miércoles 06 de julio de 2022
OPINIóN Análisis político

La ley del más fuerte no conduce a la integración social

El proyecto presentado por el Ejecutivo Porteño sobre Integración productiva e impulso al trabajo en barrios populares, que fue recientemente aprobado por la Legislatura, no propone un modelo justo ni de integración real.

08-06-2022 08:00

Recientemente se aprobó en la Legislatura el proyecto presentado por el Ejecutivo Porteño sobre Integración productiva e impulso al trabajo en barrios populares, que asegura promover el desarrollo a través de la instalación de grandes empresas en dichas zonas. Pero no propone un modelo justo ni de integración real.

El proyecto inclina la cancha a favor de grandes empresas amigas de la administración a las que exime de pagar impuestos sin exigirles que contraten personal residente en el barrio (se sugiere un piso del 30%, pero no vinculante y cada empresa podrá excusarse de implementarlo si así lo quiere). Mientras tanto, los comercios preexistentes no integran los beneficiarios de la ley.

Se trata de otro ejemplo de la política de distritos económicos iniciada por Mauricio Macri en su gestión local. A modo de ejemplo podemos citar el emblemático Distrito Tecnológico de Parque Patricios, cuyo impacto en la fisonomía barrial dista de ser el éxito que el Gobierno de Larreta pregona.

"No les tengo miedo, ridículos": Roberto García Moritán se enojó con los kirchneristas en la Legislatura

El único resultado de un proyecto tan costoso y ambicioso para nuestra Ciudad ha sido el encarecimiento del suelo. Para confirmarlo, me gustaría citar un informe que presentó la Fundación Urbe, realizado por Fernando Córdoba, Economista Político (UNGS) y Micaela Alcalde, Arquitecta (UBA), Mágister en Economía Urbana (UTDT), investigadora y docente, sobre la temática, que recopila datos acerca del desarrollo urbano, empleo, valor del suelo e indicadores socioeconómicos. En la actualidad, el distrito Tecnológico cuenta con 253 empresas en funcionamiento y el valor del metro cuadrado, que en 2008 era de 486 dólares, hoy alcanza los 1382. Estas cifras presentan un aumento del 284%. Cabe destacar que en materia de empleo, la Ciudad lleva sin informar la cantidad de trabajos generados en el barrio desde el año 2016.

En materia de empleo, CABA muestra el peor resultado a nivel nacional. Somos la localidad que más empleos ha perdido desde la pandemia, con el agravante de que todavía no se han recuperado. El Gobierno porteño hace un gran esfuerzo en favor de las empresas para fomentar la contratación de trabajadores y trabajadoras pero esto no impacta en un crecimiento significativo en la cantidad de puestos de trabajo.

Sí a la integración

Desde hace 15 años, la única política de desarrollo económico del PRO en la Ciudad ha sido encarecer el precio del suelo para hacer negocios inmobiliarios. ¿No buscará Rodríguez Larreta que con esta política hagan apetecibles parcelas destinadas a la vivienda social para ser compradas por el sector privado?

Merecemos un modelo de gobierno que favorezca el progreso económico y la integración urbana, que priorice la inclusión social y territorial, y que muestre logros acordes a las inversiones y a las altas exigencias impositivas con las que carga a sus habitantes. El precio del metro cuadrado no puede ser la única unidad de medida del progreso.

 

* Juan Manuel Valdés, legislador de la Ciudad de Buenos Aires, Frente de Todos. TW: @jmvaldesre