POLITICA
el regreso

Macri va por un raid de reuniones y planea un apoyo a Milei sin acuerdo de cogobierno

El expresidente está convencido de que antes de avanzar en un pacto con La Libertad Avanza debe reorganizar el PRO. Su propuesta a Javier Milei llegará solamente a un acuerdo parlamentario y darles apoyo ideológico a las propuestas del Ejecutivo. Mauricio Macri niega la posibilidad de sumarse al Gobierno pero habla con el jefe de Estado y le da consejos. El dirigente del PRO se reunirá con Patricia Bullrich y otras figuras como Horacio Rodríguez Larreta.

20230218_soledad_acuña_macri_cedoc_g
Apoyo. Esta semana Macri recibió en el sur a Soledad Acuña, quien lo bancó para presidir el PRO. | cedoc

“Lo mejor que puede hacer Mauricio es reunirse con el Presidente a solas sin que nadie sepa, así no se genera tanta expectativa”. Una de las personas de mayor confianza de Mauricio Macri revela ante PERFIL uno de sus últimos diálogos con el exjefe de Estado, quien regresará de Villa La Angostura en las próximas horas con la idea de reunirse con el presidente Javier Milei.

En el horizonte aparece un acuerdo entre el PRO y La Libertad Avanza que, desde que se expresó el deseo del primer mandatario de avanzar, no tuvo más que deseos.

En la cabeza de Macri está la convicción de que, primero y ante todo, se debe reordenar el partido que fundó hace más de dos décadas y que, para ello, necesita anudar todas las distintas partes en las que se dividió.

Por ello, en su hoja de ruta, la propuesta concreta a Milei, con quien mantuvo varios intercambios por WhatsApp en estos meses, tendrá que ver con un apoyo parlamentario e ideológico a la marcha general de gran parte de las propuestas del Ejecutivo y, acaso, algunos nombres propios para lugares puntuales. El último: Manuel Passaglia, exintendente de San Nicolás, para la Anses. Pero no mucho más. El resto quedará para más adelante. En otra etapa del Gobierno. O para las elecciones parlamentarias de 2025.

Macri imagina un acuerdo sujeto a que Cristian Ritondo presida Diputados

Ante sus íntimos, Macri se niega a armar un acuerdo que implique un cogobierno de LLA con el PRO. Lo explica de manera sencilla: si al Gobierno le fuera bien, el éxito será total y absolutamente de Milei, lo que dejaría al partido amarillo en un segundo plano. En caso de que el oficialismo no logre domar la inflación y continúe acentuándose la crisis social y política, un cogobierno arrastraría al PRO en esa crisis.

Por ello se espera una cumbre con Milei esta semana –al cierre de esta edición no estaba cerrado cuándo y dónde aún–. En los chats reservados entre ambos, Macri lo alertó de temas puntuales –como los movimientos oscilantes de algunos gobernadores, en especial los que maneja el consultor Guillermo Seita–, le dio consejos en materia internacional y hablaron de la caída de la ley ómnibus, donde el expresidente se metió de lleno para que los 37 diputados que maneja Cristian Ritondo voten de manera conjunta a favor de todos los artículos.

En otras palabras, el expresidente está dispuesto a seguir dándole su apoyo al oficialismo pero, a la vez, quiere conservar la identidad del partido. Un apoyo con autonomía.

En ese marco, en el top de su agenda, que arrancará esta semana, están encuentros con las figuras del PRO. Entre ellas, Patricia Bullrich, la ministra de Seguridad y presidenta saliente del partido, con quien chateó luego de que ella lo saludara por su cumpleaños, hace diez días.

“Viene una etapa de transición en el partido. Patricia primero va a hablar con Mauricio y ahí verá qué paso sigue”, confían cerca de la ministra a PERFIL.

También el expresidente va a convocar a otras figuras como Horacio Rodríguez Larreta –quien en estos meses disfrutó como nunca del tiempo libre, de sus hijas y de su mujer, Milagros Maylin– para intentar acordar una lista de unidad. El cierre de las listas para la nueva conducción del PRO es el 19 de marzo. Macri quiere atar todos los cabos sueltos.

Patricia Bullrich apuntó contra Mauricio Macri: "Yo represento a la parte mayoritaria del PRO"

Pero además tendrá una propuesta: ser un “puente” para que en un futuro, a mediano plazo, sean las nuevas generaciones del PRO las que se pongan al frente del partido. Cuadros jóvenes y valientes, es lo que piensa.

En nombres: la intendenta de Vicente López, Soledad Martínez; los diputados Martín Yeza y el bullrichista Damián Arabia; los legisladores Darío Nieto y Emmanuel Ferrario; la vicejefa porteña, Clara Muzzio; el gobernador de Chubut, Nacho Torres; los diputados bonaerenses Agustín Forchieri y Alex Campbell, entre los nuevos dirigentes del espacio que viene mirando con detenimiento.

Un dato anima esta movida: las relaciones entre ellos son infinitamente mejores que las de sus jefes. Por ello, refundar el PRO hoy se impone como una máxima junto a otra: retomar el “pará qué vinimos”.

De esto habló Macri esta semana con la exministra de Educación porteña Soledad Acuña, y con el economista Hernán Lacunza, los últimos en visitarlo en el country Cumelén, en el sur. Ambos se fueron con la sensación de que buscará que el PRO vuelva al poder en 2027 como mentor de una nueva etapa.