jueves 24 de junio de 2021
POLITICA el rol del piquetero
11-01-2020 00:13

Grabois, un sorpresivo puente: un día en Rosada y al siguiente con Larreta

11-01-2020 00:13

Juan Grabois compartió ayer con Horacio Rodríguez Larreta una recorrida por el Villa 20, en medio de la polémica por el posible recorte de recursos a la Ciudad de Buenos Aires. Participaron de la recorrida, difundida en redes sociales, la ministra de Desarrollo Humano y Hábitat de la Ciudad, María Migliore; y el presidente del Instituto de Vivienda de la Ciudad, Juan Maquieyra. La ministra dijo sobre la recorrida desde sus redes sociales: “Creo en una forma de hacer política que construye puentes y cierra grietas; la integración se construye siempre entre todas y todos”.

El dirigente no tiene ningún cargo hoy en el gobierno de Alberto Fernández, al que apoyó para su elección desde el Frente Patria Grande. Sin embargo, hay varios dirigentes de su confianza en los ministerios de Desarrollo Social y Hábitat. Tampoco será Grabois parte de la representación del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), con el que se integró en la CTEP, en el nuevo “sindicato piquetero” la Unión de Trabajadores de la Economía Popular.

Sin intervención directa en la gestión pero con mucha influencia y un estilo propio, marca opiniones con mucha libertad sin negar su apoyo a las gestiones de Fernández en Nación y de Axel Kicillof en la Provincia. Frecuentemente enfatiza su rol de militante a la hora de indicar que el rol del Presidente y del gobernador es uno distinto. El jueves último se lo vio entrar en Casa Rosada, también de bermudas, para una reunión con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Tras el discurso de asunción de Alberto, dijo que comparte “cada una de las prioridades que Alberto Fernández planteó en su mensaje”. Pero también mostró matices, como siempre dice, desde su lugar de militante. Calificó al proyecto impositivo de Axel Kicillof como insuficiente y, ante la difusión de sus declaraciones dijo desde Twitter: “En tiempos de posverdad, cualquier atisbo de pensamiento crítico es tergiversado para reducir el debate a maniqueísmos domesticables. No aceptemos la lógica cizañera y estupidizante del periodismo amarillo. No dejemos que nos roben el derecho a expresarnos sin edulcorantes”.

En esta Nota