martes 04 de octubre de 2022

Qué decía el kirchnerismo cuando estalló el escándalo de Felisa Miceli

Néstor Kirchner, Alberto y Aníbal Fernández fueron sus férreos defensores luego que PERFIL descubrió la bolsa en el baño. Las jugadas en el Congreso. Qué decían.

27-12-2012 21:13

Ahora está sola. Pero cinco años atrás, la exministra de Economía Felisa Miceli tuvo el respaldo del Gobierno nacional cuando se conoció el escándalo por la bolsa de dinero que apareció en el baño de su despacho, en el Palacio de Hacienda.

"No tenemos hasta aquí razones para no creer"
las explicaciones de Miceli, dijo el entonces jefe de Gabinete, Alberto Fernández. "Nos contó la verdad que le contó a los medios: no tenemos hasta aquí por qué no creerle. Hay una instancia judicial abierta y confiamos en que ella pueda explicarlo a la Justicia", señaló, sin imaginar que, años más tarde, un tribunal la condenaría a cuatro años de prisión y al decomiso de parte del dinero.

"Lo que me dijo me basta y sobra.
El resto lo tendrá que explicar al fiscal y seguro que lo podrá hacer”, reiteró. También había señalado que Miceli pertenecía al tipo de personas que lleva "una vida austera" y afirmó que él sabía que la ministra "estaba buscando esa casa" e insistió que para el gobierno fue "más que suficiente" la explicación que dio sobre el origen del dinero. "No es merecedora de la imagen que se le está planteando", lamentaba Fernández.

El presidente Néstor Kircher, en un primer momento, había ratificado a Felisa como ministra de Economía, tras declararse conforme con las explicaciones de la funcionaria sobre el dinero hallado en su oficina. "El Presidente y yo quedamos conformes con las explicaciones", había comentado Fernández.

Silencio ministerial. A diferencia del exhombre de confianza del matrimonio presidencial, el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, pasó un mal momento cuando le preguntaron sobre el caso. En el medio de una conferencia de prensa sobre un crédito para obras de energía le consultaron por el tema: "No es el tema de la conferencia", respondió De Vido, visiblemente molesto. Luego se levantó y abandonó la sala.

Una defensa inédita hizo el siempre verborrágico Aníbal Fernández, por entonces ministro del Interior. Este fue el diálogo con la periodista Magdalena Ruiz Guiñazú:

Magdalena: ¿Pero dejarlo en el baño...? ¿Usted dejaría plata en el baño?
Aníbal Fernández: Yo no, pero si usted quiere dejarla, déjela… Yo no le puedo decir a usted…
M: Yo jamás lo haría, para eso están los bancos. Por eso llama la atención.
AF: Yo tampoco, pero los datos que tengo son que consta en su declaración jurada y que forma parte de una compra de un bien inmueble…
M: Pero perdón: hoy día tengo entendido que por el impuesto al cheque no se puede pagar en efectivo la compra de un inmueble.
AF: Yo no lo sé. Le cuento lo que conozco y hasta donde conozco yo...
M: Convenga conmigo en que es rarísimo…
AF: Cuando me comentaron el hallazgo, me preocupé muchísimo de lo sucedido y lo hice saber. Después, la contestación que he tenido es la que le estoy contando a usted, y es público y notorio que son las explicaciones que da la ministra, yo no tengo por qué no creerlas…

Qué dijo el bloque K. En el Congreso la defensa por Miceli se asemejó a una reacción en cadena. Ni Diputados ni Senadores trataron el tema por imposición del Frente para la Victoria. En la Cámara Baja, Agustín Rossi, jefe de la bancada K, expresó el rechazo de su sector.

En tanto, el titular del bloque en la Cámara Alta, Miguel Angel Pichetto, anunció que el oficialismo no facilitaría esa reunión legislativa: "no se va a habilitar ninguna discusión en ese sentido, habida cuenta de que el Senado ingresó en el receso invernal de cada año por las próximas dos semanas", dijo, de manera escueta.

En esta Nota