jueves 26 de mayo de 2022
POLICIA abuso en palermo
12-03-2022 02:47

Violación grupal: el juez cree que hubo “un plan previo” con división “de roles”

Marcos Fernández, el magistrado que interviene en la causa, detalló el papel de los acusados en el brutal ataque sexual. Qué dijeron dos de los imputados en la indagatoria.

12-03-2022 02:47

“Un plan previo, con acuerdo de voluntades y roles”. Para el juez que investiga la violación grupal en el barrio de Palermo no hay dudas que los seis detenidos serían responsables del ataque sexual por el que permanecen detenidos desde el 28 de febrero pasado.    

Marcos Fernández, a cargo del Juzgado en lo Criminal y Correccional N° 21, entendió que Ángel Pascual Ramos (23), Steven Alexis Cuzzoni (20), Lautaro Dante Ciongo Pasotti (24), Thomas Fabián Domínguez (21), Ignacio Retondo (22) y Franco Jesús Lykan (24) participaron del abuso y no hicieron nada por evitarlo. 

A Ciongo Pasotti, el dueño del VW Gol en el que la joven fue abusada, lo ubicó “en el asiento del conductor forzando a la víctima”. Ramos aparece a su derecha y abusando de la chica. 

Sobre Lykan y Cuzzoni asegura que manosearon a la chica desde “la parte trasera del vehículo”, mientras que a Retondo y Domínguez los ubica afuera del coche pero entiende que estaban “observando y convalidando el ataque sexual”.

Los seis acusados por la violación grupal fueron convocados para ampliar sus declaraciones indagatorias, pero solo dos hablaron: Retondo y Lykan, quienes entre otras cosas aseguraron que tomaron bebidas alcohólicas y algunas sustancias, pero recalcaron que “no estuvieron en contacto” con la chica abusada.

Los dos sospechosos, junto a Ramos, Cuzzoni, Ciongo Pasotti y Domínguez, están acusados por los delitos “abuso sexual con acceso carnal, agravado por la participación de dos o más personas”, en concurso real con “lesiones leves”.

Retondo y Lykan son amigos y declararon por recomendación de su nuevo abogado defensor, Oscar Isidro Aguirre. Lo hicieron ante el juez Marcos Fernández y el fiscal Eduardo Rosende.

Retondo, estudiante de cuarto año de la carrera de Relaciones Internacionales en la Universidad de San Martín (USAM) y empleado del PAMI, dijo que es “totalmente inocente” y recordó que el domingo 27 de febrero, un día antes del ataque sexual contra la chica de 20 años, se juntó con Lykan y Ciongo Pasotti y fueron hasta Villa Adelina, donde vive otro amigo. Allí cenaron, regresaron a sus casas y se dirigieron a Plaza Serrano. 

De acuerdo a su relato, al que accedió la agencia de noticias Télam, tocaron la guitarra, tomaron bebidas alcohólicas y consumieron cocaína. En una esquina, que describió “pintada de colores y con persianas verdes”, se encontraron con los otros tres acusados, Ángel Ramos, Steven Cuzzoni y Thomas Fabián Domínguez. Según su versión, la chica estaba con ellos y en ningún momento la notó “desorientada”.   

Retondo reconoció que en un momento la chica y los otros tres “desaparecieron”. Más tarde se juntaron en la esquina de Serrano y Cabrera, donde estaba el auto estacionado. 

Según su versión, Ramos “empieza a tener relaciones” con la víctima y refiere que “entre Lautaro y el rasta de remera celeste” (Ciongo Pasotti y Domínguez) hacían “comentarios” y decían que “tenían ganas de subir al auto”.

“Le dije que no daba, que no pintaba, encima había gente pasando, varias veces se lo dije”, recordó sobre la conversación que mantuvo en ese momento con Lautaro, a quien señaló de haber participado del ataque. “Se subió al auto y tuvo contacto con la chica”, señaló. 

Pese a que el juez del caso ubicó a Lykan en el asiento trasero del coche, el acusado negó haber tenido contacto con la víctima, pero reconoció que tomó cerveza y una pastilla de clonazepam, como reveló esta semana la pericia toxicológica. Lykan aseveró que se subió al coche porque se sentía mal y que se despertó “de golpe” cuando “afuera era un tumulto de gente”.

El informe de la pericia toxicológica realizada a los seis acusados arrojó como resultado que todos habían consumido algún tipo de sustancia.  Según se detalla en el estudio realizado por la División de Análisis Físicos, Químicos e Industrial de la Policía de Buenos Aires, Cuzzoni, Retondo, Pascual y Rodríguez dieron positivo de cocaína. En las muestras de los dos primeros, además, se hallaron rastros de marihuana.

Lykan y Ciongo Pasotti también habrían consumido marihuana, aunque en el caso de Lykan el informe pericial detectó evidencia sobre el consumo de benzodiazepinas (un ansiolítico de acción rápida).

De acuerdo a los voceros, los peritos extrajeron muestras de orina de los seis acusados para identificar “la posible presencia de sustancias estupefacientes”. 

A su vez, la misma división analizó las muestras de sangre de los acusados para saber si habían consumido alcohol y dos de ellos dieron positivo de etanol: Retondo, con un dosaje de 0,21 gramos por cada litro de sangre, y Lykan, con 0,19. 

En el caso de la víctima, se informó que tenía residuos de marihuana, metanfetaminas y anfetaminas en su organismo. En su declaración testimonial, la joven reconoció haber consumido marihuana y tomado alcohol en la madrugada del lunes 28 de febrero pasado. 

El hallazgo de las distintas sustancias refuerza la hipótesis de que la chica pudo haber sido drogada por los acusados en Ro Tecno Bar, el “after” donde conoció a los acusados.

De hecho, una testigo que conoce a los acusados porque es amiga de la ex novia de uno de los detenidos y que estuvo en el bar con ellos declaró en las últimas horas que aparentemente llevaban un “trago con meta”.

 

El pedido de la víctima

La víctima del abuso en Palermo hizo esta semana un fuerte descargo en sus redes sociales, en el que entre otras cosas aseguró sentirse totalmente hostigada por los medios. Estos son algunos de los párrafos destacados: 

“Me siento muy agradecida por la visibilización que se le dio a mi caso en sentido de la presión que se genera para que se haga justicia, gracias a ello varias personas se contactaron conmigo para solidarizarse y ofrecerme su ayuda en la medida de lo posible, sin embargo, por otra parte, casi desde el momento inicial de lo ocurrido, me sentí totalmente hostigada por parte de los medios”.

“Lo que realmente me sorprendió y me duele muchísimo al punto de generarme terror y una angustia indescriptible (además claro, de la situación vivida) es la 

poca responsabilidad que han tenido los medios con la protección de mi identidad”.

“Estos últimos días no solo han trasmitido en directo un video en el cual se ve mi rostro al descubierto sin ningún tipo de autorización, sino también que en un canal han dejado ver mi nombre en un panel, sin ningún tipo de blureo ni nada por el estilo”.

“Me gustaría que se dejen de trasmitir las imágenes que respectan al caso en las que aparezco, ya que muy a pesar de lo que puedan opinar los demás, más de uno y más de dos me han reconocido con el simple hecho de mirar las imágenes con mi rostro difuminado”.

En esta Nota