jueves 30 de junio de 2022
OPINIóN opinión

Tener el calendario al día para volver a la escuela

20-02-2022 02:11

La edad escolar es una etapa de vacunación estratégica donde se aplican los refuerzos necesarios de aquellas vacunas que se recibieron durante la primera infancia y que sirven tanto para proteger a los niños como a la comunidad, evitando la transmisión y los contagios. Además, varias enfermedades se encuentran controladas gracias a estos refuerzos. 

Según el Calendario Nacional de Vacunación, para el ingreso escolar los niños y niñas deben recibir 4 vacunas que protegen contra 8 enfermedades. Para lograr este objetivo existen vacunas combinadas, donde con una sola aplicación, se previene para más de una enfermedad. 

En esta etapa se debe recibir la segunda dosis de la triple viral que completa el esquema. La vacuna es viral atenuada contra el sarampión, rubeola y paperas. Estas tres enfermedades son altamente contagiosas. Sin embargo, gracias a la vacunación han podido ser controladas y si las coberturas son altas se puede lograr la eliminación en la región y evitar brotes por reintroducción de estos virus desde otras regiones, principalmente el sarampión.

También se reciben los segundos refuerzos de la triple bacteriana o DPT contra la difteria, el tétanos y la coqueluche o tos convulsa, que son tres enfermedades bacterianas muy serias, principalmente las dos primeras y que, además, tienen una elevada mortalidad. La enfermedad de coqueluche es más grave en lactantes, pero los niños de esta edad pueden enfermarse igual y contagiar a los más pequeños si no reciben su refuerzo. Con estas vacunas va a ser necesario continuar en la adolescencia y la adultez con refuerzos periódicos, ya que no dejan protección de por vida.

La tercera vacuna que se administra para el ingreso escolar es contra la poliomielitis, una enfermedad viral que está en vías de erradicación en el mundo y en los últimos años se están realizando cambios en la estrategia de vacunación. El objetivo de los calendarios es retirar la vacuna Sabin, que es viral atenuada, para evitar los casos de parálisis asociada a esta vacuna y utilizar la vacuna Salk inactivada, una opción altamente efectiva y más segura. Es por eso que en nuestro país ya no se utiliza más la Sabin y al ingreso escolar los niños reciben su único refuerzo con la Salk inyectable.

Finalmente deben recibir la segunda dosis de vacuna contra la varicela, recientemente incorporada al Calendario Nacional, que tiene como objetivo reducir los brotes en la población infantil. Actualmente el Estado garantiza la vacunación completa con dos dosis de esta vacuna a todos los niños nacidos a partir de octubre de 2013 para controlar la enfermedad. 

Se recomienda que estas vacunas sean administradas todas en el mismo día, esto no aumenta el riesgo de efectos adversos, ni tampoco reduce la respuesta inmune. También se pueden administrar en conjunto con la vacuna antigripal y ahora la de covid-19, evitando oportunidades perdidas de vacunación y demoras. En caso de recibir alguna de estas dos vacunas de campaña previamente, no es necesario esperar ningún intervalo con las vacunas del ingreso escolar y viceversa. 

Garantizar los refuerzos al ingreso escolar, las vacunas en adolescentes y cumplir con las recomendaciones ante el riesgo de brotes son una parte fundamental de la estrategia integral para evitar las enfermedades prevenibles por vacunas y es responsabilidad de todos mantener los esquemas completos.

Los profesionales tenemos un gran compromiso en nuestro consejo médico, ya que los padres siguen las recomendaciones de su pediatra en relación a las vacunas.

*Médica especialista en pediatría. Integrante del área de epidemiología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez y miembro titular de la Sociedad Argentina de Pediatría.

En esta Nota