POLITICA
MALVINAS

La ambigua posición del gobierno de Milei sobre Malvinas: ¿Falta de estrategia o "ignorancia"?

La demora en la respuesta del gobierno nacional ante la visita del canciller británico a Malvinas abrió un interrogante sobre su postura frente al histórico reclamo de soberanía. La proyección con Julio Argentino Roca, el traspié de Mondino y un comunicado hipócrita.

La Canciller de Argentina, Diana mondino reunida con el Canciller británico David Cámeron
La Canciller de Argentina, Diana mondino reunida con el Canciller británico David Cámeron | Twitter Diana Mondino

No pasaron ni cien días de gobierno de Javier Milei que la Cuestión Malvinas volvió a escalar a lo más alto de la conversación pública. Si bien el asunto fue agitado por un factor externo, puso bajo la lupa la postura que tendrá el primer presidente autodefinido como "anarco capitalista" frente a la que es la única política de estado que trasciende las divisiones políticas en Argentina.

La llama la encendió la visita del canciller del Reino Unido, David Cameron, a las Malvinas. El pasado martes el enviado de Rishi Sunak, que reemplazó a James Cleverly a fines del año pasado, se convirtió en el primer alto funcionario británico en pisar el territorio en disputa desde 2016. Aprovechando su viaje a Sudamérica para acudir a la cumbre de cancilleres del G20 en Brasil, el exprimer ministro conservador pisó Puerto Argentino y afirmó ante los ciudadanos británicos que viven en las islas que, si fuera por su país, mantendría ese enclave colonial "por siempre".

El inmediato - y esperable- repudio de Argentina no provino del presidente Milei sino del gobernador de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, Gustavo Melella. Pero mas que dirigirse a los británicos, el mandatario de la provincia más austral apuntó contra el gobierno nacional por la demora y el modo en que reaccionó.

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

La fina ironía de Diana Mondino con Cameron, luego de su viaje a Malvinas: "Valoramos el gesto de incluir a la Argentina en su visita"

"La postura por parte del gobierno que representa respecto al arribo a Malvinas del Canciller británico llegó de la manera menos inteligente posible, solamente puede sostenerse en un contexto de ignorancia sin precedentes o de un entreguismo liso y llano", dijo el gobernador fueguino en un extenso hilo en X.

Milei, que se había reunido con Cameron en el Foro de Davos en enero, no habló sino a través de su portavoz, Manuel Adorni. El vocero presidencial dijo que la visita del canciller británico a las islas "es un tema de la agenda del funcionario y del gobierno inglés", y apenas mencionó el reclamo de soberanía sobre las Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y sus espacios circundantes. Un reclamo en pos de la integridad territorial argentina que es "legítimo e imprescriptible" y que fue inmortalizado en la constitución nacional que reivindica el presidente Milei, dueño del slogan "dentro de la ley, todo; fuera de la ley nada".

Pero la publicación del gobernador fueguino, que llamó al gobierno "ignorante" o "entreguista", fue replicada por sus pares de otras provincias. Y, por más prematuro que parezca, abrió un interrogante respecto a la posición del gobierno de Milei frente a la Cuestión Malvinas, tanto frente a la provocadora visita de Cameron como a la postura que tendrá el país durante el gobierno libertario.

20230120_milei_david_cameron_afp_g
Javier Milei y David Cameron.

Una tesis sobre lo que piensa el gobierno de Malvinas

La encargada de responder ante la reciente avanzada simbólica del Reino Unido fue Diana Mondino. "Valoramos el gesto del canciller de UK Cameron de incluir a la Argentina en su vista a la región. Estaremos felices de recibirlo, en una próxima ocasión, también en Buenos Aires", publicó en X la ministra de Relaciones Exteriores y Culto.

Con su filosa ironía, Mondino marcó una diferencia simbólica con sus antecesores que, según el historiador Nelson Durante, recuerda a la postura que sostuvo el canciller Luis María Drago durante la segunda presidencia de Julio Argentino Roca.

"En ese momento el canciller dijo que un mapa 'no quita ni otorga derechos', lo mismo que una visita, en este caso la de un canciller británico a una parte del territorio argentino", dijo Durante a PERFIL, actualmente director de la cátedra Islas Malvinas, adyacentes, Mar Austral y Antártida Argentina de la Fundación Nuestra Historia.

Reino Unido David Cameron Islas Malvinas g_20240220
La presencia del canciller británico, David Cameron, en Malvinas “encarna el colonialismo del siglo 21”, advirtió el gobernador fueguino Gustavo Melella.

El experto resaltó que Roca, uno de los expresidentes admirados por Javier Milei, fue el artífice del actual mapa político argentino que incluye la Antártida Argentina y las islas del Atlántico Sur. "Fue el presidente que le dio a Argentina su integridad continental. A su vez el primer presidente que tuvo como objetivo la Antártida, que es conquistado por el gobierno argentino en su segunda presidencia", agregó Durante, deslizando la posibilidad de que el actual presidente siga esa línea nacionalista.

"Roca y las Malvinas tiene algo muy particular: quiso llamar al primer arbitraje internacional. El memo que le envía a los ingleses habla de derechos y reclamos soberanos. Nadie lo había hecho antes. Habían derechos de posesión y títulos sobre las islas, pero no derechos de soberanía real de la Argentina ya considerada como un estado frente al Reino Unido", agregó el historiador.

El traspié de Mondino en derecho internacional

Pero unos cuantos meses antes de esta célebre coincidencia histórica entre liberales, Mondino había incurrido un error conceptual involuntario que atentaría contra su capital político en materia diplomática, pese a que todavía no había asumido un cargo sino que apenas sonaba como la eventual canciller del gobierno de Javier Milei.

En un gesto "provocador", el canciller británico visitará Malvinas para defender la "autodeterminación" de los isleños

Ocurrió cuando en una entrevista con el medio inglés The Telegraph, cuando la economista y empresaria había afirmado que se respetarían los "deseos" de los isleños (que alude a su autodeterminación de la población implantada), en vez de sus intereses (tal como sostiene la parte argentina), en un eventual gobierno de Milei. Fue un tecnicismo que no pasó desapercibido y que generó repudio por contradecir los principios del derecho internacional que invoca Argentina ante organismos internacionales para exigir la reanudación de las negociaciones por la soberanía del territorio usurpado en 1833.

Lo cierto es que a dos meses de gestión, el gobierno de La Libertad Avanza todavía se está acomodando en el gigantesco organigrama de la administración pública nacional. Incluida la Cancillería, una torre de marfil que también tiene cuadros politizados y que todavía falta darle forma.

A falta de experiencia diplomática, Mondino, que es empresaria y economista, está asesorada por un equipo con vasta experiencia en política exterior, según informó una fuente diplomática a PERFIL cercana a Mondino, días después de que asumiera como canciller. Una gestión que incluirá la insistencia por las negociaciones sobre Malvinas.

Todo lo que dejó la reunión de Javier Milei con el canciller britanico David Cameron

"Malvinas no tiene banderas. Si tiene (alguna) es la de los 649 caídos y todos los que han caído por la libertad del mayor atropello del colonialismo: que es el imperialismo. Argentina libró varias batallas contra diferentes colonialismos y siempre salió victoriosa. Estamos ante un escenario abierto. Hay que darle la posibilidad a Javier Milei de que presente ante las Naciones Unidas su postura", cerró Durante.

Sin embargo, hubo un aspecto ambiguo sobre Malvinas que quedó plasmado después de la reunión entre Mondino y Cameron en Río de Janeiro, que duró unos 50 minutos. En el texto, que refleja un alto nivel de hipocresía por parte de los británicos, los cancilleres mostraron un punto en común: la condena a Rusia por invadir Ucrania y romper con el orden multilateral. También mostraron apenas un "desacuerdo" por Malvinas, un territorio que fue usurpado mediante el uso de la fuerza en una maniobra con proyección estratégica hacia el Atlántico Sur y la Antártida, actualmente condenada por la mayor parte de la comunidad internacional.