martes 24 de mayo de 2022
POLITICA COMO ES EL CAMINO JUDICIAL
18-04-2022 11:16

Generación Zoe: una pareja invirtió 40 mil dólares y ahora demanda a Cositorto para recuperarlos

Mientras la atención está puesta en la causa penal que enfrenta el ex CEO del esquema piramidal, el caso abrió su primer capítulo en la Justicia Civil porque dos personas presentaron una demanda para recuperar su dinero. Cuánto perdieron y cómo buscan recuperarla.

Cuando R.N y M.C, una pareja de casi 50 años cada uno y cuyas identidades permanecerán en reserva, se enteraron de la supuesta rentabilidad del 7,5% mensual que ofrecía Generación Zoe, lo consideraron. Quién les trajo la recomendación para invertir su dinero fue un colega de trabajo cercano que ya era parte del esquema piramidal y estaba conforme con los rendimientos de la plata que había invertido.

Fue a fines de julio pasado cuando tomaron la decisión y fueron hasta la sede de Zoe en la calle Crisólogo Larralde para preguntar los últimos detalles y firmar un contrato de entrada al esquema piramidal por el cual hoy hay miles de damnificados y por el que Leonardo Cositorto, líder del entramado, deberá dar explicaciones ante la Justicia esta semana.

Cuando firmaron el contrato, ambos pusieron plata con la idea de que genere la rentabilidad prometida, por demás seductora e inédita dentro del sistema financiero. La inversión inicial de R.N fue de 2.400 dólares y la de ella, M.C, 512 dólares. Según consta en el texto de la demanda comercial a la que accedió PERFIL, esos montos “quedarían inmovilizados por un año, recibiendo a cambio un 7,5% de retorno mensual en dólares”.

María Ester Romero: "A Cositorto le esperan al menos dos años tras las rejas"

Una vez adentro del sistema, ambos recibieron un usuario y clave de acceso a la plataforma digital de Generación Zoe desde la que podían revisar el rendimiento de su inversión, comprar nuevos robots y acceder a los balances. Era una especie de home banking que, a su vez, venía con el asesoramiento de un “referido”.

El de la pareja era C.A, un integrante del esquema con amplios conocimientos en coaching ontológico. Todos los meses, según la demanda, les rendía las cuentas de los retornos generados sobre la inversión inicial y “se lucía en un convencimiento para que el dinero regrese al estafador”. Es decir, buscaba convencerlos de que reinviertan los montos generados por el 7,5% de interés mensual en nuevos “BOTS”.

Casi 40 mil dólares invertidos

Además de la inversión inicial, R.N decidió seguir invirtiendo ante las propuestas de su referido. Fueron cinco ocasiones en las que contrató nuevos robots.

La primera fue el 17 de noviembre del año pasado cuando colocó 6 mil dólares de acuerdo al contrato al que accedió este medio y que firmó directamente con Cositorto. Entre las cláusulas del contrato se detalla un interés del 200% anual y “sin riesgo de operatividad”, además que los retiros serían “cada dos meses para una totalidad de seis pagos al año”.

Leonardo Cositorto, fundador de Generación Zoe
Leonardo Cositorto, el líder de Generación Zoe con una nueva demanda: una pareja quiere cobrar el diner que invirtió.

La segunda inversión data de unos días después. El 7 de diciembre el inversor decidió apostar más dinero ante la insistencia del coach que le había asignado el entramado conducido por Cositorto y su mano derecha, Maximiliano Batista, hoy también detenido. En esa oportunidad la inversión fue de 9.500 dólares bajo el concepto de “Robot Navideño 2021”.

El convencimiento surtió efecto en otras dos ocasiones: el 22 de enero del 2022 y el 5 de marzo pasado, cuando en ambas oportunidades invirtió 12 mil dólares.

Cositorto seguirá detenido y los damnificados explicaron como los estafaron

Al inicio, la empresa supuestamente se había comprometido en empezar a pagar el interés generado por el primer “BOT” en el último mes del año anterior, pero según consta en la denuncia que hizo R.N junto a su pareja, “la fecha de pago se fue extendiendo pasando de diciembre a febrero”. Después de la última inversión y al ver la cantidad de casos de personas que públicamente denunciaban que tampoco les habían pagado lo acordado se dieron cuenta que también habían sido víctimas del entramado fraudulento que hoy está en la mira de la Justicia.

Entre la inversión inicial y los cinco “bots”, el hombre invirtió un total de 39.500 dólares mientras que su pareja poco más de 500 dólares. Hoy decidieron embarcarse en un proceso en la Justicia Civil para intentar recuperar el dinero invertido e ir contra Cositorto y Batista por incumplimiento contractual, daños y perjuicios.

El camino judicial para recuperar los fondos

La semana pasada la pareja presentó una demanda que recayó en el Juzgado Nacional en lo Civil N°41 de la Ciudad de Buenos Aires. Se trata de uno de los primeros casos que tramitan por fuera de la vía penal y lo que ocurra en su expediente podría sentar un precedente en caso que Cositorto acuerde con la Justicia pagarle a los damnificados y damnificadas para reducir su responsabilidad.

Detención de Maximiliano Batista Asunto Generación Zoe 20220321
Maximiliano Batista, mano derecha de Cositorto, otro de los demandados.

La pareja, que es asesorada por el abogado y ex candidato a diputado porteño Juan Pablo Chiesa, adjuntó a la denuncia una prueba que podría ser de gran validez judicial: los cinco contratos de BOTS en los que invirtió R.N, todos con la firma que supuestamente es de Cositorto. Para determinarlo, deberán hacer una pericia caligráfica y compararla con, por ejemplo, la firma del DNI del ex CEO de ZOE.

Una vez que la Justicia analice las pruebas y el expediente esté encaminado, se espera una sentencia, lo cual no demoraría mucho tiempo. La pareja de damnificados espera que haya una reparación, es decir, que les devuelvan el capital invertido, los intereses y un porcentaje extra que determine el juez para resarcir el daño generado, según supo este medio.

Por qué tuvo éxito Leonardo Cositorto y la generación Zoe

Fuentes judiciales explicaron que de haber una sentencia a favor, el camino no termina ahí. El magistrado debería librar un oficio a su par de la Justicia Comercial que firmó la inhibición de los bienes que hoy están trabados para que libere los fondos y la pareja y toda aquella persona que tenga una resolución civil pueda cobrar.

Además del nuevo proceso civil, a cargo del juez Marcos Galmarini, el entramado piramidal es investigado en la Justicia Federal por presunto lavado de dinero en cifras millonarias, una causa que está a cargo del juez Ariel Lijo, de Comodoro Py. El escenario también lo integra el expediente por presunta asociación ilícita y estafa que se lleva a cabo en Villa María, Córdoba, a cargo de la fiscala Juliana Companys; y una causa por supuestas estafas reiteradas en Corrientes, a cargo del fiscal Guillermo Barry.

El proceso civil recién comenzó y, como se mencionó, en los próximos meses podría haber una importante cantidad de procesos iniciados por los damnificados con un solo objetivo: recuperar su dinero y pasar el mal trago de la mega estafa.

 

AS/ri