sábado 25 de septiembre de 2021
POLITICA la economía que viene
15-11-2020 01:21
15-11-2020 01:21

Al ajuste 'Covid' se suma la obra pública para conseguir un déficit debajo del 4%

Es clave hacia acordar un nuevo programa con el FMI. La flamante fórmula de movilidad tiene un impacto marginal de apenas 0,1% del PBI. Creen que habrá menos gasto de capital.

15-11-2020 01:21

Un eje central de la discusión de un nuevo programa con el FMI será el sendero de reducción del déficit fiscal, y atento a eso, el ministro de Economía, Martín Guzmán, adoptó decisiones esta semana que apuntan a atacar el rojo de la cuentas públicas, en simultáneo con el arribo al país de una misión técnica del organismo internacional.  

Por  un lado, anunció que no habrá un cuarto pago del Ingreso Familiar Extraordinario (IFE), lo que implica un ahorro mensual de $ 90 mil millones para el último bimestre. Por otro, envió al Congreso una nueva fórmula de movilidad jubilatoria que reemplaza la metodología de actualizar trimestralmente los haberes previsionales un 70% por inflación y un 30% por salarios sancionada a fines de 2017 por el  gobierno de Mauricio Macri, por un esquema de ajuste semestral 50% por recaudación tributaria de Anses y 50% por salarios formales (el Ripte que mide el Ministerio de Trabajo) similar al de la gestión de Cristina Fernández.

Según los cálculos de la consultora Analytica, ese cambio representaría un ahorro en 2021 de 0,1 punto del PBI, o unos $ 40 mil millones.

De acuerdo a las estimaciones de la mayoría de los analistas, el déficit fiscal primario en 2020 será cercano al 7% del PBI con lo cual si se descuenta el gasto extra generado por la pandemia (IFE, ATP, transferencias a las provincias) que rondó entre 3 y 4 puntos del PBI, el desequilibrio del año próximo se achicaría a por lo menos 4%.

A eso hay que sumarle el impacto de las jubilaciones. En Analytica explicaron a PERFIL que para calcular el ahorro por  jubilaciones “lo que hicimos fue utilizar la recaudación y el salario que proyectamos para 2021 a partir de nuestro modelo de consistencia macro-financiera”.

“Como resultado, obtuvimos que el gasto en haberes y pensiones jubilatorias será de 8,5% del PBI. Mientras que si se hubiese mantenido el esquema aplicado entre 2017 y 2019 sería de 8,6%”, detallaron.  En esos supuestos, proyecta variaciones en promedio anual de inflación de 42,5%, de salarios 35% y recaudación de Anses de 40%.

En la consultora evalúan que el cambio en las jubilaciones “es una señal a los ojos del FMI, porque es un esquema de mayor sostenibilidad fiscal porque pierde inercia inflacionaria, hay que mirar la fórmula más en el largo plazo  en lugar de cual es el ahorro en el corto plazo”.

Por su parte, el diputado de la UCR Alejandro Cacece comentó a PERFIL que “el Gobierno, con la suspensión este año de la ley de movilidad (dio aumentos trimestrales por decreto), lleva ahorrados $ 72 mil millones, con pérdidas para los jubilados de entre 1.000 y 18 mil pesos por mes por beneficio y para eso hacen esta reforma, para ajustar en términos reales”. Para Fernando Baer, de Quantum Finanzas, “en 2021 la inflación va a ser más alta, cerca del 50%, este esquema está armado para desactivar esa bomba, va a haber un mayor ahorro”.

¿Por dónde más ajustará el Gobierno para alcanzar un déficit menor al 4%? Según los economistas, una de las variables será la obra pública. En el Presupuesto 2021, la partida asignada para gasto de capital se duplica, al pasar de 1,1% a 2,2% del PBI.

Lorenzo Sigaut Gravina, de Ecolatina, señaló que “esa partida aumenta mucho, ahí hay una variable de ajuste clásica, obra pública, y con ese ahorro bajar un poco más el déficit primario de 2021”. Santiago Gambaro coincidió en que “el ajuste va a venir  por el gasto de capital en inversión pública, porque además es incumplible duplicar la obra pública de un año a otro por los tiempos contractuales que lleva iniciar emprendimientos nuevos, me cuesta creer que haya una capacidad de ejecución tan veloz como para implementarla en un año”.

En Analytica plantearon que “la segunda pata del ajuste y que aún falta conocer es qué va a presentar el Gobierno como reforma tributaria, porque obviamente en este contexto no va a ser para que caiga la presión tributaria, ese es el gran interrogante, si Guzmán está planificando algo dentro de la reforma impositiva que pueda explicar una mayor baja del déficit fiscal”.

Para Martín Vauthier, de Eco Go, “la negociación con el FMI va a incluir algo de tarifas, en el Presupuesto 2021 se supone que se mantienen en términos de porcentajes del PBI, creo que el organismo pedirá que los subsidios bajen en términos del PBI”.

En Quantum Finanzas también prevén “reducir gastos, incluyendo subsidios y aumentos de tarifas”. Baer precisó que este año los subsidios representan 1,8% del PBI, y en 2021 se preveía bajarlo a 1,6%.

En esta Nota