martes 19 de octubre de 2021
OPINIóN Psicología
23-09-2021 07:30
23-09-2021 07:30

Autoestima: salir de la matrix y alcanzar la mejor versión de nuestro ser

Si deseamos armar una versión propia hay que recrear lo que heredamos y no sostener una fidelidad engañosa.

23-09-2021 07:30

Antes de calcular los niveles de autoestima, si son altos o bajos, como si fueran acciones del mercado, deberíamos preguntarnos primero: ¿Quién soy? Ir por la vía del autoconocimiento, como respondiendo al imperativo griego: “Conócete a ti mismo”, escrito en el templo de Apolo, en Delfos.

¿Nos conocemos? ¿Sabemos “realmente” quiénes somos? En general hay una ausencia de introspección y un exceso de conexión a estímulos externos. Cuesta esa pausa necesaria para pensarnos y revisar el sentido de nuestra vida, el que deseamos darle. Se vive con cierto automatismo, como se nos fue programado. Al estilo de la Alegoría de la caverna de Platón (recurso muy bien implementado en la película Matrix) el ser humano, desde que nace, vive atado a imperativos, esclavizado por políticas y discursos que dirigen su modo de ser y estar en el mundo.

Qué es la autoestima y por qué es importante estimularla

Nacemos dependientes y necesitamos de los cuidados para no morir. Pero la crianza es también una suerte de “artificio” que nos incorpora en la cultura. Crecemos copiando y repitiendo lo que se nos enseña. De alguna manera vamos siendo lo que se nos impone que seamos desde el ámbito familiar, las instituciones educativas y el campo social. No nos enseñan a pensar. Nos enseñan a repetir, a comportarnos como se “debe” ser.

Estamos programados, no miramos con nuestros ojos, vemos desde el cristal de los conceptos impuestos. No contemplamos. Vemos sombras, representaciones, etiquetas. Por eso nos cuesta tanto cambiar, tener nuestra personalidad, porque es revelarse contra una larga historia de reproducciones, de repetir la canción memorizada. Hay mucho gregarismo y poca personalidad. ¿Cómo armar nuestra versión de ser?

Instagram: Cómo los filtros pueden afectar la autoestima de las personas

El sacerdote jesuita Anthony de Mello cuenta que un árabe que atravesaba el desierto del Sahara decidió acampar para pasar la noche. Que entonces los esclavos levantaron tiendas y clavaron estacas para atar a los camellos. Cuando se encontraron con el inconveniente de que solo había diecinueve estacas para veinte camellos, uno de los esclavos le consultó a su amo qué hacer y este le respondió que no se preocupe, que sólo eran tontos animales, que haciendo el movimiento el camello se creería atado. Efectivamente, así sucedió, el camello se quedó quieto, convencido de que estaba atado. A la mañana, cuando emprendían la partida, el mismo esclavo se presentó ante su amo para decirle que su camello no se quería levantar. “Se olvidaron de desatarlo”, dijo el amo. Entonces el esclavo hizo el movimiento inverso, como si lo desatara, y el camello se levantó y comenzó a andar, convencido de que había sido liberado.

Este cuento del camello nos invita a reflexionar, a preguntarnos a cuántas estacas estamos atados sin sospechar de que son imaginarias, irreales, sombras, partes de una matrix, de un mundo artificialmente diseñado por el que nos movemos creyéndolo real. Como los camellos, suele suceder que estemos amarrados a falsas estacas que nos impiden tener movimientos propios y alcanzar un sonido genuino en nuestra existencia.

María Belén Mendé: “El sistema educativo tiene que trabajar en la autoestima de las personas”

Si deseamos armar una versión propia hay que recrear lo que heredamos y no sostener una fidelidad engañosa. Para ello debemos iniciar un camino de introspección. Analizar y ser críticos de la forma de vida que venimos llevando. Finalmente, alcanzar una liberación interior, desprendidos de las amarras, de patrones y de etiquetas innecesarias. Ser es comprender que fuimos “programados”, que nos instalaron estereotipos, cuerpos hegemónicos, ideologías, identificaciones en las que quedamos alienados. Muchas personas tienen autoestima baja, y son inseguras, porque no responden al patrón de estética imperante. No se conocen, ni se aceptan porque corren tras la zanahoria del ser impuesto.

   No nos enseñan a cultivar el campo mental, el mundo interior, solo el plano físico. Sin embargo, para encontrar una mejor versión de nuestro ser es determinante conocernos, husmear en nuestra interioridad,  indagar en lo que pensamos y sentimos para desasirnos de los patrones establecidos como “normales” y que repetimos solo porque nos fueron implantados en el proceso de crecer.

Salir del closet | Parirse a sí misma

¿Cómo debo ser? Solo hay una respuesta: Ser. Ser y sentirse lo mejor posible con lo que se va siendo. Ir versionándonos acorde a las experiencias vividas y la reflexión. Acerarnos lo más posible a la esencia que nos define, despejando las capas implantadas debajo de las cuales está oculto nuestro deseo, nuestra singularidad, la verdad de nuestro ser único e irrepetible.