domingo 07 de agosto de 2022
OPINIóN Análisis político

Peronismo, ajuste y acuerdo multipartidario para un futuro mejor

Después de las elecciones se actualizará el debate sobre un ajuste que vaya terminando con la inflación y el endeudamiento. Es fundamental que se articule con una mirada de largo plazo vinculada a un desarrollo equitativo y sustentable.

29-09-2021 15:25

El peronismo, como experiencia histórica, ha tenido un poco de todo. De su historia quisiéramos destacar sólo los siguientes hechos puntuales: el ajuste económico exitoso del año 1952, la “Hora del Pueblo” del año 1970, el gesto del abrazo entre Perón y Balbín del año 1972 y el “Modelo argentino para el proyecto nacional” del año 1974.

Respecto del ajuste económico del año 1952, está bien tratado en textos como el libro “La Caída, 1955” de Pablo Gerchunoff. Lamentablemente el éxito de 1952, no sirvió para que el gobierno peronista -de ese momento- perdurara más allá de 1955, porque le faltaron los componentes de comienzos de los años setenta más arriba descriptos. Falló la sincronicidad adecuada y le faltó tiempo a Perón -en los setenta- para llevarlo adelante.

Javier Milei pide "ajuste económico" para "no volar por los aires"

Cristina Kirchner repite que es peronista. Seguramente lo es en una variante “evitista setentista” que no reconoce en Perón sus momentos de realismo y de mirada de largo plazo, porque está cegada con un inmediatismo ilusorio de una justicia social que no tiene las bases sólidas para sustentarse en el tiempo. Ella ha armado una coalición de gobierno donde conviven distintas expresiones del peronismo, desde un conservadurismo popular (a la Manzur) hasta una mirada de más largo plazo (a la Beliz), pasando por un núcleo duro con ideas anacrónicas o indeseables para el siglo XXI.

Crecimiento o ajuste

Con posterioridad al 14 de noviembre, y en los años siguientes, se actualizará el debate sobre un ajuste que vaya terminando con la inflación y el endeudamiento, relacionados con los desequilibrios macroeconómicos. Es fundamental que se articule con una mirada de largo plazo vinculada a un desarrollo equitativo y sustentable, en el marco de un acuerdo multipartidario. Ello podrá ir reduciendo gradualmente la pobreza, la informalidad e ir generando trabajo “genuino”. Es un gran desafío para sectores del oficialismo y de la oposición poder lograrlo. Sin duda, nos puede conducir hacia una Argentina mejor.

 

* Ricardo Gerardi. Economista, miembro del Club Político Argentino.