OPINIóN
Elecciones 2023

Segundo Francia, tercero el peronismo

La tragedia del tercer puesto obtenido por UxP en las PASO 2023, oculta otra tragedia más estratégica, profunda y jamás pensada, de la que casi nadie habla: el peronismo está perdiendo la cuarta de las últimas cinco elecciones nacionales.

Javier Milei, Patricia Bullrich y Sergio Massa 20230825
Javier Milei, Patricia Bullrich y Sergio Massa. | Collage

El 18 de diciembre, cuando la Selección Argentina obtuvo el campeonato mundial de fútbol, y el peronismo se ilusionaba con que eso fuera un envión anímico que le permitiese llegar con chance a las elecciones de este año, nació una broma bien argentina.

En cada conversación que se enumeraba, se empezó a recordar que Francia había sido subcampeón. Por ejemplo, en una oficina, alguien podía pronunciar frases del tipo "primero consultemos al jefe y segundo... Francia”.

Hasta Netflix promocionó en marzo su película Misterio a la vista, protagonizada por Adam Sandler y Jennifer Aniston, llenando Buenos Aires con afiches que decían, textual: “Primero, visitan una isla. Y segundo, Francia”.

Ciertamente, al peronismo unido le hubiese gustado quedar segundo en las recientes elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), con mejores chances para pelear en las elecciones generales un primer puesto o, al menos, entrar en el ballotage. Pero no, finalmente quedó en un inédito tercer puesto, detrás de La Libertad Avanza y Juntos por el Cambio.

Esta situación es histórica. Nunca se había visto hasta acá. Sin perjuicio de ello, el aluvión de noticias y espacios en redes que provocó el fenómeno de los libertarios, para unos sorpresa y para otros no tanto, hizo que la tragedia electoral no estuviese tan expuesta.

A su vez, la tragedia del tercer puesto oculta otra tragedia más estratégica, profunda y jamás pensada, de la que casi nadie habla: el peronismo está perdiendo la cuarta de las últimas cinco elecciones nacionales.

Mamita. ¿Qué pensará desde el cielo el General Perón? Como premio consuelo, sus muchachos se están llevando algo que es para el libro Guinness de los récords.

El ministro de Economía del tercer país con más inflación del mundo (número fetiche el tres), solo superado por Venezuela y Zimbabue, es su candidato a Presidente y, matemáticamente… ¡Todavía tiene chances de ser electo!

Más allá de que esas chances sean sólo matemáticas, es difícil de explicar a un extranjero esta situación. “Argentina, no traten de entenderlo”, diría Messi.

Sergio Massa y el peronismo festejan con Milei y Bullrich

Cuento una anécdota que retrata bien este escenario. Los premios Eikon son una tradicional competencia de casos de relaciones públicas que se lleva a cabo hace más de 25 años. Como parte del jurado, la semana pasada concurrí a la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA), a una reunión de trabajo con otros integrantes y, sobre el final de la misma, se dio una divertida charla.

Un par de nosotros sosteníamos (en broma) que el premio a comunicador del año habría que dárselo a Sergio Massa. Que desde una gestión objetivamente tan mala, uno de cada cinco argentinos lo haya votado a él y uno de cada cuatro a su fuerza política (con un Presidente de la Nación desaparecido y una Vicepresidente condenada a seis años de prisión por corrupción)… ¡Es un milagro comunicacional!

Después de las elecciones generales de 2021, escribí una columna que se llamó La imagen de Alberto Fernández es tan mala que ahora celebra derrotas. En ella sostenía que, teniendo en cuenta que la reputación del gobierno estaba por el piso, el resultado no había sido tan desastroso y esa era la razón por la que el Presidente iba a festejar, como increíblemente expresó aquel domingo.

Aquella vez recordé otra escena del ámbito futbolístico que hoy reproduzco acá.

Cuenta la historia que cuando Héctor Veira dirigía a San Lorenzo, uno de sus  jugadores se mandó una macana que terminó en gol contrario. El técnico le gritó a modo de reproche amable "Anda a festejar con ellos".

En 2021, Alberto Fernández festejó con el macrismo. Hoy, Sergio Massa y el peronismo están festejando con Milei y Bullrich.