POLICIA
Negocio ilegal y millonario

Robo de cables: un delito sin freno que suma diez muertos en el año y está fuera de control

Esta semana en la ciudad de Bahía Blanca murieron electrocutados cuatro hombres de entre 18 y 32 años cuando presuntamente robaban cables de 33 mil voltios en la zona de García Del Río. El viernes, en Palermo, una formación del San Martín chocó y una de las pistas que se manejan apunta al robo de cables. El negocio es millonario para los metaleros y la mano de obra muy barata. En La Plata, donde en el mes de enero perdió la vida un joven de 24 años, el kilo de cobre vale 6.900 pesos y se puede vender por Mercado Libre.

2023_05_12_robo_cables_cedoc_g
Fallecidos. De izquierda a derecha, los que murieron a raíz de la comisión de estos delitos son Federico Strick, Nicolás Acosta, Ezequiel Curaba, Facundo Uribe y Alex Carranza. Son de al menos tres ciudades diferentes: Rosario, La Plata y Bahía Blanca. | cedoc

Las denuncias por robo de cables de cobre son cada vez más frecuentes. La alta cotización del material favorece el comercio ilegal y, en muchos casos, el riesgo es demasiado alto. 

Esta semana, en la ciudad de Bahía Blanca, cuatro hombres de entre 18 y 32 años perdieron la vida cuando presuntamente se encontraban robando cables de 33 mil voltios en la zona de García Del Río, Ruta 33 y sufrieron una fuerte descarga eléctrica. 

No son las primeras víctimas: entre enero y mayo de este año murieron otras seis personas por esta creciente modalidad delictiva. Por si fuera poco, el viernes pasado, en el barrio de Palermo, una formación del San Martín chocó contra una locomotora y una de las pistas que manejan los investigadores apunta al robo de cables. 

Esto no les gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

El negocio es millonario para los revendedores y la mano de obra muy barata. En La Plata, donde en el mes de enero falleció un joven de 24 años, el kilo de cobre vale 6.200 pesos y se puede vender por Mercado Libre. 

En Tres de Febrero, por ejemplo, el valor es un poco menor: 6.200 el kilo. Los chatarreros también pagan por otros metales como bronce, aluminio y zinc, aunque el monto que se paga por el cobre duplica y hasta triplica a los otros materiales. El kilo de bronce vale prácticamente la mitad: 3.500 pesos. El aluminio muchísimo menos: 680 pesos. 

Los perjuicios económicos a las concesionarias eléctricas son elevados y suben como la inflación. La Empresa Provincial de la Energía (EPE) de Santa Fe, por ejemplo, reportó hasta enero pasado pérdidas por dos millones de dólares por la ola de robos de cables de cobre. 

Rosario es una de las ciudades más afectadas por este tipo de robo (como si tuviera poco con el narcotráfico y las amenazas constantes que reciben el gobernador Maximiliano Pullaro y la ministra de Seguridad Patricia Bullrich). 

El caso de Ezequiel Francisco Curaba fue el que más repercusión tuvo a nivel nacional. La foto de su cuerpo completamente quemado se viralizó y horrorizó a todos. Tenía 20 años. El domingo 11 de febrero se electrocutó en un tendido subterráneo de la avenida Presidente Perón al 6000, entre Garzón y Magallanes.

Melina Gigli, su maestra en la escuela Carlos Fuentealba, contó otra parte de la historia con una carta que se viralizó tanto como aquella foto. “Leyendo comentarios en notas de diarios, veo que festejan su muerte tan dura y cruel”, comenzó y explicó que el chico era su alumno: “Andaba con un carro. Tuvimos muchas mañanas de mates y risas. Se medía en todo, pero siempre sonreía. El hambre no espera. Era tan dulce, tiraba de su carro. Y el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra. Cuánto dolor”.

La pobreza –como bien dice la docente– empuja a muchos chicos a esta clase de robos, creyendo quizás que el riesgo que corren es mucho menor que si cometieran otro delito.   

Como si la repercusión del caso no hubiese servido de nada, el 5 de marzo Julio Daniel González (24) terminó electrocutado en las calles Ovidio Lagos y Salta cuando supuestamente intentaba robar cables. Tras 16 días internado en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (HECA) falleció a raíz de las gravísimas lesiones sufridas: tenía el 80 por ciento del cuerpo quemado. 

El 11 de enero, en la zona sur de Rosario, otro hombre quedó enredado entre los cables de alta tensión y murió fulminado. Fue el tercer caso en tres meses en Rosario, porque el 13 y el 18 de octubre de 2023 dos hombres perdieron la vida en una estación de energía del Parque Industrial de Baigorria y en el barrio de 7 de septiembre. 

Más muertes. La Plata es otra de las ciudades que cuenta con víctimas fatales por robo de cables. Alex Carranza, de 24 años, vivía en Gonnet. Lo encontraron muerto el 13 de enero pasado en la esquina de 502 entre 13 y 14, muy cerca del Camino Centenario, el Club Universitario y la República de los Niños. 

En Mendoza se registraron dos víctimas fatales: Juan Gerez, de 26 años, falleció en la madrugada del domingo 14 de enero por una descarga eléctrica mientras presuntamente robaba cables de alta tensión en el barrio San Vicente de Guaymallén.

Brian Levi López (24), conocido como “Trapito”, perdió la vida en las mismas circunstancias el 9 de febrero pasado en Las Heras. Tenía antecedentes: el año pasado había sido condenado por robo agravado, pero estaba libre. 

Millones. El tráfico de metales mueve millones de pesos. Los camiones que trasladan de manera ilegal cobre y bronce están autorizados para el traslado de chatarra, y por lo general el material viaja oculto en los bolsones, lo que dificulta el hallazgo. 

En marzo pasado, personal de Gendarmería Nacional interceptó en la provincia de Corrientes dos camiones que transportaban 46 toneladas de cobre y bronce que habían sido robados en el Conurbano Bonaerense. 

Poco después, y a partir de este hallazgo, los investigadores realizaron un allanamiento en Rosario donde secuestraron 200 bolsones con alambre de cobre, 10 mil dólares y 4.810.000 pesos.

Una semana antes, en Paso de Los Libres, interceptaron otro cargamento de 28 toneladas que provenía de Rosario y tenía como destino Puerto Iguazú, en la provincia de Misiones. El valor de la mercadería fue estimado en 788.147.494 pesos, una cifra exorbitante de un negocio tan clandestino como millonario.

 

El fantasma de la Bonaerense

La causa que investiga las muertes de Fernando Adrián Gallardo (25), Federico Exequiel Strick (28), Nicolás Joaquín Acosta (18) y Facundo Marcelo Uribe (32), quienes este lunes 6 de mayo fueron hallados sin vida en el interior de una camioneta VW Amarok frente al Hospital Municipal, sigue la pista policial.  

Por estas horas, los investigadores no descartan que los autores hayan contado con protección de la Policía de Buenos Aires y apuntan directamente contra un subcomisario de la fuerza.

La sospecha surgió cuando hallaron un handie con frecuencia policial en el interior de la camioneta en la que fueron descartados los cuerpos. El aparato pertenecía a un subcomisario que presta servicio en la comisaría cuarta de Bahía Blanca. También secuestraron un teléfono celular, un binocular y una soga con gancho metálico en su extremo, que de acuerdo a las fuentes se utiliza para descolgar el tendido eléctrico.