jueves 18 de agosto de 2022
OPINIóN Columna de la USAL

¿Incendios interminables?

El manejo del fuego es una práctica conocida y muchas veces aplicada. No es algo nuevo. Sin embargo, en los últimos veranos, las condiciones del clima han ido cambiando y afectando la predisposición al menos climática, a los incendios rurales y forestales.

09-02-2022 14:18

Todos hemos leído y escuchado sobre los enormes incendios ocurridos a lo largo de nuestro país en los últimos meses. ¿Podemos decir algo nuevo?

En el campo, el manejo del fuego es una práctica conocida y muchas veces aplicada. No es algo nuevo. Sin embargo, en los últimos veranos, las condiciones del clima han ido cambiando y afectando la predisposición al menos climática, a los incendios rurales y forestales.

Un ejemplo de ello es la repetición por segundo verano consecutivo de condiciones de prolongada y extrema sequía, con índices de contenido de humedad atmosférica del 24% en provincias como Corrientes y Misiones donde la media es superior al 60%.

Incendios en Corrientes: declararon el estado de emergencia en la provincia

Esto, sumado a las elevadas temperaturas -récord histórico- registradas durante los meses de verano, de noviembre a febrero, genera las condiciones apropiadas para la “tormenta de fuego perfecta” que hemos visto suceder repetidamente.

Marc Castellnou, presidente de la Fundación Pau Costa, que conecta a una red de expertos a nivel global en incendios forestales, explica en una nota en Le Monde diplomatic, los desafíos que plantean los incendios de sexta generación -“tormentas de fuego”-, resultado de los efectos del cambio climático.

Este y otros expertos coinciden en que para enfrentarlos, no hay que invertir sólo en equipamiento, sino, sobre todo, en análisis y estrategia. Cuando la intensidad del incendio es elevada, como sucede en los grandes incendios rurales, los medios de extinción pierden su capacidad de controlarlos y mucho menos extinguirlos; en ese momento la diferencia la marca la estrategia adecuada. Coincido con la propuesta de Castellnou, debemos apagar incendios con táctica y estrategia, con planificación. La decisión que nos toca muchas veces es saber qué es lo que tenemos que dejar que se queme, para evitar que se queme una zona que queremos proteger. Aquí podría mencionar estrategias de silvicultura preventiva adaptada al fuego, mitigación de las condiciones predisponentes, entre muchas otras.

Incendios en Corrientes: declararon el estado de emergencia en la provincia

Me detengo en un ejemplo práctico de aplicación de un plan de Manejo del fuego, el Consorcio Manejo del Fuego, dependiente de la Asociación Forestal de Corrientes, una iniciativa privada que articula con el sector público, con Sede en Virasoro, Corrientes. Protege según datos oficiales de su sitio web, casi 200.000 ha de superficie forestal, en el centro de la principal región forestal del país. Esta superficie representa el 21% de las 950.000 ha forestadas en la Mesopotamia y el 13% de la superficie forestada en Argentina.

En la Mesopotamia, conviven la actividad forestal, la ganadera, y la agrícola, y los incendios no hacen diferencias entre ellas, en todos los casos, el material combustible -materia vegetal acumulada- y las condiciones climáticas preponderantes en los meses de mayor riesgo, sumadas al factor humano, han desencadenado las tan temidas “tormentas de fuego”.

El modelo de manejo del fuego del Consorcio se basa en una estrategia que combina el monitoreo a través de torres de detección de incendios, con el análisis de la información de indicadores en una Central de Operaciones. Cuando los focos de fuego se transforman en una amenaza, son atacados con brigadas móviles propias. A estas acciones se suma una estrategia de investigación, capacitación y concientización pública, ya que el 95% de los focos de incendio rurales reportados son originados por el hombre.

Formosa declaró la emergencia agropecuaria por sequía, altas temperaturas e incendios

Existen otras iniciativas públicas y privadas, inclusive en países cercanos, que podemos tomar, pero destaco la labor y el modelo del Consorcio Manejo del Fuego de Corrientes, porque resultó clave en la prevención y ataque de los eventos de incendios de enormes magnitudes que venimos presenciando en los últimos años en nuestra región y evitó la destrucción de grandes áreas productivas y naturales. La aplicación y replicación de este modelo podría llevarnos a proteger el 87% restante de nuestros recursos forestales, como así también la superficie que convive con estos sistemas, tanto productiva como de valor cultural, social y ecológico. El cambio lo hacemos posible nosotros, entre todos.

 

* Ing. Agr. María Belen Rossner. Directora Carrera de Agronomía. Delegación Provincia de Corrientes Universidad del Salvador.

En esta Nota