martes 31 de marzo de 2020 | Suscribite
OPINIóN / Economía
lunes 3 febrero, 2020

Cómo impacta la deuda externa en nuestro día a día

Para pagar sus obligaciones, la Argentina debería entregar casi todos los bienes y servicios que produce en un año.

Leo Anzalone*

Martín Guzmán Foto: Cedoc
lunes 3 febrero, 2020

Hace pocos días la Cámara de Diputados le dio media sanción a la ley de “Restauración de la sostenibilidad de deuda pública emitida sobre jurisdicción extranjera” y esta semana lo hará el Senado, convirtiéndola en ley.

La ley, que tiene un pomposo nombre, le otorga al ministerio de Economía una serie de instrumentos para poder negociar la deuda externa, que, según datos oficiales, es de 311.251 millones de dólares.

Más allá de esto, de los acalorados debates y de los números que sobrevuelan la discusión, hay cierto divorcio entre la población y las consecuencias del brutal endeudamiento que atravesó Argentina durante los últimos cuatro años. Por eso la idea de este artículo es dar un pantallazo sobre los impactos que esto tiene en el día a día de los argentinos.

Claves del Gobierno para negociar la deuda

Vale empezar dejando en claro dos números, el de la deuda total, que como dijimos antes es de 311. 251 millones de dólares, y el segundo, más importante todavía, es el porcentaje del PBI que compromete esa deuda, en Argentina ese número es del 91% del Producto. Esto quiere decir que, para pagar sus obligaciones, nuestro país debería entregar casi todos los bienes y servicios que produce en un año.

A partir de acá se puede empezar a dilucidar cómo la deuda influye en la economía diaria.

En principio, los organismos acreedores, como el FMI, siempre “solicitan” orden fiscal para liberar suficientes fondos públicos y que el país pueda cumplir con sus obligaciones como deudor. Esta “disciplina fiscal” significa menos gastos estatales y, por lo tanto, recortes del presupuesto, que terminan traduciéndose en menos salarios, menos inversión, menos empleo y más pobreza.

Federico Storani: "Macri reparte culpas como si no hubiese tenido nada que ver con la gestión"

Solo a modo de ejemplo, ¿qué podría hacerse con la plata que Argentina pagó de intereses de deuda solo durante 2019? Se podrían haber construido 24.000 centros de atención primaria, 7.500 escuelas, 5.000 km de autopistas, 33 satélites ARSAT, 6 líneas de subte o 1 central Atucha, según datos de la UNDAV.

Además, estos ciclos de endeudamiento siempre vienen acompañados por la apertura de las importaciones y la liberalización del mercado de capitales. Por ejemplo, en la era Macri se “fugaron” u$s88.371 millones. Esto demuestra que la deuda externa impacta, casi increíblemente, en la posterior falta de dólares, con el consecuente debilitamiento estructural de la economía, el achicamiento de las reservas del Banco Central, que siempre se traduce en volatilidad cambiaria, ciclos inflacionarios y aumento de la pobreza. Tal es así, que la pobreza pasó del 29% en diciembre del 2015 al 40,8% en diciembre del 2019.

Día clave: el Gobierno convoca a realizar un canje voluntario de deuda por títulos equivalentes a $ 105.000 millones

En definitiva, estos préstamos sellados por burócratas a muchos kilómetros de nuestro país, no son buenos o malos per se. Si Argentina hubiese tomado un stock de deuda adecuado que apuntalara el crecimiento de nuestra economía, sería un camino virtuoso. En cambio, la voracidad de los últimos años volvió insostenible a la deuda, comprometiendo el desarrollo de nuestro país.

La deuda externa es el mayor escollo para el despegue de nuestra economía, y su impacto en el día a día es muy importante. Los recursos destinados al pago del endeudamiento no se destinan a la “economía real”, no van a escuelas, hospitales,o a los científicos. Esa plata no va a la generación de empleo o al fortalecimiento de las reservas internacionales que impiden la suba del tipo de cambio. El indiscriminado nivel de endeudamiento del gobierno de Mauricio Macri dejó a nuestra economía en grave estado, los bolsillos vacíos y hambre, ese es su impacto en el día a día.

 

* Economista. Director de Axion Legis.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4951

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.