lunes 05 de diciembre de 2022
POLITICA Pandemia de Coronavirus

El Ministerio de Salud comprará seis mil bolsas mortuorias

Se conocieron las ofertas de 5 empresas en la contratación que encaró el gobierno nacional. El costo podría oscilar entre $ 1,8 y $ 5,4 millones.

21-04-2020 19:10

El dato es escalofriante por donde se lo mire. Sin embargo, habla de las difíciles previsiones que hay que tener en el marco de una emergencia como la de la pandemia que se está viviendo. El gobierno nacional avanzó este martes en la compra de 6.000 bolsas mortuorias para hacer frente a un eventual desabastecimiento. Hasta ahora, en la Argentina hay confirmadas 147 víctimas fatales por el coronavirus.

Según el proceso de contratación directa encarado por el Ministerio de Salud, hay cinco empresas que compiten por proveer al Estado, con una alta disparidad de precios. La más barata fue ofrecida a 305 pesos la unidad mientras que la más cara llega a los 908 pesos. Así, el total de la compra podría insumir entre $ 1,8 millones hasta $ 5,4 millones. Ahora, la cartera que lidera Ginés González García deberá evaluar las cinco opciones (una empresa solo ofreció la mitad). Se espera que el proceso sea rápido, ya que el propio pliego aclara que se trata de una "compulsa abreviada por emergencia".

La información consta en el portal Comprar.gob.ar, donde a las 17 se abrían las propuestas y se daban a conocer las ofertas recibidas. El pliego de condiciones especifica que se trata de bolsas con cierre central, color sólido y sin transparencias. Debe tener 220 cm de alto y 90 cm de ancho, además de tener un espesor de al menos 100 micrones y que "contenga y resista la fuga de material biológico y fluidos"

Al principio de la pandemia, el Gobierno había emitido una resolución en la que fijó que había 42 insumos críticos para hacer frente a la emergencia y así instaba a los productores a aumentar su stock. Las bolsas mortuorias fueron incluidas.  

La Ciudad de Buenos Aires analiza comprar 2700 ataúdes y 1600 urnas funerarias para evitar "cuello de botella"

Vale aclarar, que tanto las provincias como los municipios también hacen este tipo de compras. Las del Ministerio de Salud irían para los centros nacionales o para abastecer a aquellos distritos que tengan una emergencia. PERFIL consultó a la cartera respecto a las previsiones que justificaban la compra, pero no obtuvo respuesta aún. Hace dos semanas, de hecho, el intendente de Hurlingham, Juan Zabaleta, llamó la atención cuando contó en una entrevista en LN+ que había comprado "100 bolsas para cadáveres". "Nunca pensé que lo iba a hacer como intendente. Hay que contarlo", expresó.

En Estados Unidos, a principio de mes, se difundió que el Pentágono iba a proveer más de 100 mil bolsas mortuorias a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, respondiendo así a un pedido de ese organismo.
La conservación de los cuerpos de los fallecidos víctimas del Covid-19 es motivo de especial atención en el mundo. En Argentina, el Ministerio de Salud emitió un protocolo que aclara que “no existe por el momento una guía específica para el manejo de cadáveres de personas fallecidas por Covid-19, pero puede ser de aplicación lo contemplado en las Directrices de la Organización Mundial de la Salud publicadas en 2014 sobre Prevención y control de las infecciones respiratorias agudas con tendencia epidémica y pandémica durante la atención sanitaria”. Allí, se establece que "el cadáver debe introducirse en una bolsa plástica de alta densidad, impermeable y con cierre hermético, debidamente identificada como material infectocontagioso, que reúna las características técnicas sanitarias de resistencia a la presión de los gases en su interior, estanqueidad e impermeabilidad". Una vez cerrada la bolsa se debe “pulverizar con desinfectante de uso hospitalario o con una solución de hipoclorito sódico que contenga 5.000 ppm de cloro activo”.

Una cuestión clave, que ya generó polémicas entre clínicas y funerarias e incluso intervenciones judiciales, tiene que ver con que “el personal de la funeraria debe ser informado de que se trata de un cadáver de una persona fallecida por Covid-19”.

MC