viernes 07 de octubre de 2022
POLITICA tiene diez dias hábiles

La jueza Capuchetti define el futuro procesal del atacante

Luego de que Fernando Sabag Montiel se negara a declarar en el marco de la causa, que lo acusa de intentar asesinar a la vicepresidenta Cristina Kirchner, la magistrada debe evaluar si lo deja en prisión preventiva mientras analiza más pruebas. El análisis del recorrido que realizó el agresor antes de llegar a Recoleta.

04-09-2022 03:07

Fernando André Sabag Montiel, la persona acusada de haber intentado asesinar a la vicepresidenta Cristina Kirchner, permanece detenido en la sede de la Policía Federal del barrio porteño de Palermo, luego de que el viernes por la noche se negara a declarar ante la jueza federal María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo.

Sabag Montiel, nacido en Brasil hace 35 años, es hasta ahora el único imputado en el expediente caratulado como “homicidio calificado en grado de tentativa”, aunque los investigadores no descartan ninguna hipótesis.

La jueza Capuchetti y el fiscal Rívolo se trasladaron desde los tribunales federales de Retiro hacia el predio ubicado en la calle Cavia del barrio de Palermo, donde el agresor se encuentra detenido desde el jueves a la noche.

Allí, él escuchó la lectura de los hechos por parte de los funcionarios judiciales y acusó un golpe en el ojo que habría recibido en el momento en el cual fue reducido por los manifestantes que el jueves por la noche se congregaban frente al domicilio de la ex mandataria, consignaron allegados a la causa.

Por esa razón la defensa oficial que asiste al sospechoso pidió que sea asistido por un oftalmólogo, y acto seguido se negó a declarar.

Voceros judiciales afirmaron que se trabaja “con todas la hipótesis abiertas” y se analiza el recorrido que hizo el sospechoso hasta llegar al lugar del hecho.

A partir de ahora, la jueza Capuchetti debe definir entonces cuál será la situación procesal de Sabag Montiel. El plazo para tomar dicha decisión es como máximo de diez días hábiles y se estima que podría pedir la prisión preventiva para avanzar con el análisis de medidas de pruebas que recién se están tomando durante este fin de semana.

Los funcionarios trabajan con un equipo multidisciplinario encargado de analizar, en principio, cuál fue la ruta por donde llegó el brasileño nacionalizado argentino a la concentración de militantes en la esquina de Juncal y Uruguay.

Para ello, se analizaron las cámaras de seguridad de varios edificios de Recoleta, los registros de la  Ciudad de Buenos Aires, así como también las grabaciones de distintos teléfonos celulares que grabaron el momento.

El arma secuestrada es una pistola Bersa calibre 32 y las balas que se encontraron son compatibles y estaba apta para disparar y tenía residuos de pólvora, lo que indicaba que había sido disparada recientemente, según se indicó.

Más de una veintena de militantes declararon como testigos de lo sucedido, tras lo cual los investigadores coinciden en que no hay dudas de que Sabag Montiel tuvo la intención de matar. Uno de los puntos que se busca esclarecer es si las municiones estaban vencidas o si la recámara de la pistola tenía proyectiles, habida cuenta que el informe pericial señaló que estaba “apta para disparar”.

Pese a negarse a declarar, la defensa de Sabag Montiel adelantó que pretende ponerse en conocimiento de la investigación para dar testimonio en el expediente cuando lo crea oportuno.

Los funcionarios judiciales buscan además establecer si Sabag Montiel actuó solo y se tomaron hasta el momento 24 declaraciones testimoniales.

Hasta ahora, la Justicia investiga este ataque como un homicidio en grado de tentativa, y el acusado comprende la criminalidad de los hechos.

En esta Nota