Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
lunes 21 de octubre de 2019 | Suscribite
POLITICA / estrategia hacia 2019
domingo 9 diciembre, 2018

Macri delega parte de la gestión en cinco ministros para enfocarse en la reelección

Tras el G20 y su descanso en Chapelco, sumará esfuerzos para encarar el año electoral. Dujovne, Stanley, Bullrich, Frigerio y Sica, los funcionarios empoderados.

por Ezequiel Spillman

Equipo. El Presidente y Peña se pondrán al frente de la campaña. Los ministros Frigerio, clave para el armado político, y Dujovne, con el control total de la economía. Foto: presidencia
domingo 9 diciembre, 2018

Descansado, cuando este domingo regrese de Chapelco para ver el superclásico, y retome la actividad oficial el lunes, Mauricio Macri se prepara para encarar los próximos meses de su gobierno con dos premisas: apuntalar la gestión para estabilizar la economía y mostrar avances concretos y, a la vez, comenzar a recorrer el camino de la campaña para la reelección.

Con ese objetivo, el jefe de Estado decidió delegar parte de su administración en manos de cinco poderosos ministros el día a día de su gobierno para poder dedicarse, para mitad de año, full time a la actividad proselitista, que se entremezclará con las actividades propias de la gestión.

Tras el efecto positivo que generó el G20 hacia el interior del gabinete, y en el ánimo del Presidente y sus principales colaboradores, Macri planea encarar el año que viene con un grupo de ministros empoderados que trabajarán como voceros de la gestión y serán, a la vez, quienes concentren las negociaciones estratégicas con los actores económicos, sindicales y empresarios.

En ese marco, la nueva –buena– sintonía del gabinete se puede palpar en la Casa Rosada y en la residencia de Olivos. Se reúnen tres veces por semana con el Presidente (lunes, martes y jueves), un día a solas con el jefe de Gabinete, Marcos Peña (los miércoles) y los viernes organizan, desde el chat conjunto de Telegram, un almuerzo en restaurantes de San Telmo y Puerto Madero.

En el oficialismo explican que haber bajado de 21 a diez la cantidad de ministerios permitió no solo una mejor interacción entre pares sino un claro empoderamiento de cada uno de ellos hacia las relaciones con la oposición, la Iglesia, los sindicatos, los empresarios y las organizaciones sociales.

En ese contexto, para encarar el 2019 el Presidente empezará a descansar sobre cinco ministros en particular que, junto a Peña, serán decisivos para el futuro político del macrismo. De los diez ministros, la mitad ya trabaja como voceros de la gestión y además concentra gran parte de la vida de la gestión cotidiana.

En primer lugar asoma Nicolás Dujovne, el ministro de Hacienda, quien ganó la pulseada interna y tomó el control total de la economía. Junto al titular del Banco Central, Guido Sandleris, que formó parte de su equipo y fue propuesto por él para el cargo, trabajan para llegar a la campaña electoral con la macroeconomía estabilizada.

“Lo importante es dar un mensaje de que estamos en el camino correcto sin dar pronósticos”, le dijo Dujovne al gabinete en los últimos días. En el Palacio de Hacienda aseguran que la inflación bajará ostensiblemente y que, comparado con 2018, habrá una disminución considerable. Además, cree que, entre el campo y el sector energético, habrá dólares para sostener el tipo de cambio dentro de las bandas que acordó el Gobierno con el FMI.
El otro ministro clave será Rogelio Frigerio, el titular de la cartera del Interior, quien deberá sortear las leyes del Congreso, junto a su amigo Emilio Monzó, y además comenzará a recorrer las provincias en busca de acuerdos para plantear candidaturas locales. De hecho, esta semana estará en una gira por el sur, que incluye Tierra del Fuego y Santa Cruz.

Paralelamente, otro ministro clave será Dante Sica, hoy a cargo de la relación con la CGT y los sindicatos, y también quien viene pujando internamente porque Sandleris empiece a bajar las tasas de interés. Aún esa disputa viene siendo en voz baja ya que Dujovne le prometió que, en la medida en que se estabilice la economía, las tasas irán bajando. Pero la crisis de las pymes puso a Sica en un callejón complejo de salir.


El nuevo diagrama de poder dentro del oficialismo incluye a las dos ministras del gabinete, hoy con más poder que nunca, y las dos que suenan como candidatas a vice de Macri.

Por un lado, Patricia Bullrich, de Seguridad, será una de las caras visibles de la campaña, en el rol en el que le toque estar. La resolución sobre el nuevo reglamento para el uso de armas de fuego conlleva una política de seguridad en la que trabaja la ministra junto al flamante encargado del área en la Ciudad, Diego Santilli, para endurecer a la Policía y dispersar manifestaciones violentas con mayor facilidad y eficacia, según apuntan fuentes oficiales.

Finalmente, Carolina Stanley, la superministra social que deberá lidiar con los reclamos de las organizaciones piqueteras, en particular durante diciembre pero, especialmente, en el período electoral. Stanley, tras sumar el área de Salud, tiene a su cargo la Superintendencia de Servicios de Salud, donde se regula a las obras sociales sindicales, otro desafío para el 2019.

Por su parte, Peña será, al igual que en las últimas campañas, uno de los jefes del discurso y del esquema proselitista de Cambiemos. De hecho, el jefe de Gabinete viene manteniendo, de manera progresiva, reuniones en el búnker del PRO sobre la calle Balcarce, a tres cuadras de la Casa Rosada, donde se armó una mesa política con los aliados del frente oficialista. De hecho, el lunes pasado, en una cena reservada con radicales y funcionarios, el jefe de Gabinete ya mostró que, además de la gestión, estará fundamentalmente concentrado en ganar la reelección de Macri.

La crisis se llevó al Gabinete económico

Tras años de peleas internas, miradas diferentes y antagonismos, el gabinete económico que había conformado Macri se disolvió. Los funcionarios encargados del tema se reunían los martes a la mañana, de manera quincenal, y luego pasaron a ser almuerzos de trabajo. Sin embargo, tras la última crisis, con devaluación incluida, el Presidente terminó de convencerse de que lo ideal para regular los factores económicos era una única dirección macroeconómica.

Quien quedó en ese lugar es Nicolás Dujovne, el ministro de Hacienda, quien hoy controla la estrategia junto a su ex asesor, el titular del Banco Central, Guido Sandleris. Es más: a diferencia de los primeros años de gestión, todas las decisiones pasan por el quinto piso del Palacio de Hacienda y no se pierden en la jefatura de Gabinete, en particular tras la salida –con alivio para muchos funcionarios– de Mario Quintana.

En el caso de las obras públicas, aparecen el ex vicejefe de Gabinete, Gustavo Lopetegui, y los ministros Guillermo Dietrich y Rogelio Frigerio, de Transporte e Interior respectivamente. En Energía, Dujovne logró apaciguar el ímpetu de Javier Iguacel, aunque tiene que conciliar la pésima relación que el secretario mantiene con el titular de YPF, Miguel Gutiérrez, un amigo personal del ministro de Hacienda. Domesticado, Iguacel bajó su perfil y, por ahora, sigue en su cargo.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4789

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.