domingo 20 de junio de 2021
POLITICA L'Osservatore romano
07-05-2021 16:42

El papa Francisco pide construir "puentes en un mundo que construye muros"

En la edición semanal del periódico vaticano, el sumo pontífice hizo un llamado a la unidad ante los miembros de la Fraternidad Chemin Neuf.

07-05-2021 16:42

La invitación a «construir puentes entre las personas, entre los pueblos, en un mundo en el que se siguen construyendo tantos muros», fue dirigido por el Papa Francisco a los miembros de la Fraternidad Chemin Neuf, recibidos en audiencia en la mañana del viernes 30 de abril, en la Sala del Consistorio.

Se trata de jóvenes de quince países de diferentes confesiones cristianas, que —explicó el Pontífice— son «animados por una misma pasión por el bien común». Trabajando en la Fraternidad política, ellos comparten «el servicio a los pobres, a la reconciliación de los pueblos y a la protección de nuestra casa común». De la experiencia de Chemin Neuf la Fraternidad se inspiró en la espiritualidad carismática e ignaciana. La importancia de esta iniciativa se destaca desde la portada de esta nueva edición del L´Osservatore Romano en lengua española en la frase “Construir puentes entre los pueblos por el bien común”.

En la mañana del jueves 6 de mayo, por streaming desde la Sala de prensa de la Santa Sede, fue presentado el mensaje del Papa por la 107ª Jornada mundial del migrante y del refugiado, que será celebrada el domingo 26 de septiembre sobre el tema: «Hacia un nosotros cada vez más grande». El texto completo es publicado en la página 6 de esta edición del periódico oficial de la Santa Sede.

El papa Francisco, contra la especulación financiera: "Es insostenible y peligrosa"

En el mismo, el papa Francisco expresa que: “En la Carta encíclica Fratelli tutti expresé una preocupación y un deseo que todavía ocupan un lugar importante en mi corazón: «Pasada la crisis sanitaria, la peor reacción sería la de caer aún más en una fiebre consumista y en nuevas formas de auto preservación egoísta. Ojalá que al final ya no estén “los otros”, sino sólo un “nosotros”» … El tiempo presente, sin embargo, nos muestra que el nosotros querido por Dios está roto y fragmentado, herido y desfigurado. Y esto tiene lugar especialmente en los momentos de mayor crisis, como ahora por la pandemia. Los nacionalismos cerrados y agresivos (cf. Fratelli tutti, 11) y el individualismo radical (cf. ibíd., 105) resquebrajan o dividen el nosotros, tanto en el mundo como dentro de la Iglesia. Y el precio más elevado lo pagan quienes más fácilmente pueden convertirse en los otros: los extranjeros, los migrantes, los marginados, que habitan las periferias existenciales… Se trata de un compromiso personal y colectivo, que se hace cargo de todos los hermanos y hermanas que seguirán sufriendo mientras tratamos de lograr un desarrollo más sostenible, equilibrado e inclusivo. Un compromiso que no hace distinción entre autóctonos y extranjeros, entre residentes y huéspedes, porque se trata de un tesoro común, de cuyo cuidado, así como de cuyos beneficios, nadie debe quedar excluido”.

En este ejemplar se incluyen dos documentos importantes que tienen que ver con la transparencia administrativa de la Santa Sede. El primero de ellos, es un Motu proprio del Papa que establece modificaciones en materia de competencia de los órganos judiciales del Estado de la Ciudad del Vaticano.

El Teatro Colón y una organización vinculada al Papa Francisco firmaron un convenio para impulsar a jóvenes artistas

En ese documento oficial del Santo Padre, los cardenales y obispos acusados de delitos penales por la magistratura del Vaticano, en caso de acusación, ahora serán juzgados por el Tribunal del Estado de la Ciudad del Vaticano y ya no por un Tribunal de Casación presidido por un cardenal. El segundo de ellos, en la página 7 de este ejemplar se corresponde con la Nueva ley anticorrupción para directivos vaticanos.

El Papa exige que los directivos y administrativos declaren que no tienen condenas ni investigaciones por terrorismo, lavado de dinero o evasión fiscal. No podrán tener activos en paraísos fiscales ni invertir en empresas que operen en contra de la doctrina de la Iglesia. Está prohibido que todos los empleados acepten regalos por un valor superior a 40 euros.

Como es habitual, en este ejemplar en español del L´Osservatore Romano, se incluyen las dos homilías tradicionales semanales del papa Jorge Bergoglio. En oportunidad del Ángelus dominical, el Sumo Pontífice expresó que, en este mes mariano, con la oración del Rosario «pedimos a nuestra Madre del Cielo que hable al corazón de todos los dirigentes de Myanmar para que encuentren el valor de recorrer el camino del encuentro, la reconciliación y la paz».

Es el sentido llamamiento lanzado por el Papa al finalizar el Regina Coeli recitado desde la ventana del Estudio privado del Palacio apostólico vaticano con los fieles presentes en la plaza de San Pedro a medio día del 2 de mayo. Anteriormente, comentando como es habitual el Evangelio del domingo, el Pontífice se detuvo en el pasaje de Juan (15, 1-8), en el que «el Señor se presenta como la vid verdadera y habla de nosotros como los sarmientos». El segundo encuentro público tradicional de la semana se corresponde a la Audiencia y Catequesis de los miércoles. «Hay una única gran llamada en el Evangelio, y es la de seguir a Jesús por el camino del amor... En este sentido, caridad y contemplación son sinónimos». Lo explicó el Papa Francisco en la Biblioteca privada del Palacio apostólico vaticano sin la presencia de fieles a causa de la pandemia del Covid-19. Prosiguiendo el ciclo de catequesis sobre la oración, el Pontífice se detuvo en la oración de contemplación.

A doble página central, se incluye en forma completa el discurso del papa Francisco a los oficiales y a los reclutas de la Guardia Suiza Pontificia recibidos en audiencia el jueves 6 de mayo por la mañana en la Sala Clementina. Allí, en esta tradicional ceremonia, el Sumo Pontífice les expresó que las funciones de la Guardia Suiza, aunque de carácter militar, constituyen un servicio especial al Sumo Pontífice y a la Sede Apostólica en beneficio de toda la Iglesia.  Lo dijo el Sumo Pontífice en un párrafo destacado manifestando «Aprecio mucho vuestra capacidad de conjugar los aspectos profesionales y espirituales, expresando así vuestra devoción y fidelidad a la Sede Apostólica»

 

CP