viernes 30 de septiembre de 2022
POLICIA juicio por el Crimen de marÍa marta

Carrascosa: “Me mantiene vivo saber quién mató a mi mujer”

El viudo declaró en el juicio que tiene en el banquillo de los acusados al ex vecino del country Carmel, Nicolás Pachelo. Habló por primera vez como testigo y no como imputado, luego de que lo absolvieran por el crimen de su pareja, María Marta, tras pasar 7 años en prisión acusado de ser el homicida.

27-08-2022 01:23

“Esperé 20 años para estar enfrente del asesino de mi mujer”. El que pronunció la frase fue Carlos Carrascosa (77), el viudo de la socióloga María Marta García Belsunce asesinada en 2002 en el country Carmel de la localidad bonaerense de Pilar. El que escuchó atento esas palabras fue Nicolás Pachelo, su ex vecino y quien está siendo juzgado ahora como el autor del crimen. También pidieron la detención de la masajista, pero los magistrados lo rechazaron. 

“Perdón, primero quisiera decir unas palabras. Hace veinte años que estoy esperando este momento, de ser particular damnificado y estar enfrente del asesino de mi mujer”, dijo Carrascosa ante los jueces y señalando con su dedo a Pachelo (46), en el inicio de la audiencia 19na. del tercer juicio por el crimen de María Marta. Y continuó: “Lo que a mí me mantiene vivo es saber quién la mató. Yo ya no tengo nada que hacer en la vida”. 

Es la primera vez que Carrascosa habla ante un tribunal sin estar en la lista de los acusados. En 2007, había sido condenado por encubrimiento y en 2009, como autor del homicidio de la socióloga. Finalmente en 2016, fue absuelto. 

Ahora el acusado del crimen de María Marta es su ex vecino Pachelo y los ex vigiladores Norberto Glennon (57) y José Ortiz (45). Carrascosa apuntó a Pachelo como el homicida y sobre las pruebas que se expusieron en el juicio destacó: “Todos los días cambia el horario del ticket, va a la estación de servicio para preguntar quién mató a mi mujer. Eso es típico de un psicópata. Además, la madrastra lo acusa, el hermano lo acusa…cartón lleno”.

El ticket al que hizo referencia el viudo es el que, según la coartada de Pachelo, lo ubica en una juguetería de Paseo Alcorta en un horario posterior al crimen (que se cree fue a la 18.30). Pachelo dijo que la compra la realizaron después de las 19, aunque en una de las últimas audiencias se mencionó que la transacción de esa compra “había impactado en el sistema a las 21.01”.

Por otro lado, en una de las audiencias declararon el mozo y un encargado del bar de la estación de servicio donde el ex vecino del Carmel fue luego de que se encontrara muerta a María Marta. Allí, según los testigos, les preguntó si “se sabía quién había matado” a la socióloga cuando aún se hablaba de que había tenido un accidente en la bañera. 

El viudo recordó que ese domingo 27 de octubre de 2002, María Marta asistió a misa en Pilar y luego se dirigió a la casa de la familia Binello, donde almorzaron antes de regresar a su vivienda, para luego ir a jugar al tenis, actividad que suspendió por el inicio de la lluvia de ese día. “María Marta se fue a la casa en bicicleta y yo me quedé a ver el partido”, recordó Carrascosa en lo de su cuñado Guillermo Bártoli.

“Yo llegué un poquito antes de las 19 porque quería guardar a la perra. Estaba (el vigilador) Ortiz, quien corrió el carrito y yo estacioné mi camioneta”, relató sobre su regreso a la casa. Carrascosa le respondió al juez Ecke que ingresó a su vivienda girando el picaporte, porque nunca, salvo de noche, dejaba la puerta cerrada.

“Veo que la perra estaba encerrada, cruzo la casa para buscar a María Marta. Cuando subo la escalera veo empañado el vidrio del dormitorio. Ahí salgo corriendo al baño y la veo tirada boca abajo y veo una mancha chiquita de sangre al lado del inodoro y agua sangre en la bañadera”, recordó.

Carrascosa pensó, según narró, que su esposa se “había golpeado y ahogado” en la bañera y recordó que su madre había fallecido de una manera similar al golpearse la cabeza en un baño.

Ayer también declaró por más de dos horas la masajista Beatriz Michelini que llegó poco después que el viudo a la casa. El fiscal pidió su detención por falso testimonio pero el Tribunal no dio lugar al planteo por considerarlo “venturoso y apresurado”.