POLICIA
femicidio en neuquén

“Asfixia mecánica”: el resultado de autopsia al cuerpo de Rosana

2023_12_03_rosana_artigas_jose_fernandez_cedoc_g
Horror. El cadáver de Rosana fue hallado en aguas del río Limay, a la altura del paraje Cina Muerta, dentro de un tacho de 200 litros. José Fernández, su expareja, está detenido por el femicidio. | cedoc

La operación de autopsia realizada al cuerpo de Rosana Artigas (46), la mujer que fue hallada sin vida este viernes en el río Limay, a la altura del paraje China Muerta, reveló que fue estrangulada. 

La víctima había sido vista con vida por última vez el 23 de noviembre pasado cuando ingresó a la casa de su expareja en la localidad neuquina de Plottier.

“Mucho dolor ante un nuevo caso de femicidio en la provincia. Desde el lugar que nos toca ocupar, vamos a dar nuestro máximo esfuerzo para que haya justicia y estos crímenes no queden impunes”, publicó en sus redes sociales el gobernador electo de Neuquén, Rolando Figueroa.

El cadáver de Rosana fue hallado después de ocho días de rastrillajes. Estaba dentro de un tacho de 200 litros y sumergido –ya que tenía cemento en el fondo– en el río Limay, aproximadamente a cinco metros de la costa.

La principal hipótesis que tienen los investigadores señala que José Fernández, la expareja de Rosana, la asfixió con una cuerda y luego, al introducir el cuerpo en el tacho, intentó prenderla fuego.

Más tarde, trasladó el tanque con el cadáver hasta el paraje China Muerta, aproximadamente a 15 kilómetros de la localidad de Plottier, y lo sumergió en el río.

Este viernes, antes del hallazgo del cuerpo, el Tribunal de Revisión de Neuquén confirmó la prisión preventiva para Fernández, por haber declarado falsamente en la investigación.

Por su parte, los defensores solicitaron la revisión de la prisión preventiva impuesta por el juez Marco Lupica Cristo en la audiencia de formulación de cargos desarrollada el domingo, alegando que el delito de “falso testimonio” puede tener una condena de pena condicional, además de remarcar que el acusado tiene arraigo, posee trabajo y es padre de siete hijos.

Asimismo, indicaron que no hay riesgo de entorpecimiento “ya que el falso testimonio está suficientemente demostrado”.

Sin  embargo, los jueces Carolina García, Mauricio Zabala y Dardo Bordón, por unanimidad resolvieron, tal como planteó el fiscal jefe Agustín García, que la resolución del juez Lupica Cristo fue debidamente fundamentada y no resulta arbitraria, ya que el falso testimonio no se puede desprender del contexto, debido a que el imputado fue la última persona a la que se vio junto a la mujer, que había hecho una denuncia previa por violencia de género.