OPINIóN
Psicología

Los argentinos llegan al consultorio "llenos de bronca"

Enojados por la incertidumbre, la inflación, los cortes de calles, la inestabilidad y tanto más. La bronca, que se expresa frente al psicólogo, ayuda a preservar la salud mental.

bronca
Enojo nacional. | Imagen de Engin Akyurt en Pixabay.

“A mí no me importa quién está en el gobierno, yo digo lo que tengo que decir. Si hace las cosas bien, no tengo que aplaudirlo porque para eso está, yo critico lo que hace mal. Muchos me dicen que vivo tirando la bronca y que no veo lo positivo. Los que gobiernan se postularon para eso y tienen que hacerlo.”   

Palabras de José Larralde que resume la desilusión de muchos argentinos que se puede observar numerosas veces en el consultorio. No se refiere a un gobierno en particular, sino que a la incertidumbre que se vive en los últimos años, a la poca expectativa de futuro.

Maslow, un gran psicólogo humanista del siglo pasado, desarrolló en sus estudios una pirámide dónde destacó cuáles son las necesidades humanas. En la a base de esta pirámide se encuentran las necesidades fisiológicas; alimento, abrigo, salud, a esta base le sigue la necesidad de seguridad, es decir que la persona pueda tener certeza de que esas necesidades básicas van a seguir estando cubiertas, en otras palabras, que no sea “pan para hoy hambre para mañana”, si estas necesidades están cubiertas se puede avanzar hacia las de pertenencia, reconocimiento y autorrealización. 

Psicología: ¿Por qué tenemos miedo a decir lo que pensamos?

Hoy muchos viven una realidad dónde no hay certezas de que sus necesidades básicas continúen cubiertas, esto genera desilusión y cada vez más incertidumbre. Muchos argentinos están pasando una situación que agobia, una inflación fulminante, tráfico, marchas y cortes, sumado a las dificultades propias, familiares o laborales, los argentinos llegan al consultorio, “llenos de bronca”.

 grito, odio, enojo 20210617

Al consultorio llega la bronca por no poder llegar a fin de mes, por los cortes que hacen que llegar al trabajo sea cada vez más difícil, por los precios que suben día a día, por lo impuestos que crecen, por los privilegios de los dirigentes, por lo hijos y nietos que cada vez más ven a Ezeiza como una opción de salida a toda esta crisis. 

Varias encuestas demuestran que un alto porcentaje de los argentinos cree que la crisis económica va a tener efectos negativos muy profundos y duraderos en su vida personal y familiar y esto afecta su salud mental, si es difícil tener seguridad como se puede acceder a la resolución de otras necesidades. 

Aunque parezca contradictorio no deja de ser cierto que es bueno tener bronca, es totalmente sano que la bronca esté presente, porque la bronca ayuda a poner un límite, porque el enojo bien expresado es una oportunidad de cambio, porque es sano no callarse ante las injusticias y denunciarlas. 

El enojo es una emoción sana y que es necesario expresar para que haya transformaciones. 


La falsa bronca guarda silencio

No todas las broncas son iguales, existe algo que podríamos llamar “falsa bronca” que se parece a la verdadera en que hay un enojo de por medio, pero esta falsa bronca guarda silencio, solo se queja sin buscar soluciones, o se expresa agresivamente, es la que lleva a hacerse “mala sangre” y a encerrarse en uno mismo, pudiendo convertirse en una depresión o angustia.

Esta falta de bronca puede llegar a ser muy destructiva. La bronca real es constructiva, le dice al otro “hasta acá llegaste”, se expresa sin violencia, pero con contundencia.

La emoción que está presente, muchas veces, esconde mucho más que la bronca, porque detrás de esa bronca puede haber mucha tristeza, o desilusión, porque hay una pérdida de expectativas, se está viviendo el duelo de una ilusión. Se perdió una ilusión, en la que tal vez, había esperanzas, y ya van tantas... 

Psicología de la confianza

Los duelos de las ilusiones son los más difíciles, porque está presente la pérdida de lo que nunca fue, de lo que no se tuvo, ni siquiera la oportunidad de disfrutar. Esto es lo que la mayoría de los argentinos vive, es lo que se trae muchas veces a terapia, es lo que nos duele, sumado a que muchas veces el otro no presta el oído para compartir el dolor, ya que está en otra vereda de una brecha sin sentido. En realidad, son pocos los que son parte de la brecha, y muchos los que están en el precipicio entre esas partes duras y dogmáticas.

Pero esto no termina acá,  si hablamos solo del problema, estaríamos viendo solo una parte de la realidad. 

Los argentinos somos resilientes, significa que a pesar de haber pasado las peores crisis, tenemos la capacidad y queremos salir adelante. 

El ser humano a lo largo de la historia demostró tener la experiencia de vivir las peores situaciones y aun así aprender y crecer. Hoy conviene apelar a esa capacidad, a sacar lo que nos hace unirnos y nos da sentido, a continuar con esperanza.  

La situación difícil está presente, la crisis existe, hoy podemos convertir ese peligro en una oportunidad de crecer. Nuestra salud mental lo merece.

Dr. Flavio Calvo (MN: 66869). Dr. en psicología, docente, tallerista y autor. @calvoflavio