sábado 30 de mayo de 2020 | Suscribite
POLITICA / Reemplazante de Nisman
lunes 20 enero, 2020

Sebastián Basso, fiscal de la UFI-AMIA: "Es muy difícil encontrar evidencias que modifiquen las pruebas de la causa"

El fiscal destacó que "fue un atentado terrorista" y que está probada la conexión local mediante Carlos Telleldín, que espera una sentencia para este año.

Sebastián Basso, fiscal de la UFI-AMIA. Foto: Juan Obregón
lunes 20 enero, 2020

Sebastián Basso, fiscal de la Unidad Especial AMIA, habló sobre el ataque a la AMIA ocurrido en 1994, reafirmó ciertos puntos de la investigación sobre el hecho y aseguró que después de 25 años “es muy difícil encontrar evidencias que modifiquen la prueba consolidada".

Basso ocupa desde enero de 2019 el cargo que ejerció durante años el fallecido fiscal Alberto Nisman, quien tras su muerte había sido sucedido primero por Alberto Gentili y Roberto Salum. El fiscal admitió este lunes 25 de enero que el ataque a la mutual israelí "fue un atentado terrorista" y que "la bomba fue colocada por un grupo operativo de la organización Hezbollah".

"La AMIA fue volada producto de un coche bomba. El último tenedor del motor de la Renault Trafic fue (Carlos) Telleldín, quien está en juicio oral y se espera para el primer semestre de este año una sentencia", dijo el fiscal sobre la marcha de la causa.

Al respecto, Basso explicó que ese coche bomba fue colocado “por un grupo operativo de la organización que está en el Líbano que es Hezbollah” y señaló dos indicios que condujeron la investigación en ese sentido: “un periódico en el Líbano, donde trabajan periodistas vinculados al Hezbollah se adjudicó el atentado Y en segundo lugar, porque en esa época en Argentina estaba coordinando las acciones un miembro de origen libanés casado con una argentina, del vínculo íntimo de Rabbani, el agregado cultural de la Argentina”.

El presunto cerebro del ataque a la AMIA que vive en el Líbano

En relación a las irregularidades de la investigación que terminó en un juicio por encubrimiento, Basso señaló: "El juicio por encubrimiento terminó en condenas para jueces, fiscales y policías. Eso determina que hubo irregularidades, delitos y cosas mal hechas. Eso determina que algo de la prueba está contaminada", sostuvo en declaraciones al programa Navarro2019 por El Destape Radio.

No obstante, el fiscal de UFI-AMIA aclaró que “no todo se hizo mal”. “Hay evidencias que permiten que hoy por hoy Telleldín esté sentado frente a los jueces. Que el atentado fue realizado por un grupo terrorista con el apoyo de Irán no fue cuestionado por nadie", expresó y consideró “muy difícil” que se puedan encontrar evidencias que puedan “cambiar sustancialmente lo que ya está en la prueba consolidada”.

Sobre el presente de la investigación, detalló que en 2015 el Poder Ejecutivo empezó a desclasificar archivos de la AFI (ex SIDE), pero que “por el momento no han arrojado ninguna novedad que modifique el curso de la investigación". A su vez, recalcó que "está probada la conexión local, con la participación de Telleldín, (Mohsen) Rabbani (en aquel entonces agregado cultural en la embajada de Irán en Buenos Aires y presunto cerebro del atentado a la AMIA) y el embajador (Hadi Soleimanpou)", aunque lamentó los “puntos oscuros” que no se han podido clarificar en la causa.

Desde la muerte de Nisman en 2015, pasaron por la Unidad Fiscal de Investigaciones AMIA siete fiscales, mientras que Basso comenzó a desempeñarse sobre la causa con dedicación parcial en enero de 2019, y desde septiembre, con dedicación exclusiva.

A.G./ C. P.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5011

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.