jueves 06 de mayo de 2021
OPINIóN criptomonedas
09-04-2021 23:15

¿Qué hay más allá de bitcoin?

Rodrigo Gallego* y Yemel Jardi**
09-04-2021 23:15

Desde su creación en el año 2009, por parte de una persona desconocida bajo el seudónimo Satoshi Nakamoto, tanto quienes lo adoran como quienes lo odian pueden coincidir en una afirmación: el bitcoin no pasa desapercibido. En 2010, un bitcoin valía 0,003 centavos de dólar, hoy, solo 11 años más tarde, su precio cotiza entre los 50 y 60 mil dólares, representando un crecimiento mayor al 10 mil por ciento.

Pero ¿qué hay más allá de bitcoin? y ¿por qué podría cambiar las reglas del sistema económico-financiero?

Bitcoin es la primera moneda digital descentralizada, segura, inhackeable que existe en el mundo. Entre sus propiedades, podemos destacar que es escaso (solo van a existir 21 millones de bitcoin), transparente (sabemos cuántas unidades de bitcoin se están creando cada diez minutos), su red es pública (podemos saber en tiempo real las transacciones que se están realizando), resiste a la censura (ningún gobierno puede bloquear la red), fácil de enviar y recibir (tan sencillo como mandar un mail), divisible (podemos comprar una fracción de bitcoin, sin necesidad de tener una unidad entera) e irrestricto (cualquier persona que cuente con internet y celular puede tenerlo). Por estas cualidades, muchos analistas sostienen que el bitcoin se está consolidando como el nuevo oro digital y podría reemplazar al oro como reserva de valor predilecta.

Pero el mundo de las criptomonedas tiene un horizonte mucho más amplio que el de su primera creación. Como la tecnología detrás del bitcoin es de código abierto, cualquier persona puede acceder al mismo, mejorarlo y hasta incluso cambiarlo para crear nuevos proyectos, con distintas funcionalidades y objetivos a bitcoin.  Estos proyectos también tienen sus propias monedas, llamadas “altcoins” o “monedas alternativas”.

La principal moneda
alternativa es ethereum,
y no es una mera
copia de su antecesor

La principal moneda alternativa es ethereum, y no es una mera copia de su antecesora. Lanzada en 2015, la función de ethereum no es ser el nuevo oro digital (a diferencia del bitcoin, ethereum no tiene una cantidad fija de monedas) sino funcionar como un sistema de pago para una computadora global, descentralizada y de código abierto que permite crear contratos inteligentes. De esta manera, personas de distintos países pueden celebrar contratos virtuales entre sí de forma segura, en una plataforma neutral, protegiéndose de las inseguridades jurídicas que podrían sufrir en países políticamente inestables o por personas que deseen incumplir el acuerdo.

 Dada la relativa facilidad con la que se puede programar sobre ethereum se han creado más de cien programas, monedas, videojuegos, mundos virtuales, bienes digitales coleccionables y hasta un nuevo sistema de finanzas descentralizadas (DEFI) donde una persona puede depositar sus criptomonedas en “plazos fijos” y obtener una “criptorrenta”, sin necesidad de presentar su DNI, dirección o cualquier tipo de información que sería común acreditar ante un banco.

Ethereum también permitió la creación de otro tipo de monedas: las “stable coins” o “monedas estables”. Estas monedas (como DAI o USDC) mantienen su paridad con el dólar, evitando la volatilidad que pueden tener las criptomonedas. Podríamos enviar DAI de Argentina a, por ejemplo, Japón, en cuestión de minutos, y sin necesidad de intermediar con una tercera parte. Estas monedas también facilitaron el “tradeo” de criptomonedas al ser una excelente herramienta para congelar ganancias o refugiarse rápidamente ante una potencial caída del mercado.

Entender la complejidad del mundo de las criptomonedas es una invitación abierta a cuestionar las reglas del sistema financiero y gubernamental como lo conocemos hoy en día para adentrarse en las profundidades de un mundo hiperconectado donde las fronteras territoriales trazadas por el hombre son puestas en jaque. Independientemente de los vaivenes que pueda sufrir este criptomundo por la volatilidad de sus monedas, un horizonte es claro: el bitcoin fue solo el comienzo, esto recién empieza.

*/**Docentes del programa Blockchain: Criptomonedas y Contratos Inteligentes de la Escuela de Innovación del ITBA.

Producción: Silvina Márquez.

En esta Nota