viernes 12 de agosto de 2022
POLICIA intrusiones y golpes comando

Alarma por la creciente violencia en los robos a countries

En enero hubo al menos 11 casos, muchos de ellos con un nivel de violencia sorprendente. Según datos del sector, cerca del 90% de los robos son cometidos por delincuentes armados.

06-02-2022 04:06

Los countries no escapan a la inseguridad. Lo mismo que ocurre en los barrios comunes pasa en las urbanizaciones cerradas: entraderas, toma de rehenes y escruches están casi a la orden del día, pero lo que más preocupa en el sector es el nivel de violencia registrado en los últimos casos. En enero hubo al menos 12 hechos, casi un récord en comparación con las estadísticas de los últimos años.

La seguidilla de episodios indica que las medidas de seguridad no solo no son suficientes, sino que en muchos casos están desactualizadas por los costos que significa una inversión acorde a la nueva realidad que vivimos.   

“Este es un fenómeno que se viene incrementando. Hay un aumento de hechos delictivos y esto automáticamente conecta con el aumento de la difusión pública”, señala el licenciado Daniel Banda, CEO de SoftGuard, empresa de software de seguridad, y director de la Asociación Latinoamericana de Seguridad (ALAS). 

Según los datos que maneja el consejo asesor de ALAS Argentina, el 82% de las intrusiones registradas el año pasado ocurrió por el cerco perimetral y el 18% por los accesos al barrio. 

Tecnología mal aplicada

En cuanto a las fallas en la aplicación de la tecnología, los números indican que en el 73% de los casos se aplicó mal y en el 23% la detección del evento fue tardía. 

“No es que falte tecnología, sino que la implementada está mal aplicada”, entiende Banda y señala: “El control de acceso no es la solución para los delitos porque el 80% de esfuerzo es para que no se formen largas colas para ingresar y que al propietario no lo molesten. Un sistema de control de acceso no protege la urbanización, está lejos de protegerla integralmente”.   

Entre otras medidas de seguridad, los especialistas recomiendan la utilización de cercos eléctricos perimetrales con alarmas, un elemento de disuasión que es capaz de neutralizar diferentes tipos de amenazas. Los más sofisticados cuentan con indicadores de funcionamiento y eventos con colores diferenciados para una rápida comprensión e identificación del sector afectado. Pero ojo, porque también fallan.

El informe destaca que el 89% de los robos fueron cometidos por delincuentes armados, una estadística revalidada por los últimos episodios conocidos.

En San Eliseo, entre Canning y San Vicente, el episodio más violento

El más violento, por ejemplo, ocurrió el miércoles 16 de enero en el country San Eliseo, ubicado en el Corredor Verde Canning-San Vicente, en el kilómetro 18,5 de la Ruta 58. Este barrio cuenta con un cerco perimetral electrificado, pero los delincuentes cavaron un pozo y entraron sin que la seguridad lo advirtiera. Eran cinco y al menos tres estaban armados. Se metieron en la casa del empresario gastronómico Maximiliano Ferrari; su esposa, Mónica, y sus hijas. A la mujer le arrancaron las uñas con una saña inexplicable. 

“Si tuviera que tomar una decisión, me voy, no quiero entrar a mi casa, tengo miedo. El día después lo estoy viviendo con mucha angustia”, sintetizó la mujer. Su marido contó que los delincuentes usaron un alicate y le quisieron cortar la lengua a una de sus hijas: “Si ya tenías el dinero en tu poder, gatillar es un detalle, evidentemente esta gente estaba dispuesta a todo”. 

Los otros casos que colocan nuevamente la seguridad en los countries en el centro de la polémica ocurrieron en La Caballeriza, Casablanca y Los Lagartos de Pilar;  Nordelta y Altos del Sol de Ituzaingó; Área 60 y Campos de Roca I de Brandsen; Miralagos de La Plata, Estancia Las Malvinas y Prados del Oeste  de Moreno, y Haras Santa María de Escobar.  

En Área 60 y Campos de Roca, actuó una misma banda. El 13 de enero pasado, siete delincuentes armados con pistolas con silenciadores y chalecos de policías robaron en dos casas en pocos minutos. Se llevaron efectivo y objetos de valor. 

Pablo Cavallero y Marcos Rojo, dos ex integrantes de la selección argentina de fútbol, fueron víctimas de esta ola de robos en countries. Al arquero le desvalijaron el departamento del Barrio Islas del Canal de Tigre, mientras que al defensor de Boca le robaron una importante suma de dinero y joyas de su casa en el country Miralagos Club de Campo, Golf y Spa, ubicado en el kilómetro 67 de la Ruta 2, en el partido de La Plata.    

En Haras Santa María de Escobar, que abarca unas 360 hectáreas y cuenta con más de 1.700 lotes, al menos cuatro delincuentes hicieron un pozo e ingresaron por abajo del cerco perimetral electrificado, la misma modalidad que en el caso de San Eliseo. Ocurrió el sábado 22 de enero pasado, pero no es la primera vez que entran a robar: “Estamos a razón de una entrada por mes”, cuenta a PERFIL Santiago, uno de los propietarios.    

“La verdad es que acá es medio zona liberada. Tenemos muchos barrios en Loma Verde y la comisaría tiene dos móviles y seis muchachos que hacen lo que pueden. En mi caso, pago 9 mil pesos por mes de impuesto municipal, un delirio”, señala. 

“El barrio es muy grande y la parte de atrás es una calle de tierra que da a varios campos, una recta larga que de noche es la nada misma. Hay domos en toda la vuelta, y se los ve entrar y salir, aunque no con claridad”, refiere sobre el último caso. 

Para Santiago, lo que falla es la seguridad externa: “Acá se gasta una fortuna en seguridad, pero si no tenés policía del lado de afuera haciendo rutina, es imposible. Todo campo, salen disparando por el medio y no los agarrás más”.

Estadísticas en alza

En enero del año año pasado hubo menos de la mitad de casos que en el mismo período de este año. De acuerdo a distintas publicaciones periodísticas, hubo al menos cuatro golpes en distintas urbanizaciones de la provincia de Buenos Aires. 

El hecho más grave ocurrió en el country del partido bonaerense de Presidente Perón, donde siete delincuentes armados sorprendieron a un vigilador e ingresaron a cuatro viviendas del barrio, donde tomaron rehenes y escaparon con dinero y distintos objetos de valor. 

Otros dos casos ocurrieron en los barrios Malibú de Canning y La Peregrina de La Lonja (Pilar). Y hubo un cuarto intento en la localidad de Matheu, en el partido de Escobar, donde un delincuente intentó ingresar a un country y murió aplastado por un bloque de cemento. 

Si se compara 2021 con 2022, el aumento de casos es del 200%. 

El director de ALAS Argentina, Daniel Banda, refiere además que los operativos de copamiento son alarmantes. “Por suerte no se han producido pérdidas de vida, pero sí hemos registrado heridos de bala”, dice sobre la creciente violencia en los asaltos a los barrios privados. 

Sobre las intrusiones recurrentes, entiende que “el rol del sistema de seguridad es preventivo. Cuando la detección es tardía y tomamos conocimiento tarde, la seguridad se degrada”.

En esta Nota