sábado 13 de agosto de 2022
POLITICA negociación de la deuda

Guzmán extiende el canje y se espera una nueva oferta la próxima semana

Según trascendió, el valor presente de los bonos llega a los US$ 50 por cada 100 y se suma un cupón atado a exportaciones. Buscan mejorar la aceptación de acreedores.

13-06-2020 02:10

La fecha de vencimiento de la oferta a los bonistas, volvió a extenderse y en el mundo finananciero ya le dicen “el canje eterno”. Esta vez, el plazo para cambiar los bonos de deuda bajo ley extranjera se estiró por una semana, hasta el próximo viernes 19 de junio.  

A partir del martes, cuando venzan los acuerdos de confidencialidad, se dará a conocer la nueva propuesta oficial a los acreedores, que llegaría a los US$ 50 cada 100 por bono y que podría acercase aún más de lo piden los bonistas con un cupón atado al crecimiento de exportaciones.

La nueva propuesta llegará a mediados de la próxima semana. “Se extiende la fecha de cierre de la oferta para poder enmendarla luego del martes, al finalizar los acuerdos de confidencialidad”, precisó el titular del Palacio de Hacienda, Martín Guzmán.

En ese marco, el ministro explicó que “las conversaciones con los acreedores continuarán también hasta esa fecha”, el martes 16. La oferta será “muy modesta” en términos de baja de capital y “sostenible” en el tiempo en el capítulo intereses, anticipó Guzmán.

El trámite para definir el nuevo plazo se hizo mediante una nota enviada a la Securities and Exchange Commission (SEC), el regulador del mercado financiero en Estados Unidos.

 “La República Argentina extendió por un período adicional el vencimiento de la invitación que hizo a los tenedores de ciertos bonos elegibles para presentar órdenes para canjear sus Bonos Elegibles por nuevos bonos”, explica el texto.

El deadline ahora es el 19 de junio, a las 5 pm hora Nueva York, pero tampoco sería el definitivo. Al presentar una nueva oferta oficial, el Gobierno puede definir una fecha límite. “Me gustaría que pudiese ser extensa”, reconoció uno de los armadores de la propuesta a PERFIL. “Pero no hay tanto tiempo”. En el canje de 2010, la oferta estuvo abierta durante 2 meses y medio.

Los bonistas con los que dialoga el Gobierno, que están repartidos en tres grupos, representan sólo el 40% del universo de tenedores. El 60% restante no se identificó y es tarea de los bancos “salir a vender” el canje, una vez que se confirme la segunda propuesta. Según Economía, será la definitiva.

Como en las oportunidades anterioes, la extensión pone fechas para anunciar resultados y para la liquidación, aunque también se modifican según se vaya corriendo la fecha de cierre.

“Desde la extensión anterior de la invitación, la República continuó manteniendo proactivamente debates con distintos grupos de inversores, adelantó posibles ajustes y recibió comentarios de inversores, así como también otras sugerencias sobre los diferentes caminos para mejorar los cobros”, detallá en la presentación la cartera económica.

Valor. “La República se encuentra analizando estas sugerencias para maximizar el apoyo de los inversores, al mismo tiempo que preserva sus objetivos de sostenibilidad de la deuda”, agrega. Esas sugerencias y mejoras incluyen acercarse al valor reclamado por los bonistas, entorno a los US$ 53 dólares.

Hasta ahora, los últimos datos revelados por el  Gobierno daban cuenta de una oferta entorno a los US$ 47. Está previsto que la oferta se mejore hasta los US$ 50, un valor que sería el límite de lo aceptable para ofrecer según las condiciones fiscales locales.

Un informe técnico del FMI detalló que había margen para mejorar la oferta de US$ 47 pero no por mucho.

Al 50% de valor que se acerca el equipo de Guzmán para cerrar la brecha, se sumaría un instrumento a modo de ‘cupón’ atado al crecimiento de las exportaciones.

Cupón. En las reestructuraciones de deuda del default de 2001, se implementó el Cupón de PBI como instrumento para hacer la oferta más atractiva: implica un pago adicional cuando se llega a un determinado número de crecimiento, que era del 3%. Sin embargo, la intervención en el Indec generó cambios en las mediciones y se perdió la credibilidad sobre las cifras de crecimiento. Con ese antecedente, algunos bonistas incluyeron en sus contrapropuestas la alternativa de un cupón pero lo ataron a que haya una auditoría del Fondo Monetario Internacional.

En la edición digital del Boletín Oficial se publicó la Resolución 282/2020 con la extensión.

 


 

En Wall Street, subastaron los seguros contra default

Ayer comenzó la subasta de una parte de los CDS (seguros contra default). Estas coberturas se gatillaron luego de que el 1 de junio la International Swaps and Derivatives Association (ISDA, sus siglas en inglés), señalara que cuando este organismo consideró que la Argentina había incurrido en “falta de pago” el 22 de mayo de los intereses por u$s 500 millones de tres bonos (Global 2021, 2026 y 2046).

El valor promedio fue de US$ 34,5 en la primera subasta pero el valor final cerró en US$ 31,5, según los datos que publicó el ISDA en la tarde de ayer.

Partiparon 11 dealers en la operación. El límite de las operaciones fue de US$ 310 millones para la venta.

Se estima que el total de estos seguros (que pueden tomar los tenedores de bonos pero también inversionistas que apuestan a que la Argentina no honre sus deudas) alcanzan a US$ 2.170 millones netos, más que la subasta que se realizó en 2014, cuando el país entró en cesación de pagos mientras era ministro de Economía Axel Kicillof, quien no llegó a un acuerdo con los fondos buitres que no quisieron adherirse a la propuesta de pago de la Argentina.

Esta negociación está enmarcada por la negociación de deuda que se extiende y por la expropiación de Vicentin, un tema que preocupa a algunos bonistas por la falta de seguridad jurídica que esto significaría.

R.P.

En esta Nota