viernes 07 de octubre de 2022
POLICIA A dos años del asesinato de maría dolores juncos

“Mi vecino, el femicida”: mató a su novia y espera el juicio en la misma casa donde cometió el crimen

Ramón Hermes Acuña tenía 78 años cuando asesinó a puñaladas a su novia de 35 en su domicilio de Isidro Casanova, en el partido de La Matanza. El femicidio ocurrió el 15 de septiembre de 2020, pero el acusado recuperó la libertad en febrero pasado y volvió a la casa del horror. El próximo jueves, al cumplirse el segundo aniversario del femicidio, familiares y organizaciones feministas marcharán a la casa del acusado para exigir su inmediata detención. “Lo único que pedimos es que se haga justicia y que al asesino lo encierren en una cárcel”, reclama su hermana.

10-09-2022 01:19

Una pintada que dice “asesino” marca la casa en la que vive Ramón Hermes Acuña (78), el femicida que hace dos años asesinó a puñaladas a su novia María Dolores Juncos (35) en la localidad de Isidro Casanova, partido de La Matanza.

Cuando se cumplió el primer año del crimen (el 15 de septiembre de 2021), familiares y amigos de Dolores, organizaciones feministas y familiares de víctimas, como Atravesados por el Femicidio, se concentraron frente al domicilio del femicida para reclamar justicia. El jueves próximo se cumplirán dos años del horrendo homicidio de Dolores, y no será la excepción para que se congreguen otra vez.

“Vamos a realizar una marcha, porque todavía está todo en la nada”, cuenta a PERFIL Virginia Soledad Juncos, una de las hermanas de la víctima, sobre la situación actual de la causa penal. “El asesino –por Ramón Acuña–está con arresto domiciliario y en la casa donde cometió el crimen”, revela la mujer.

Femicidio. Dolores fue encontrada asesinada en el interior de una vivienda de la calle Fournier 1051. Tenía al menos diez heridas de arma blanca en el cuerpo y junto a ella estaba su pareja, con un profundo corte en el cuello. 

Eran las 11 de la mañana del martes 15 de septiembre de 2020. El médico que llegó hasta el domicilio certificó que la joven mujer estaba muerta, pero que el hombre respiraba. Acuña fue derivado al hospital Paroissien y logró sobrevivir. 

Lo que se cree es que Acuña atacó a su pareja en medio de una discusión y que después intentó suicidarse en el baño. En la escena había pisadas con sangre que sostienen esa teoría. 

“Fuiste la mejor mamá, una guerrera que luchaba para que a sus hijas no les falte nada. No te merecías nada de esto. Nunca te voy a olvidar. Dejaste un vacío enorme en mi corazón que nadie va a llenar nunca”, la despidió Candela, una de sus hijas, en un sentido mensaje que publicó en su cuenta de Facebook.

El femicida no tenía antecedentes por violencia de género, aunque familiares de la joven dijeron que le gritaba y la maltrataba en público. “Él siempre tenía esos arranques de gritarle, la amenazaba, tenía que salir corriendo para estar con él; si se sentía mal, ella tenía que atender el teléfono, porque, si no, aparecía en la casa de mi mamá”, relató Karina, otra hermana de la víctima. 

Puro dolor. Dolores tenía tres hijas que tienen ahora 17, 12 y 10 años. Vivía con ellas en la ciudad de Lanús. “Ellas –por las hijas de la víctima– están tratando de salir de tanto dolor. Les cuesta mucho, les hace muchísima falta su mamá, y lo único que piden es que el asesino vaya preso”, cuenta la hermana de Dolores. 

El femicida volvió a su barrio hace siete meses. El 22 de febrero pasado, el Tribunal en lo Criminal Nº 1 de La Matanza lo declaró inimputable, canceló el inicio del juicio que estaba previsto para el 30 de marzo del mismo año, y solo lo obligó a continuar un tratamiento psicológico-psiquiátrico.  

Dos meses después, la Sala I de la Cámara de Apelaciones y Garantías en lo Penal revocó la decisión, y en agosto la Sala II de Casación, integrada por los jueces Fernando Luis María Mancini y María Florencia Budiño, declaró “inadmisible” el recurso de queja que había presentado el defensor del acusado, y el caso quedó a un paso del juicio oral. 

“En efecto, la resolución impugnada no termina la causa ni hace imposible su continuación. Por el contrario, es consecuencia de esa decisión la obligación de continuar el proceso que se sigue al imputado, y ninguna de las argumentaciones de la defensa, expuestas desde su óptica particular, permite efectuar otra consideración a ese respecto”, explicaron los jueces Budiño y Mancini en el último fallo.

La inesperada salida de la cárcel del femicida, lógicamente, volvió el tiempo atrás y acrecentó el sufrimiento de las hijas de Dolores. “Tuvieron mucho miedo cuando supieron que el asesino de su mamá había quedado libre. No dormían y no querían salir a ningún lado. Su dolor se hizo mucho más grande”, dice Virginia.   

Acuña vive en la misma casa en la que cometió el crimen, y muchos vecinos quieren que abandone el barrio. Según cuentan, casi nunca sale a la calle, pero en ocasiones especiales solía viajar a la provincia de Corrientes, donde tiene familiares. 

Sin embargo, hace pocos días el cuñado de la víctima pasó por la puerta y lo vio charlando con la hija y su nieta. “Imaginate la impotencia”, describió Virgina, la hermana de Dolores.   

El próximo jueves, desde las 11 de la mañana, habrá una nueva movilización hacia la casa del femicida con carteles con la foto de la víctima y un fuerte pedido de justicia. 

“Mi hermana era una persona maravillosa. Excelente madre, hermana, compañera. Era una persona con muchas ganas de vivir que ayudaba siempre a los demás. Siempre estaba con una sonrisa en la cara. Tengo tantas cosas buenas por decir de ella. Ella trabajaba vendiendo comida y bebidas en la casa de mi mamá”, recuerda su hermana. 

“Desde que le arrebataron la vida –agrega Virginia–, nada en nuestras vidas volvió a ser igual. Lo único que pedimos es que se haga justicia y que al asesino lo encierren. Para nosotros será un alivio porque entonces recién mi hermana podrá descansar en paz”.

 

Cerca de 200 femicidios

El último informe del Observatorio de Femicidios en Argentina Adriana Marisel Zambrano, que dirige La Casa del Encuentro, reveló que hasta el 31 de agosto pasado se produjeron 192 femicidios y seis trans-travesticidios.   

Los datos más relevantes indican que 218 hijos quedaron sin madre, y el 68% de ellos son menores. Además, el trabajo señala que el 53% de los agresores eran parejas o exparejas de las víctimas.

“El lugar más inseguro para una mujer en situación de violencia continúa siendo su vivienda o la vivienda compartida con el agresor (el 61% fueron asesinadas en su hogar). Y en términos absolutos, Buenos Aires sigue siendo la provincia con más casos, seguida por Santa Fe, Córdoba y Salta”, detalla el informe. 

Desde el Observatorio exigen “una mayor protección y acompañamiento a quienes denuncian, un seguimiento efectivo de las medidas cautelares dictadas y un exhaustivo relevamiento sobre la ejecución de la Ley de Educación Sexual Integral, que trabaja en la prevención y el cambio cultural necesario para la erradicación de la violencia de género en nuestra sociedad”.