viernes 30 de julio de 2021
POLICIA CONDENADO POR 11 HOMICIDIOS
02-02-2020 02:10

Una vida tras las rejas: Robledo Puch cumple 48 años en prisión

Apodado "el Angel de la Muerte" o "el Angel Negro", se encuentra en la Unidad Penal 26, una cárcel de régimen de detención semiabierto, cumpliendo la pena que le fue impuesta tras ser detenido el 3 de febrero de 1972.

02-02-2020 02:10

Con su salud deteriorada y sin recibir siquiera una visita: así cumplirá mañana 48 años en prisión Carlos Eduardo Robledo Puch, el máximo asesino de la historia criminal argentina, quien pasa sus días jugando al ajedrez con otros internos del penal de Lisandro Olmos, en las afueras de La Plata.

Apodado “el Angel de la Muerte” o “el Angel Negro”, se encuentra en la Unidad Penal 26, una cárcel de régimen de detención semiabierto, cumpliendo la pena que le fue impuesta tras ser detenido el 3 de febrero de 1972, luego de matar en el partido bonaerense de Tigre a Héctor Somoza (18), uno de sus cómplices.  

El brutal asesino, de recientes 68 años –los celebró el 19 de enero– y condenado por 11 homicidios y una seguidilla de robos, es el convicto argentino que más tiempo pasó en prisión, superando por amplio margen a otros convictos, como Osvaldo Longobuco Calidoni o Jorge Horacio Mendoza Marino, quienes llevan detenidos 29 y 27 años respectivamente, de acuerdo a lo informado por fuentes del Servicio Penitenciario Bonaerense.

Robledo Puch 08102018

Robledo Puch sale muy poco del pabellón donde se aloja, no recibe visitas hace años y la única actividad recreativa que realiza es jugar partidas de ajedrez con otros internos. Hasta hace un tiempo también solía mantener conversaciones con un pastor, pero dejó de asistir.

Su primer lugar de detención fue la Unidad Penal 9 de La Plata, donde se mantuvo desde 1972 hasta 1981, cuando fue trasladado a la Unidad 2 de Sierra Chica, donde se quedó hasta el 23 de mayo del año pasado. En esa fecha debió ser internado en el Hospital Municipal de Olavarría por una neumonía multifocal. Tras recibir el alta, lo llevaron a la Unidad 22 de Olmos –donde funciona el centro médico penitenciario– y luego de su recuperación fue hacia su encierro actual, que no tiene muros (sí un alambrado perimetral) y solo aloja internos que no cumplen condenas por delitos graves o que están próximos a recuperar la libertad, la mayoría de ellos de más de 60 años.

El 27 de noviembre de 1980, la Sala I de la Cámara de San Isidro lo encontró responsable de los mencionados asesinatos y demás delitos perpetrados entre 1971 y 1972 en la zona norte del Conurbano, y lo sentenció a “reclusión perpetua con la accesoria de reclusión por tiempo indeterminado”. En estos 48 años, Robledo Puch solo estuvo libre tres días, cuando se fugó en 1973.

Robledo Puch 08102018

NF / DS

En esta Nota