sábado 18 de enero de 2020 | Suscribite
OPINIóN / debate y desafíos educativos
miércoles 20 noviembre, 2019

Factores clave para aprovechar la información educativa

La evaluación y el uso de su información como herramienta de las políticas educativas

Irene Kit*

Los procedimientos que vienen predefinidos en metodologías con finalidad estadística privilegian la acumulación de grandes conjuntos de información Foto: Cedoc Perfil
miércoles 20 noviembre, 2019

Una situación controversial agitó aguas entre personas e instituciones comprometidas con la Educación. El Fallo de la Cámara Federal II de Salta, que indica al Ministerio de Educación, Cultura Ciencia y Tecnología la entrega a un ciudadano de los reportes por institución educativa de las evaluaciones nacionales Aprender y Enseñar, instala en su texto una revisión del artículo 97 de la Ley de Educación Nacional. En este sentido, bienvenido el reciente informe elaborado por el Observatorio Argentinos por la Educación, con la autoría del doctor Mariano Narodowski, que posiciona el debate en el plano de las políticas educativas, de donde nunca tendría que haberse corrido. Bienvenido ese texto que convoca a las personas, instituciones y organismos interesados y comprometidos con la educación, a pensar cuál es el mejor provecho a obtener de esta herramienta de información sobre el sistema educativo. Correctamente, el problema se plantea en el plano de la evaluación al servicio de las políticas educativas sustantivas.

Y es que si no se tuviera en claro cuál es la orientación, y cuáles las metas, pobre sentido tendría la discusión no sólo ya la judicial, sino incluso la educativa. Es decir, no alcanza con mejorar al infinito la herramienta de medición, su uso, e incluso su difusión cuidada y ajustada en función de la valiosa propuesta del doctor Mariano Narodowski, para mejorar las oportunidades de aprender mejor y graduarse más y en la edad oportuna para todos los estudiantes de Argentina. Para decirlo brevemente, la Ley de Educación Nacional es el gran plan orientador. Estamos aún en deuda con la ejecución de políticas y estrategias que lleven a la realidad en forma completa y ordenada ese plan, en el marco de consensos articuladores de gobiernos provinciales, equipos directivos y docentes, comunidades familiares, gobierno nacional y gremios docentes.

Desafíos de la educación

El buen uso de la información educativa con plena orientación hacia el efectivo derecho a la educación permite construir un marco de sentido para la enorme cantidad de información acumulada. En particular, evita la resignación pedagógica ante una situación que la investigación y el conocimiento sociológico nos informa: los estudiantes más pobres y desaventajados socioeconómicamente, tienden a tener menores resultados de aprendizaje.

Un uso superficial de la información de evaluación, lleva a confundir la tarea escolar, con los aspectos de estratificación social que no se revierten en el sistema educativo. Es más difícil, complejo y desafiante enseñar en contextos donde la inequidad ha dejado su huella, pero allí se juega la calidad de nuestro conocimiento profesional en educación. Además de superar la pobreza como cuestión de recursos materiales y monetarios, nos debemos como país la consolidación de políticas y estrategias pedagógicas que amplíen y enriquezcan las oportunidades de aprendizaje, apoyando a las escuelas y a los equipos docentes en forma eficaz y continua.

Por otra parte, hay otra discusión pendiente. La modalidad adoptada para las evaluaciones estandarizadas toma como un principio inamovible el secreto de las evaluaciones en sí mismas, como objetos. Los procedimientos que vienen predefinidos en metodologías con finalidad estadística pero no pedagógica, privilegian la acumulación de grandes conjuntos de información pasibles de ser analizados con ciertas herramientas. Los datos a los que puede acceder la escuela que se procesan en ese marco metodológico, eso que se ha demandado judicialmente, muestran los porcentajes de estudiantes por nivel de logro en cada área y las diferentes proporciones según sexo, condición de repetición, asistencia a nivel inicial, nivel educativo de los padres, nivel socioeconómico, entre otros.

Neurociencia y educación: el arte de enseñar

Esa metodología estadística aplicada impide, aún en el caso que lograrámos una cobertura censal a nivel de escuela y a nivel de estudiantes, que contemos con un mapeo más pormenorizado para decisiones de enseñanza. Por ejemplo, si los estudiantes en la evaluación de lengua tienen mayores dificultades en la identificación de información, en el manejo de vocabulario, en el reconocimiento de estructuras de cohesión en un texto, en inferencias de diverso nivel de complejidad, en la metacognición de sus propios procesos de lectura. Todo ello, queda subsumido en un puntaje o en una proporción de niveles de logro en lectura. Sería otro aspecto para poner en la discusión que se abre sobre qué información educativa es justo, necesario y útil que circule para brindar las mejores oportunidades de aprender a toda la infancia y juventud en Argentina.

*Presidenta de la Asociación Civil Educación para Todos.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4878

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.