lunes 26 de septiembre de 2022
POLITICA Ataque a Cristina Kirchner

Se perdieron datos del celular de Fernando Sabag Montiel y el arma no tiene sus huellas

Los investigadores tratan de reconstruir pasos y contactos de atacante de Cristina, pero trascendió que su teléfono se habría "reseteado a fábrica". Al mismo tiempo, las huellas del atacante no se encontraron en la revisión de la pistola Bersa, se cree que a causa del "manoseo" del arma en medio del tumulto que siguió al atentado.

04-09-2022 10:39

La investigación del ataque a la vicepresidenta Cristina Kirchner ha tropezado con las primeras piedras: así, pese al total hermetismo que se intenta mantener en torno al tema, los detalles que trascendieron hablan de la pérdida de información valiosa del celular del Fernando Sabag Montiel, el joven que gatilló a escasa distancia de la cara de la vicepresidenta Cristina Kirchner, y respecto a la pistola Bersa que utilizó en el atentado, en las primeras revisiones de los expertos el arma no habrían encontrado huellas del atacante, se cree que a causa del "manoseo" en la confusión y el tumulto que siguieron al grave episodio, lo que dificultaría las pericias.

El celular de Fernando Sabag Montiel, el atacante, y el arma que este utilizó en el intento de asesinato a la vicepresidenta eran dos de los elementos fundamentales en el marco de la investigación del hecho. Sin embargo, ambas pruebas se habrían visto contaminadas y perjudicadas.

 

Celular reseteado

El teléfono del presunto agresor de Cristina Kirchner, Fernando Sabag, fue secuestrado el mismo jueves dada la posibilidad de encontrar en el más detalles e información sobre el ataque a la vicepresidenta, su planeamiento y el móvil que lo impulsó.

La misma noche del ataque, la jueza María Eugenia Capuchetti y su secretario Federico Clerc dispusieron que se realizara la extracción de la información. No obstante, el procedimiento se vio obstaculizado después de que apareciera un desconcertante mensaje en la pantalla del dispositivo: "Reseteado de fábrica".

Dicho celular pasó primero por manos de la Policía Federal, fuerza que intentó desbloquearlo sin éxito, y luego llegó a la Policía de Seguridad Aeroportuaria, ya que cuentan con un sistema de extracción de información de nueva generación, aunque cuando fueron convocados a acceder al teléfono descubrieron la inquietante alerta.

Las imágenes más impactantes del atentado contra Cristina Kirchner

Con el aval de juzgado, un grupo de técnicos tuvo acceso al dispositivo y, a pesar que el mismo continúa bloqueado, habrían afirmado que sería posible recuperar un poco de la información borrada. A su vez, sí fue posible acceder a los contactos registrados en la tarjeta SIM.

Cabe mencionar que el traslado desde el juzgado hasta la sede de la PSA a Ezeiza estuvo a cargo de funcionarios del propio juzgado. Asimismo, efectivos de la fuerza registraron en un acta que el dispositivo llegó en un sobre abierto y encendido en modo avión.

Por el momento, la jueza pidió que declaren los peritos que intervinieron en el proceso. La principal hipótesis que se maneja es que los reiterados intentos de la Policía Federal para acceder al celular sin tener la contraseña derivaron en un reseteo del teléfono.

 

Arma sin huellas

En el intento de homicidio a Cristina Kirchner el presunto atacante utilizó una pistola Bersa calibre 0.32. En este sentido, según le revelaron fuentes gubernamentales a Clarín, el arma fue robada hace 10 días a la familia de un amigo de Fernando Sabag.

El arma hallada donde se detuvo al hombre que quiso dispararle a la vicepresidenta Cristina Kirchner es una pistola Bersa calibre.380 y tenía cinco proyectiles, pero ninguno en recámara 20220901
El arma hallada donde se detuvo al hombre que quiso dispararle a la vicepresidenta Cristina Kirchner, la misma llevaba cinco proyectiles pero ninguno de ellos en la recámara.

De todas formas, la vinculación de Sabag con el arma se vio complejizada dado que la misma "no tenía sus huellas", especulan que esto se debe a que en el tumulto y el caos del momento la misma fue pisada por varias personas.

El último propietario del arma en cuestión fue un empleado de seguridad de apellido Herrera, quien murió hace aproximadamente un año. La Bersa se encontraba en una valija con elementos personales, la cual, según declaraciones de la hermana del vigilador, había desaparecido hace unos diez días.

 

AS/HB