jueves 18 de agosto de 2022
POLICIA entre la guerra narco y las vÍctimas inocentes

Rosario sangra: en casi nueve de cada diez homicidios se utilizaron armas de fuego

Violencia extrema, conflictos de bandas delictivas y armas por doquier parecen explicar las cifras abultadas de homicidios en Rosario. En donde el 86% de las víctimas murieron baleadas, en el primer semestre del año. El departamento de Rosario está compuesto por 24 localidades, y en ocho de ellas se registraron homicidios. La ciudad de Rosario concentra el 85% de esos crímenes. Hace una semana, Claudia Deldebbio (58) murió cuando esperaba el colectivo junto a su hija, Virginia Ferreyra (32). Es que quedaron en la línea de fuego de un grupo de personas que dispararon contra un edificio que estaba detrás de ellas. Claudia falleció en el acto y Virginia aún lucha por su vida en el hospital.

31-07-2022 03:04

Una profesora de danza y su madre estaban en la parada del colectivo el sábado pasado. Eran cerca de las 19 en el Barrio Municipal, en la zona sudoeste de Rosario. Pero ambas se encontraban en el lugar y el momento equivocados. Es que unas personas empezaron a disparar contra una de las torres de un complejo habitacional que estaba detrás de ellas. Ambas mujeres quedaron en medio de la línea de fuego.  Claudia Deldebbio (58) recibió múltiples impactos de bala y murió en el lugar, mientras que su hija, Virginia Ferreyra (32), fue alcanzada por unos seis proyectiles y aún pelea por su vida en el hospital local. Un menor de edad que estaba tomando una gaseosa con amigos en esa misma zona también resultó herido, pero está fuera de peligro.

En ese solo hecho, dos personas resultaron heridas y una de ellas perdió la vida. Pero la escena se repite en muchos rincones de la ciudad de Rosario. Hay casos en los que las víctimas son ejecutadas en un contexto de venganzas o represalias narco. Pero hay otras que mueren en manos de esos mismos tiradores, pero siendo ajenas a ese negocio ilegal.

Estas últimas son las víctimas inocentes. Como Virginia y su mamá, Claudia, o como pasó con el triple asesinato de la familia Morera el 6 de mayo pasado. 

Rodrigo (27), Ainara Altamirano (25) y la pequeña hija de ambos, Auriazul, de seis años, fueron acribillados por error cuando fueron a buscar un bolsón de mercadería a la casa de la abuela de la joven, en la calle Garibaldi al 100, en Rosario. Los habrían confundido con otra pareja a la que buscaban los sicarios.

Pero todos ellos tienen en común, además, que fueron alcanzados por los tiros. Y los números representan una radiografía de esta problemática. Es que en casi nueve de cada diez homicidios (86%) ocurridos en el departamento de Rosario, en los primeros seis meses del año, se utilizaron armas de fuego para matar. Mientras que en un 6% de casos se usaron armas blancas y en un 5%, “otros medios”.

Así es como las armas de fuego fueron el medio más empleado para matar en el departamento de Rosario. “La presencia de este medio resulta mayor a la observada en todos los años anteriores. Además, es superior a la visualizada para la provincia de Santa Fe considerada como un todo (81,2%) y para el departamento La Capital (80,0%)”, se compara en el informe del Observatorio de Seguridad Pública del gobierno santafesino.

Sin ir más lejos, este primer semestre de 2022 fue el más violento de los últimos nueve años. Ya que se contabilizaron 139 homicidios, mientras que en 2014 (donde se dio el otro pico) se habían contabilizado 135. El móvil de los crímenes, en un 68% de los hechos, estuvo vinculado con la “economía ilegal u organizaciones criminales”. Un 10% estuvo relacionado con “conflictos interpersonales” y un 4% fueron “en ocasión de robo”.

El departamento de Rosario está compuesto por 24 localidades. Y solo en ocho de ellas se registraron homicidios en los primeros seis meses del año. La ciudad de Rosario concentra el 85% de esos crímenes.

Mientras que a nivel nacional el último informe oficial publicado corresponde a los homicidios ocurridos en 2020, donde se registraron 2.416 víctimas fatales. Allí, en el “Informe sobre homicidios dolosos” se detalla que en el 50% de los homicidios registrados ese año se usaron armas de fuego.

En ese registro, a cargo de la Dirección Nacional de Estadística Criminal del Ministerio de Seguridad de la Nación, se ubica la provincia de Santa Fe (70%) en el primer lugar en el uso de armas de fuego para matar. Le siguen el Gran Buenos Aires (62%) y Tucumán (58%).

Víctimas. “Se trató de un hecho directo hacia la torre 11, no se trató de un enfrentamiento. Los ocupantes de los dos automóviles fueron a disparar directamente a esa torre y hacia las personas que se encontraban en el lugar”, explicó el fiscal Patricio Saldutti sobre el ataque en el que resultaron víctimas Virginia, Claudia y un menor de edad. Fueron secuestradas en el lugar cuarenta vainas servidas de dos calibres: 9 y 40 milímetros.

Para el fiscal, “el hecho podría estar enmarcado en un conflicto entre bandas y podría ser por una venganza”. Hasta el momento no hay detenidos. 

Mientras que en la causa por los asesinatos de Claudia (53) y su hija Marlen Villalba (15) hay un detenido acusado de ser “partícipe secundario” del doble crimen. A esta persona se la acusa de haber estado en un auto que circulaba atrás del vehículo del que salieron los disparos para terminar con la vida de ambas mujeres el 22 de junio pasado.

Los investigadores creen que fueron asesinadas como consecuencia de un “aparente conflicto” entre bandas delictivas. Los tiradores aún no fueron apresados. Según se informó a PERFIL, “hay líneas investigativas sobre la posible identificación de los autores materiales”. 

Mientras que por el triple crimen de la familia hay dos detenidos por “falso testimonio”. Se trata de la pareja que se cree que eran los destinatarios originales de los disparos. Según pudieron reconstruir los investigadores, hasta el momento E.A.V., de 24 años, y a una joven de 22 años identificada con las iniciales T.T.M.M. eran perseguidos por un grupo de personas que se movilizaban en un auto color oscuro. Pero estos lograron refugiarse en un pasillo lindante en el que casualmente se encontraba ingresando la familia que resultó asesinada. E.A.V. y T.T.M.M. fueron imputados por falso testimomio porque, cuando fueron llevados a declarar ante la Justicia, ya que fueron testigos presenciales del triple homicidio, “ocultaron y negaron intencionalmente datos de relevancia en cuanto a la mecánica y móvil del hecho, como la identidad de los presuntos autores”, informaron fuentes judiciales.

Los homicidios en Rosario no se detienen y este año ya se proyecta como una de las más violentas.

 

Pedido de justicia

Familiares y amigos de Claudia Deldebbio y Virginia Ferreyra, a una semana de que la primera de ellas resultara muerta y su hija herida de gravedad, se manifestaron en la plaza San Martín, en Rosario, para pedir justicia por ambas mujeres. 

Virginia está internada en el hospital local y este viernes fue operada por tercera vez. Su estado es crítico pero está estable en terapia intensiva. “Ella es una chica muy fuerte, muy sana, que ama la vida y que está luchando enormemente”, dijo el papá de la víctima a los medios locales.

“Queremos pedir paz para Rosario, es lo que necesitamos todos en esta hermosa ciudad. Por la memoria de Claudia y la recuperación de Virginia, queremos que la ciudad vuelva a ser nuestra”, sostuvo a Radio 2 Néstor Hagem, presidente de la Asociación Libanesa de Rosario, donde Ferreyra era directora de danzas árabes.

“Hay desilusión de no creer que si agarran a los que tiraron se conozca la verdad o se solucione el tema. A la gente le cuesta participar en alguna concentración o marcha porque no ve una solución”, señaló Hagem.

En esta Nota