viernes 09 de diciembre de 2022
POLITICA Datos oficiales

El kirchnerismo sufre una dura derrota en Catamarca

En su primer examen electoral del año, perdía por 13 puntos con el frente respaldado por Julio Cobos. El ministro Randazzo intentó "provincializar" la situación. Los números.

09-03-2009 00:06

El Frente Cívico y Social, que encabezó la UCR y respaldó Julio Cobos, se imponía esta noche al Frente para la Victoria por un 13 por ciento de los votos en los comicios para la renovación de la Legislatura catamarqueña, lo que implica una derrota del kirchnerismo en el primer turno electoral del año.

Computadas 338 de las 652 mesas electorales (53%), el Frente sumaba un 44,09 por ciento (34.694 votos), mientras el kirchnerista Frente Justicialista para la Victoria alcanzaba 31,86 (25.068 votos), según cómputos oficiales de la Justicia Electoral. En tanto, la hermana del sindicalista Luis Barrionuevo, Liliana, con el partido Otro País Autonomista es Posible, lograba el tercer puesto con 3.222 votos (4,09%), mientras la Coalición Cívica obtenía 2.585 votos (3,28%).

Pasadas las 18 hora local, cuando cerraron las mesas de votación, la jefa de campaña del Frente Cívico, Juana Fernández, había anunciado que no cabía "la menor duda" del triunfo de la alianza que gobierna la provincia desde hace 18 años. Incluso, voceros gubernamentales nacionales admitieron en ese momento una "diferencia clara" en favor del Frente Cívico sobre el Frente Justicialista para la Victoria.

Por su parte, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, rechazó lo que consideró "algunas opiniones interesadas en hacer aparecer los resultados de esta elección como una tendencia del año electoral", y argumentó que "se trata de una elección provincial, tal como el mismo gobernador catamarqueño (Eduardo Brizuela del Moral) lo dijo".

Este resultado significa una dura derrota para la alianza Frente Justicialista para la Victoria, que el delegado kirchnerista en la provincia, Armando "Bombón" Mercado, ató con dirigentes de los sectores de Luis Barrionuevo y Ramón Saadi. Antes del cierre de la campaña, que encabezó el propio Néstor Kirchner, los dos dirigentes nacionales habían advertido sobre una posible derrota y Saadi no descartó que, tras la elección, se aleje del bloque oficialista del Senado nacional.

La estrategia elaborada por Brizuela del Moral ante la fuerte presencia en Catamarca de enviados del gobierno nacional fue "provincializar" la elección, al punto de haber evitado llevar a cabo la anunciada visita del vicepresidente Cobos y de otros referentes no catamarqueños.

Fuentes políticas locales atribuyeron este camino no sólo a la convicción de que le permitiría sacar una mayor ventaja, sino también al supuesto deseo del mandatario de alzarse con el rédito de un triunfo completamente propio.

La elección enfrentó por primera vez a una fuerza respaldada por Cobos con otra delineada por Kirchner, en una provincia cuyo gobierno había sido el primero en sumarse a la Concertación Plural de la que formaron parte los "radicales K". Pero Brizuela del Moral salió de la alianza con el gobierno nacional el año pasado, cuando en pleno conflicto con los productores agropecuarios se ubicó detrás de la postura de estos últimos.

En el comicio de hoy, 243.797 catamarqueños estuvieron habilitados para elegir 21 diputados provinciales titulares y seis suplentes y ocho senadores provinciales, aunque sólo el 75 por ciento concurrió a las urnas. También se votó para designar intendente de la ciudad de Los Altos, además de concejales en varios distritos.

Las elecciones se desarrollaron con normalidad, a pesar de algunas irregularidades como la entrega de "colchones y bolsones" durante la votación por parte del Frente Justicialista según denunció el propio gobernador.

Asimismo, el juez electoral Guillermo Cerda ordenó a la policía que retirara a los encuestadores de las cercanías de los lugares de votación, lo que fue denunciado por el consultor Enrique Zuleta Puceiro, quien advirtió que "no existe" legislación que prohíba recabar información de ese tipo y se quejó por las "presiones" recibidas por los trabajadores.

Fuente: DyN.

En esta Nota