lunes 20 de septiembre de 2021
POLITICA elección bonaerense
11-09-2021 00:38

Kicillof, uno de los dirigentes que pone mucho en juego

El gobernador quiere la mayoría en el Senado de la provincia. Con un vínculo cortante con la oposición, busca obtener tres bancas para no depender de JxC.

11-09-2021 00:38

La pelea nacional hizo que la batalla en la provincia de Buenos Aires pasara desapercibida. Sin embargo, Axel Kicillof se juega mucho más que otros dirigentes en esta elección en la que necesita dejar atrás el escenario adverso que tiene en el Senado para avanzar en proyectos que sin mayoría no puede imponer.

En estos casi dos años de gestión el diálogo fue cortante. El gobernador bonaerense consiguió el acompañamiento de algunos proyectos pero otros fueron modificados por Juntos por el Cambio, como la reforma impositiva que terminó con un esquema menos progresivo de lo que planteaba el oficialismo. También pasó por fuertes tironeos, como los que se vieron en la negociación de pliegos para ocupar cargos judiciales. Esta tensión está centrada en el Senado, donde de los 46 legisladores, 26 pertenecen a Juntos por el Cambio y los veinte restantes al Frente de Todos. El gobernador necesita sumar tres bancas, y para esto mira con especial atención la primera sección electoral, que incluye los distritos del norte del Conurbano, pero también el interior, sobre todo la cuarta sección, donde podrían sumar una banca. Si los pronósticos acompañan a la Casa de Gobierno en La Plata, la séptima sección podría darle ese tercer senador que necesitan. “El PRO, Cambiemos o el macrismo se encargó a entorpecer y obstaculizar varias de las iniciativas”, dijo Kicillof antes de que comience la veda electoral. Y agregó: “No son halcones ni palomas: son buitres”. Se refería al vínculo que tiene con la oposición en la provincia que gobierna. En el futuro, Kicillof debe dar discusiones económicas como el Presupuesto 2022, pero también peleas por las tres vacantes en la Suprema Corte; otros nombramientos judiciales y hasta el futuro de Julio Conte Grand, el procurador que fue funcionario de María Eugenia Vidal y hombre de máxima confianza de la ahora candidata en la Ciudad de Buenos Aires.

Alberto F se calza los guantes para llegar al segundo tiempo electoral con aire

Si logra números positivos este domingo y los mantiene en las elecciones generales de noviembre, también podrá avanzar con el reemplazo de Juliana Di Tullio en el Banco Provincia después de asumir como senadora nacional. En el Senado bonaerense, la oposición no solo es mayoría, sino que además cuenta con quórum propio, con lo que obliga al oficialismo a consensuar y negociar el tratamiento de cada proyecto que ingresa a la Cámara alta. A pesar de que esperan resultados más ajustados que en los comicios de 2019, en estas elecciones están en juego las bancas de la pelea de 2017 en las que ganó Juntos por el Cambio. Por eso, la oposición tiene más para perder al tener que renovar 16 bancas, mientras que el Frente de Todos pone en juego 7. Desde la oposición reconocen que será difícil mantener los números actuales y se preparan para una negociación más dura con la gestión de Kicillof.

 El escenario es otro en Diputados. Si bien el oficialismo no cuenta con quórum propio, es la primera minoría al tener 46 de las 92 bancas. Esto lo coloca a solo un voto de lograr mayoría y quórum, lo que consigue con bloques aliados ya que, a diferencia del Senado, en la Cámara baja existen otras tres bancadas además de la de Juntos por el Cambio (Cambio Federal, la izquierda y 17 de Noviembre).