POLICIA
se trata de pablo camino, imputado por tres crímenes

Quién es el narco excluido de la bandera de Los Monos y acusado de matar a inocentes

Pablo Camino está preso en el penal de Rawson. Esta semana le imputaron encabezar una banda que cometió homicidio, balaceras y amenazas. Parte de los hechos se dieron en una disputa entre dos facciones de Los Monos por el control de los negocios de la barra de Newell’s. En ese contexto, mataron a Lorenzo Altamirano en la puerta del club para usar su cuerpo para enviarle un mensaje a sus contrincantes: Leandro “Pollo” Vinardi y Carlos “Toro” Escobar. En el partido despedida de Maxi Rodríguez la barra desplegó una bandera que marcó postura: había un mono, un toro y un pollo.

2023_07_09_pablo_camino_monos_-jimi_altamirano_lacapitalcedoc_g
Interna. Pablo Camino (izq.) se enfrentó a una célula de Los Monos, encabezada por Pollo Vinardi y Toro Escobar, por el negocio de la barra. En ese contexto, mataron a Jimi Altamirano (der.) para usar su cuerpo de sobre. | la capital

La bandera desplegada en la despedida de Maxi Rodríguez fue una “exhibición de poder”, pero también un mensaje interno. Allí escrito se leía: “Nosotros estamos más allá de todo”. Los que estaban dibujados eran un mono con anteojos, un toro y un pollo. Rápidamente la Justicia los asoció a Ariel “Guille” Cantero, líder de Los Monos (preso en Marcos Paz) y a Carlos “Toro” Escobar y Leandro “Pollo” Vinardi, quienes encabezan una célula independiente de la misma organización, pero que responden al primero. 

Pero quien no estaba en ese trapo es Pablo Nicolás Camino (28), un narco homicida que comanda otra de las líneas dentro de Los Monos pero que desde noviembre último se enfrentó a Escobar y Vinardi por los negocios que se desprenden del paraavalanchas de Newell’s Old Boys.

Esta semana, Camino fue imputado junto a los sindicados como miembros de su banda, por una saga de cinco homicidios, balaceras, amenazas y robo, entre otros delitos. A él lo mencionan como el líder de una asociación ilícita comandada desde su lugar de encierro, en el penal federal de Rawson.

Mientras que a Antonela F. y Carlos O. los ubicaron un escalón más abajo, y les atribuyen el rol de organizadores de la banda (la primera desde la calle y el segundo desde el penal provincial de Coronda), y a otros cinco les dieron distintos roles dentro de la organización. 

Camino tiene 28 años y en la actualidad está preso en Rawson, a casi 1.500 kilómetros de Rosario, pero operativo desde su celda. Allí cumple una pena unificada de 24 años por dos homicidios, además fue involucrado en una causa por narcomenudeo y ahora suma una nueva imputación. 

El martes, el juez Héctor Núñez Cartelle dio por acreditadas las acusaciones de los siete fiscales que investigan las distintas causas que involucrarían a la banda de Camino y dictó la prisión preventiva para él (y los suyos).

En concreto, a Camino lo imputaron por conformar una asociación ilícita “que tiene como objetivo organizar recursos humanos y materiales con el fin de ampliar su dominio y poder territorial y la disposición de negocios ilícitos en Barrio Godoy, Villa Nueva, Villa Urquiza y Belgrano”, en la zona oeste de Rosario. Pero también le atribuyen la disputa de “una cuota de poder en la dirección y administración de negocios ilícitos” a una facción de la barra leprosa, que en un principio era aliada y desde noviembre último se convirtió en antagónica. 

Según se detalló en la acusación, estaba en disputa la venta ambulante en las proximidades del estadio, el dinero recaudado por los estacionamientos, la organización de seguridad en eventos y espectáculos públicos del club y traslado de hinchas a otras provincias, entre otros. 

Este enfrentamiento se dio desde noviembre de 2022 hasta marzo de este año, cuando cayó la presunta organizadora, en la calle, de la banda: Antonela, quien enviaba videos a los que mandaban desde prisión para acreditar que había cumplido la tarea encomendada. 

Durante esos cinco meses, se cometieron una serie de cinco homicidios a los que los investigadores pusieron su firma. En tres de ellos, mencionan a Camino como instigador. El más conmocionante y preocupante fue el del artista callejero Lorenzo “Jimi” Altamirano, ocurrido el 1° de febrero pasado. Allí ordenó enviar un mensaje a sus contrincantes de la barra usando un muerto como sobre. La víctima fue elegida al azar. 

Previo robo de un auto, el 1° de febrero a las 21.19 dos personas subieron a la fuerza al vehículo a Jimi, que volvía caminando a su casa luego de ensayar con su banda de punk rock. Luego lo hacen descender del auto y en una de las puertas del estadio de Newell’s lo asesinan. Antes de irse dejan un mensaje en el bolsillo del pantalón de la víctima en donde mencionaban a Pollo Vinardi y a Toro Escobar (presos en Ezeiza) y que decía: “Que deje de sacar pibes del club para tirar tiros”. 

Los otros dos crímenes que le atribuyen a Camino como instigador son los de Jorge Maturano y Pablo Latorre. Ambos están ligados. El 20 de febrero, dos personas llegan a la casa de Maturano y llaman a la puerta. La víctima atiende y recibe cinco tiros que terminan con su vida. Antonela F. filmó todo el ataque para luego reportárselo a su jefe. 

Ese mismo día, mientras velaban a este hombre, dos personas no identificadas se acercan en un auto a la casa velatoria y comienzan a disparar contra los que estaban en la vereda. Ahí muere Latorre. 

Mientras que a la banda de Camino los fiscales le atribuyeron los asesinatos de Wilson Silveira y Benjamín Echeverría. Este último era un presunto sicario de la organización que “ya no quería matar inocentes” y lo acribillaron de nueve tiros. 

A Camino también lo acusaron de una serie de balaceras donde los objetivos fueron desde una subcomisaría hasta el supermercado Único, propiedad de los suegros de Lionel Messi, ocurrido el 2 de marzo último.

 

Un apresado por el trapo

Un hombre ligado a una empresa de transporte fue detenido el viernes último acusado de haber sido el encargado de trasladar la bandera de la banda narcocriminal Los Monos exhibida en el partido desdepida de Maximiliano Rodríguez en la cancha de Newell’s.

Cristian A. integra una empresa de transporte y logística en uno de cuyos micros los fiscales sospechan que se trasladó la bandera desde Buenos Aires hasta el estadio el 24 de junio pasado y luego ese mismo camión la retira, informaron a PERFIL.

Esa noche, la Fiera Rodríguez realizó su partido de despedida y en el momento de la foto con todos los invitados de espalda a a tribuna, la barra desplegó una enorme bandera con la leyenda: “Nosotros estamos más allá de todo”.

La bandera tenía el dibujo de un mono con anteojos, un pollo y un toro, los apodos de Ariel “Guille” Cantero; Leandro “Pollo” Vinardi y Carlos Damián “Toro” Escobar. El trapo aún no fue hallado y la hija de Cantero posteó: “Sigan buscando”.