sábado 13 de agosto de 2022
POLITICA ASUMIO MASSA

Quiénes son los manifestantes que agredieron a funcionarios y periodistas en Casa Rosada

Momentos de fuerte tensión se vivieron ayer en los alrededores de Casa Rosada previo a la jura del ministro de Economía. Dos personas fueron detenidas por golpear los autos oficiales y agredir a periodistas.

Mirta Tundis, Julián Domínguez, Pablo Moyano, Luis D'Elía, Juan Grabois, Romina Del Pla y Myriam Bregman. Esos son solo algunos de los nombres de dirigentes de la política que fueron agredidos verbalmente ayer y en los últimos días por un reducido pero ruidoso grupo dedicado a los escraches. En la previa a la asunción de Sergio Massa como ministro de Economía también agredieron a periodistas y dos personas resultaron demoradas y están a disposición de la Justicia. 

Se trata de Bruno Rotela Rodríguez y Gastón Guerra, quienes forman parte del grupo de personas que sumó sus gritos y golpes a autos oficiales durante la tarde de ayer sobre el portón de ingreso a Casa de Gobierno. El segundo se hizo rápidamente conocido porque fue tomado por las cámaras de televisión mientras golpeaba la camioneta en la que se trasladaba Massa.

Disturbios y golpes al auto de Sergio Massa, y ataques a periodistas en Casa Rosada

También fue uno de los dos hombres que encaró al periodista de C5N Lautaro Maislín. Minutos después fue abordado por Daniel Malnatti de Todo Noticias y ahí contó que es de la localidad de Moreno y justificó su violenta actitud en que la situación de su familia "no da para más" y "vivo con la soga en el cuello".

Minutos después apareció la policía y Guerra terminó demorado por algunos minutos, rodeado por un cordón de agentes de la Ciudad. 

De acuerdo a lo que pudo saber PERFIL, la demora fue luego de una denuncia de un agente de la Policía de la Ciudad por la vandalización de un vehículo perteneciente al Gobierno porteño. Guerra, de 31 años, y Rotela Rodríguez, un ciudadano con discapacidad oriundo de Paraguay, de 32, son los dos imputados en un expediente que se abrió en la Justicia porteña. 

Ambos están en libertad pero a disposición del fiscal Federico Tropea, titular de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N°15, quien inició actuaciones por averiguación de daño. No hubo denuncias por parte del periodista que fue abordado por uno de los imputados. 

El grupo de agresores

Tanto Rotela Rodríguez como Guerra eran parte ayer de un grupo de personas que desde hace semanas se mueve por lugares como los alrededores de la Casa Rosada, el Congreso de la Nación y la Quinta Presidencial de Olivos. Si bien a veces las caras cambian, al menos entre cinco y diez de esas personas siempre están en esos lugares atentos a la llegada de algún dirigente político.

"Chorros", "basuras" y "váyanse a vivir a Cuba" son sólo alguna de las frases que pronuncian a los gritos para agredir mientras sostienen sus celulares con las cámaras encendidas grabando al destinatario de esas expresiones. Algunos lo hacen con trompetas de cotillón y una bandera argentina sobre sus espaldas.

Generalmente lo hacen en la calle al borde de los vallados de los edificios públicos, pero en casos como el de Mirta Tundis, ex diputada del Frente Renovador, o del diputado del PRO Rodrigo De Loredo, no tienen inconvenientes en ingresar a restaurantes. 

Sergio Massa juró como superministro: la esperanza de Alberto Fernández y un gracias a Batakis 

Uno de los manifestantes que ayer estuvo junto al grupo más radicalizado contó a PERFIL que se trata de un grupo de personas "autoconvocadas" que se organizan a través de WhatsApp para ir a abordar a los dirigentes. Si bien se diferenció "de los más radicalizados", justificó que actúan porque están "cansados de la situación que se vive desde la pandemia".

A propósito de ello, contó que esas 30 personas comenzaron a aparecer con las primeras marchas anti cuarentena que hubo entre fines de 2020 y 2021. "La mayoría son profesionales, hay psicólogos, abogados... Empezaron a ir a las marchas pero se posicionaban como antivacunas y se definen como libertarios o republicanos en algunos casos", contó el manifestante que pidió la reserva de su identidad.