OPINIóN
Opinión

Fortaleciendo los lazos de amistad

Las relaciones diplomáticas entre Filipinas y Argentina a los 75 años y más allá.

Enrique A. Manalo, secretario de Relaciones Exteriores de Filipinas g_20230912
Enrique A. Manalo, secretario de Relaciones Exteriores de Filipinas. | Cedoc

Me siento muy honrado de visitar Buenos Aires en ocasión del 75 aniversario de nuestras relaciones diplomáticas. Mi reunión con el Ministro de Relaciones Exteriores, Santiago Cafiero, encabeza un programa para conmemorar este importante hito, en celebración de nuestros lazos duraderos.

Nuestra amistad está animada por vínculos de carne y hueso a lo largo de la historia a través de figuras como Juan Fermín, hermano del héroe nacional argentino José de San Martín, que dedicó 17 años de su vida a servir en Filipinas, y el renombrado escultor y médico filipino Félix Pardo de Tavera, que dejó su huella en Argentina. El busto de El Libertador en la Casa Rosada atestigua dicho vínculo.

La Comisión Histórica Nacional de Filipinas reconoce que la independencia de Argentina influyó en nuestra propia lucha por liberarnos de España, ya que una de las primeras versiones de nuestra bandera revolucionaria llevaba el sol de mayo.

Tal es el profundo arraigo de nuestro vínculo, que proporciona el glorioso telón de fondo cuando forjamos relaciones diplomáticas formales hace 75 años.

La legación filipina en Buenos Aires de 1949 a 1952 fue nuestra primera en América Latina. Fue encabezada por nada menos que un héroe de guerra filipino y distinguido legislador y diplomático, Narciso Ramos, quien más tarde fue Secretario de Asuntos Exteriores y uno de los padres fundadores de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN). Su hijo Fidel fue Presidente de Filipinas de 1992 a 1998. Asimismo, la legación argentina en Manila es la primera y la más antigua en el Sudeste Asiático. Esto habla de nuestro lugar único en la historia de cada uno -- Filipinas como el amigo más antiguo de Argentina en el Sudeste Asiático y Argentina como el amigo más antiguo de Filipinas en América Latina.

La trayectoria de nuestros lazos ha adquirido últimamente mayor importancia en el comercio y la inversión crecientes y en los intercambios culturales y deportivos, y también en las nuevas fronteras de la cooperación científica y tecnológica, incluyendo la ciencia nuclear y la tecnología espacial.

Las inversiones filipinas en Argentina, como la terminal portuaria de TecPlata, valorada en casi 500 millones de dólares, y el florecimiento de las empresas argentinas como Farmesa, Laboratorios Bagó and La Cabrera en Filipinas ejemplifican las perspectivas animadas de los lazos económicos.

El mes pasado, la Agencia Espacial Filipina y la Comisión Nacional de Actividades Espaciales firmaron un acuerdo sobre los usos pacíficos del espacio exterior, forjando una agenda común para aprovechar las tecnologías basadas en el espacio para atender las necesidades del siglo XXI.

La Semana del Cine Filipino y la producción cinematográfica conjunta de "Destino Pasional" muestran las florecientes industrias creativas de nuestros países. Esta semana, el dúo de sopranos filipinos, The Nightingales, se encuentra en Buenos Aires para ofrecer actuaciones especiales para celebrar el 75º aniversario de nuestras históricas relaciones y de nuestra humanidad compartida--- en canciones, en sentimientos y en espíritu.

Como democracias fuertes y dinámicas, Filipinas y Argentina son socios en la defensa de los derechos humanos, la justicia y la igualdad, tanto para nuestros pueblos, así como en la escena mundial.

Como miembros fundadores de las Naciones Unidas, ambos estamos comprometidos en la defensa de la paz a través del aporte de tropas a las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU y en la salvaguarda de un orden mundial basado en normas, anclado en el Estado de Derecho y en un multilateralismo inclusivo y eficaz. Nuestra labor conjunta en curso en la ONU para elaborar las normas sobre comportamiento responsable en el espacio y con respecto a los sistemas de armas letales autónomas significa nuestro sentido compartido de la responsabilidad para prevenir el uso indebido y la militarización de las nuevas tecnologías.

Como voces importantes en la ONU y en nuestra región, Manila y Buenos Aires trabajan juntas por un sistema de la ONU que genere la confianza, la inclusión y la solidaridad necesarias para una acción global eficaz que aborde los retos definitorios de nuestro tiempo, incluido el cambio climático.

La gobernanza marítima es un ámbito de acción común. Generaciones de académicos y diplomáticos argentinos y filipinos han dejado una huella indeleble en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CNUDM) de 1982. Para Filipinas, que es una nación marítima archipelágica, la CNUDM proporciona las amarras para mantener nuestros mares seguros, los ecosistemas marinos sanos y las vías marítimas estratégicas, como el mar de China Meridional, seguras, libres y abiertas. El laudo arbitral de 2016 afirmó que la CNUDM es la base para resolver las controversias de forma pacífica y de conformidad con el derecho internacional.

A través de la ASEAN, diez países del Sudeste Asiático llevan a cabo nuestra visión de una región pacífica, estable y próspera. La adhesión de Argentina al Tratado de Amistad y Cooperación en el Sudeste Asiático en 2018 reconoce el papel central de la ASEAN en la arquitectura regional.

A través de la ASEAN y el MERCOSUR, cada uno de nosotros persigue una integración económica más amplia, de modo que ambas asociaciones sirvan como agentes de la paz y el progreso internacionales.

Esta reflexión sobre la riqueza de nuestros lazos y nuestros intereses y valores compartidos ofrece un horizonte de su futuro que, en mi opinión, es muy prometedor para hacer avanzar sus beneficios a nuestros pueblos y al mundo.

 

Sobre el autor:

Enrique A. Manalo es el Secretario de Asuntos Exteriores de la República de Filipinas. Diplomático experimentado con más de cuatro décadas de experiencia en el servicio exterior filipino, el Secretario Manalo es un experto en diplomacia multilateral, habiendo sido Representante Permanente de Filipinas ante las Naciones Unidas en Nueva York y en Ginebra. Como ex Subsecretario de Política en el Ministerio de Asuntos Exteriores, también fue Alto Funcionario de Filipinas en la ASEAN. El Secretario Manalo ha ocupado otros cargos destacados, como el de embajador de Filipinas en el Reino Unido y en el Reino de Bélgica. Posee un máster y una licenciatura en Economía por la Universidad de Filipinas en Diliman, Quezon City (Filipinas).