, en una PASO de 2 y sobre todo agradeciendo a Cristina Fernández de Kirchner por el apoyo, que a tener en cuenta los funcionarios nacionales solo visitaron a Juan Manzur. En fin, a pesar de ser candidato de la lista, eligió renunciar antes de que la Junta electoral oficialice dicha lista, anunciando que prefería sostener un rol institucional e iniciando así un nuevo juego estratégico político.  Las alarmas se prendieron porque implicaba que 150 mil votos estaban en juego y que además quizás en su rol institucional podría afectar con interpelaciones a algunos ministros del gabinete Juan Manzur que tenía en jaque y medio flojos de papeles, los cuales supuestamente habrían llegado a sus manos desde la legislatura tucumana.

Sin embargo llego la bomba de Cristina Fernández de Kirchner que puso en el olvido las PASO, la posibilidad de expulsar a Osvaldo Jaldo, y su rol institucional. Y cambio las reglas de juego, y la historia ya saben cómo sigue y como estos arreglos quedaron. No obstante consideremos una sola cosa, que quizás a futuro nos sirva para otro análisis, previo al cierre de listas, Osvaldo Jaldo tuvo una reunión con la legisladora tucumana Sarita Alperovich, hija del polémico José Alperovich, quienes conversaron sobre trata la ley de paridad en la próxima sesión.

Esto nos lleva a dos cosas, esos 150 mil votos, que hoy parecen consolidados, ¿será algún porcentaje del ex gobernador? Y por otro lado, si Osvaldo Jaldo se comprometió  con la Ley de paridad, y teniendo en cuenta que esto es una crítica a la nueva lista de gabinete y que el colectivo de actrices lo puso en jaque a Juan Manzur, ¿podría ser un punto a favor para el gobernador interino? ¿Una ficha a futuro? El tiempo lo dirá.

*Estratega y Analista Política, especialista de investigaciones sobre corrupción