martes 21 de septiembre de 2021
POLITICA Mirando al Congreso
30-09-2020 14:00
30-09-2020 14:00

Pese a la presión de Alberto Fernández, la reforma judicial sigue paralizada

El mismo día que se conoció la decisión de la Corte Suprema en contra de la maniobra del kirchnerismo, el Presidente pidió que Diputados acelere el tratamiento de la reforma pero aún no hay cronograma para su debate.

30-09-2020 14:00

Ya pasó un mes desde la media sanción de la reforma judicial en el Senado y aún no hay novedades sobre el inicio del tratamiento en la Cámara de Diputados, la segunda instancia de debate que tiene que superar el texto enviado por el Poder Ejecutivo para convertirse en ley.

Este dato no pasó desapercibido por el presidente Alberto Fernández y ayer, durante una visita a Rosario, sostuvo que "sería muy bueno" que se apruebe el texto en la Cámara baja. 

"Nosotros hemos mandado al Congreso una ley que propone una reforma en la justicia federal, que vuelve el sistema acusatorio para la justicia federal, y que crea tribunales en la zona de Rosario", recordó el mandatario, quien se encontraba acompañado por el gobernador de Santa Fe Omar Perotti

El pedido del Presidente, para nada inocente, se produjo apenas antes de conocerse la decisión de la Corte Suprema de aceptar el pedido de per saltum a los tres jueces a los que el kirchnerismo intentó desplazar de Comodoro Py para devolverlos a sus puestos originales. 

La referencia de Alberto Fernández fue recibida en el ámbito parlamentario como una presión, pero al mismo tiempo por ahora no hay indicios de cómo podría incorporarse la discusión que llevará casi dos meses al temario que ya se encuentra cargado con el análisis del Presupuesto 2021 y del Aporte Solidario y Extraordinario, el proyecto de Carlos Heller y Máximo Kirchner para recaudar unos $300 mil millones.

Reforma judicial: los 8 principales cambios al proyecto en el Senado

El oficialismo ya anticipó que tiene en agenda la exposición de 49 especialistas sobre el tema, a los que se sumarían los expertos que quiera aportar la oposición y llevaría alrededor de dos meses la discusión en comisión. Según comentaron a PERFIL fuentes del oficialismo, por el momento la prioridad tiene que ver con aprobar el Presupuesto 2021 y el Aporte Solidario y Extraordinario, con la intención de llevarlo en dos semanas al recinto. 

También se debe advertir que el oficialismo prometió para fines de septiembre el proyecto final sobre la reforma previsional, con la nueva fórmula para calcular el haber jubilatorio y tampoco dio a conocer ningún avance del texto que debe tener el visto bueno del Presidente. 

Con la reforma judicial, el escenario que enfrenta el Frente de Todos tiene dos aristas fundamentales. Por un lado, debe asegurarse el respaldo de bloques aliados para alcanzar el número de voluntades necesarias para su aprobación, ya que con los 118 integrantes del Frente de Todos no le alcanza.

Máximo Kirchner
Máximo Kirchner

Antes del recrudecimiento de los cortocircuitos entre el oficialismo y la Justicia, algunos bloques como el lavagnismo y los legisladores que se referencian en el gobernador cordobés Juan Schiaretti se habían pronunciado por la negativa. 

Pero algunos gestos a favor del funcionamiento remoto de la Cámara de Diputados que impulsó el Presidente del cuerpo Sergio Massa abrieron la puerta a una negociación que se encuentra en curso. 

El otro punto en cuestión tiene que ver con el sistema de sesiones virtuales que en varias oportunidades complicó el funcionamiento y profundizó la grieta entre el Frente de Todos con Juntos por el Cambio. El interbloque que comanda Mario Negri ya expresó de manera formal que no está dispuesto a tratar de manera remota ni el Presupuesto 2021, el Aporte Solidario y Extraordinario y la Reforma Judicial.

Y en ese sentido, el oficialismo sumó un nuevo foco de discordia con la presentación de un proyecto de resolución cuya autora es la entrerriana Mayda Cresto, con el aval de las altas esferas.

La iniciativa busca habilitar en forma permanente las sesiones a distancia, es decir que cada vez que se necesite trabajar se podrá hacer, sin engorrosas negociaciones ni consensos con la oposición. En Juntos por el Cambio ya hablan directamente de una "guerra" con el oficialismo, y descuentan que no habrá más instancias de conversaciones amistosas para definir el temario de las sesiones. 

La diputada de la Coalición Cívica Mónica Frade, cercana a Elisa Carrió, fue una de las primeras en expresar el malestar con la maniobra.

El artículo del reglamento que se pretende modificar es el 14 y de acuerdo al proyecto al que tuvo acceso PERFIL la nueva versión diría: "Los diputados no constituirán Cámara fuera de la sala de sesiones, salvo los casos de fuerza mayor. Cuando la Cámara se encontrase imposibilitada de realizar sesiones presenciales, las mismas se llevarán a cabo de manera telemática. La presidencia proporcionará la plataforma de conexión, que permitirá continuar con total normalidad su funcionamiento".

El lunes próximo comenzará a tratarse el tema en la Comisión de Peticiones, Poderes y Reglamento que encabeza la propia Cresto y en donde se anticipan chispazos con los referentes de Juntos por el Cambio. 

También trascendió que en los próximos días podría presentarse una iniciativa para incorporar la obligación de que se garantice la paridad de género en las autoridades de la Cámara de Diputados, ya que en la actualidad son cuatro hombres los que están en la conducción del cuerpo legislativo. Además de Massa, están Alfredo Cornejo, Alvaro González y José Luis Gioja, con lo que se podrían impulsar cambios en ese esquema. 

DM/MC