domingo 25 de julio de 2021
POLICIA el caso del herrero que mató a un ladrón en quilmes
25-07-2020 03:56

Robos, amenazas y sospechas de un crimen, los delitos de la banda que asaltó al jubilado

Ayer fue detenido Claudio Dahmer, el último de los acusados. Había salido de la cárcel el 20 de abril, un año antes de cumplir una condena por robo. Sería el líder.

25-07-2020 03:56

El Enano es el primero que aparece en el registro de la cámara de seguridad que graba la llegada de los cinco delincuentes a la casa del herrero jubilado Jorge Ríos (71), en la trágica madrugada del viernes 17 de julio pasado. De campera de abrigo con capucha y pantalón blanco encabeza la fila que camina en medio de la desolada calle Ayolas, en la zona oeste de Quilmes. 

Los investigadores del caso creen que este joven de 27 años, capturado ayer en la localidad de Ingeniero Allan, en el partido de Florencio Varela, sería uno de los cabecillas del grupo. Como el resto de los delincuentes que intervinieron en el trágico robo, también formaba parte de la barra brava del club Quilmes.  

El Enano es Claudio Nicolás Dahmer, un integrante de la facción conocida como La banda de La Vera, que hasta el 20 de abril estuvo preso en la Unidad Penitenciaria Nº 47 de San Martín. Allí cumplió parte de la condena a cuatro años de prisión por el delito de “robo calificado” que recibió en julio de 2017. 

Hasta mediados de 2021 debió estar encerrado. Sin embargo, recibió el beneficio de la libertad asistida, una variante procesal de la ley de ejecución penal de la provincia de Buenos Aires, que solo se puede hacer efectiva cuando faltan seis meses para cumplir la condena. En este caso se adelantó por la emergencia sanitaria del coronavirus. 

Su nombre aparece en una causa por un homicidio ocurrido en Quilmes en junio de 2014, aunque la Justicia no pudo probar su participación. Un mes después del hecho la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) local allanó su domicilio, pero no logró ubicarlo porque se había mudado.  

La víctima se llamaba Adrián Novillo. Tenía 16 años cuando fue asesinado a la salida del boliche Space, por unas diez personas que lo atacaron para robarle las zapatillas y el teléfono celular. 

Novillo agonizó dos semanas. Tuvieron que operarlo tres veces. Y nunca se recuperó. Apenas se conoció el caso del jubilado, su familia salió a denunciar a la banda de La Vera. Están convencidos de que son los mismos que intervinieron en la golpiza mortal.  

Karina Báez, la mamá del adolescente, asegura que Dahmer es uno de los atacaron a su hijo. “Fue uno de los tantos que lo patearon en el piso luego de darle una patada por la espalda mientras mi hijo caminaba. Todavía recuerdo tu pera raspada, tu buzo totalmente bañado en sangre, te corría por la cabeza porque hasta se dieron el lujo de pegarte con mancuernas, patearte hasta fragmentarte el intestino, escupirte, pegarte y patearte con tanta saña”, escribió en el grupo de Facebook Justicia por Adrián Novillo.   

También defendió el accionar del jubilado. “Nadie nos protege, estamos solos en las calles de Quilmes”, dijo y agregó: “Veo al pobre jubilado con sus pasos lentos, yendo a hacer lo único que le salió luego de terrible vejación, abatido el hombre, como abatido estuviste vos con solo 16 años en manos de estas hienas. Todo al revés en este mundo: el jubilado preso, vos en el cementerio, ellos en las calles”. 

Por este caso, Fernando Gabriel Amaro, alias Pichichu y también miembro de la banda de La Vera, fue condenado en 2018 a 12 años y 6 meses de prisión.  

La barra. De los cinco integrantes de la banda involucrados en el robo a la casa del herrero, uno está muerto (Franco “Piolo” Moreyra) y los otros cuatro ya están en prisión (Christian Chara, David Córdoba, Martín Salto y Claudio Dahmer).   

El primero en caer fue Chara, de 23 años y conocido por el apodo de Dibu. Horas después se entregó Martín Salto, de 27. Tanto Chara como Salto aparecen vinculados a la barra de Quilmes, pero a diferencia del Enano y Piolo, no registran antecedentes delictivos.  

Este jueves, en la villa La Vera de Quilmes, arrestaron al cuarto miembro de la banda: David Ezequiel Córdoba, de 25 años. Ayer por la tarde cayó El Enano, el último de los sospechosos. Según fuentes policiales, lo capturó la DDI de Quilmes cuando caminaba solo.    

Piolo Moreyra, cuyos restos fueron despedidos en una caravana que pasó frente al estadio Centenario de Quilmes, tenía una denuncia por violencia familiar y causas abiertas por lesiones leves. En sus redes sociales se mostraba en la popular del club de fútbol. Dibu Chara y Martín Salto también forman parte de las segundas líneas de la barra de Quilmes, según detalló el periodista Gustavo Grabia. 

Moreyra murió el viernes en plena calle Ayolas al 2700, en Quilmes Oeste. El jubilado Ríos le disparó, cuando los cinco delincuentes que ingresaron a su casa y lo golpearon, estaban huyendo. Fueron dos los disparos que recibió, según reveló el informe preliminar de autopsia: uno ingresó por el tórax y se alojó en el hombro derecho y el otro por el abdomen. 

Este último impacto fue mortal porque “le provocó hemorragia abdominal y un shock hipovolémico”. Por la muerte del ladrón, el jubilado Ríos está bajo arresto domiciliario acusado de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego”, que prevé una pena de 10 a 25 años de prisión. Esta semana su familia denunció que recibe amenazas del círculo cercano a los ladrones.

 

El caso

◆ El viernes 17 de julio a la madrugada cinco delincuentes entraron a robar en la casa del herrero jubilado Jorge Ríos, de 71 años.  

◆ La víctima estaba durmiendo y fue atacada a golpes y amenazada con un destornillador. Pero en un momento logró agarrar  su pistola Bersa Thunder calibre 9 milímetros con la que consigue poner en fuga a los ladrones.  

◆ En la calle ataca a tiros a Piolo Moreyra, quien cae herido en la esquina con dos disparos: uno en el abdomen y otro en el tórax. 

◆ Ríos fue detenido el viernes por pedido del fiscal Ariel Rivas, a cargo la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de Quilmes, que lo acusó por el delito de “homicidio simple”. 

 

 

Custodia para el otro justiciero

L.N.

El jubilado de 81 años que el miércoles por la noche mató de un escopetazo a un ladrón que intentó entrar a robar a su casa de Mar del Plata tiene custodia policial, por temor a sufrir algún tipo de una represalia.

Ubaldo Néstor Génova (81) está acusado por el delito de “tenencia de arma de fuego” y recién será indagado la semana que viene. 

El jubilado estaba acostado cuando escuchó ruidos extraños. Eran las 11 de la noche del miércoles. Afuera hacía frío y llovía, una clásica postal de la ciudad de Mar del Plata en invierno. Con algo de dificultad, se levantó de la cama y agarró su escopeta Ruby Extra calibre 14. Apenas advirtió que alguien intentaba entrar a su casa por el ventiluz, le gatilló.  

“Cuando disparé, estaba la luz apagada”, le diría después a los policías mientras cubrían con una manta el cuerpo sin vida del delincuente que había caído muerto en el patio de su casa.

El ladrón fue identificado como Lucas Jérez, de 27 años y con un extenso prontuario delictivo. Había salido de la cárcel en abril pasado. En los últimos cuatro años fue encarcelado siete veces por distintos delitos, algunos leves como “hurto y amenazas” y otros más graves como “robo agravado”.

En esta Nota