jueves 23 de septiembre de 2021
POLICIA CRIMEN EN TUCUMÁN
25-02-2019 23:55
25-02-2019 23:55

Crimen de Paulina Lebbos: condenas de más de 5 años a cinco exfuncionarios

La resolución fue tomada tras un juicio que duró un año y que tuvo 132 audiencias, 200 testigos, 32 careos y 25 acusados por falso testimonio.

25-02-2019 23:55

Cinco ex funcionarios de Tucumán fueron condenados esta noche a condenas de entre 5 y 6 años de prisión por el crimen y encubrimiento de Paulina Lebbos, ocurrido el 11 de marzo de 2006 en esa provincia, mientras que fue absuelto el electricista Roberto Gómez, quien estaba imputado como "coautor" del delito de privación ilegítima de la libertad seguida de homicidio. La resolución fue tomada por los jueces Rafael Macoritto, Carlos Caramutti y Dante Ibáñez, durante un juicio que duró un año y que tuvo 132 audiencias, 200 testigos, 32 careos y 25 acusados por falso testimonio.

Los magistrados consideran que se debe seguir investigando a la ex amiga de Paulina, Jimena Mercado, al ex novio César Soto, a la bioquímica Lilia Moyano, a Sergio Kaleñuk y a Gustavo González. La fiscalía había pedido 10 años de prisión para Gómez y cambiar la acusación a "partícipe secundario", por lo que el asesino o los asesinos de Lebbos siguen libres. Por su parte, el ex secretario de Seguridad de Tucumán Eduardo Oscar Di Lella y el jefe de la Policía provincial Hugo Raúl Sánchez fueron condenados a 6 años de prisión por encubrimiento e inhabilitados para el ejercicio de la función pública por diez años.

Sánchez estaba libre cuando comenzó el juicio pero luego fue detenido y llegó en esa condición a la sentencia por usar a su abogado para amenazar a un testigo para que "ajustara" su declaración. En tanto, el ex subjefe de la Policía Tucumán Nicolás Barrera fue condenado a 5 años y seis meses de prisión e inhabilitado para el ejercicio de función pública por nueve años, tras ser acusado también por encubrimiento.

Habla el Padre de Paulina Lebbos: “El responsable de que el crimen esté impune está sentado en un sillón de senador nacional”

De los 25 acusados por falso testimonio, nueve están detenidos y entre ellos hay cuatro comisarios, un suboficial mayor y un cabo, informó NA. Por su parte, Héctor Ruben Brito, ex jefe de la Unidad Regional Norte, recibió 5 años de prisión por encubrimiento e inhabilitación para el ejercicio de función pública por ocho años. Y el ex policía Hugo Waldino Rodríguez fue condenado a 3 años de prisión de ejecución condicional más diez horas semanales de tareas comunitarias.

Barrera y Sánchez fueron de los primeros en llegar al lugar donde encontraron el cadáver de la joven y no advirtieron nada irregular en la escena del crimen ni que se destruían pruebas. Por su parte, a Di Lella se lo responsabilizó presuntamente por haber ordenado mover el cuerpo sin la Policía Científica en el lugar ni orden del juez.

Brito estuvo a cargo de las actuaciones que se hicieron en la comisaría de Raco y surge de la investigación que obligó, junto al titular de esa seccional, a oficiales a firmar el sumario falsificado en el que se adjudicaban el hallazgo del cuerpo. En ese sentido, la acusación indica que dijo "Meta chango firmen que esto es de arriba".

"Los jueces han entendido que se han cometidos delitos graves amparados por el poder. La sentencia es clarísima. No hay que olvidarse que los asesinos de Paulina siguen libres, y siguen libres porque hay un clan que se llama Alperovich-Rojkés que los siguen protegiendo", sostuvo Alberto Lebbos, padre de la joven, tras conocerse la sentencia.

Rodríguez fue acusado de amenazar y obligar a mentir a dos hermanos que habían encontrado el cuerpo de Lebbos el 11 de marzo, al tiempo que sospechan que mintió en su declaración inicial cuando dijo que "había recibido una llamada anónima el 9 de marzo y que aportó ese dato, por eso habían hecho los rastrillajes en esa zona". 

"Los jueces han entendido que se han cometidos delitos graves amparados por el poder. La sentencia es clarísima. No hay que olvidarse que los asesinos de Paulina siguen libres, y siguen libres porque hay un clan que se llama Alperovich-Rojkés que los siguen protegiendo", sostuvo Alberto Lebbos, padre de la joven, tras conocerse la sentencia.

EL CRIMEN DE PAULINA

Paulina Lebbos, quien estudiaba Ciencias de la Comunicación, desapareció en la madrugada del domingo 26 de febrero de 2006, cuando salió a bailar con amigas el 25 de febrero de 2006 para celebrar que había aprobado un examen. La joven tomó un taxi, que todavía no se logró identificar, con una de sus compañeras, que se bajó antes. La joven siguió para ir a la casa de su novio y al día siguiente, cuando su familia advirtió que no volvía, empezó a buscarla.

Su cuerpo fue hallado el 11 de marzo, a la vera de la ruta 341 a la altura de Tapia, a 30 kilómetros de la capital tucumana. La denuncia por la desaparición de la joven de 23 años, que era madre de una niña de 5 años, quedó en manos del fiscal de instrucción Alejandro Noguera y la búsqueda fue encabezada por el entonces ministro de Seguridad de Tucumán, Pablo Baillo, y el jefe de Policía, comisario Hugo Sánchez.

Tras el hallazgo del cuerpo, Baillo, acompañado por el secretario de Seguridad, Eduardo di Lella, y Sánchez, declaró: "Cumplimos con nuestro trabajo y encontramos a esta joven. En otros gobiernos, nunca se hubiera sabido que pasó con ella". Alberto Lebbos salió al cruce de los funcionarios y afirmó que  "la Policía intentó ensuciarla, siguió pistas falsas", mientras que tiempo después se determinó la falsificación de actas en el  lugar donde se encontró el cuerpo de Paulina.

D.S.