25 oct 2020
POLITICA |FinCEN Files
martes 22 septiembre, 2020

Transferencias e inversiones inmobiliarias de Mascherano despertaron alertas en EE.UU.

La información surge de la investigación global basada en registros con informes de actividades sospechosas reportadas por bancos norteamericanos. El jugador quedó en la mira por operaciones entre EE.UU., Portugal y Montevideo. El volante dijo que los fondos eran para invertir en Uruguay.

Javier Mascherano en algún momento fue un prócer y en otros la cara de la derrota. Foto: NA
martes 22 septiembre, 2020

El jugador y ex capitán de la selección nacional, Javier Mascherano, quedó en la mira de las autoridades antilavado estadounidenses por una serie de transacciones bancarias que salieron de Estados Unidos, triangularon por Portugal y terminaron en Uruguay. Allí, informó el ex jugador del FC Barcelona ante la consulta, los fondos se destinaron a “dos inversiones inmobiliarias”.

La información surge de FinCEN Files, la investigación global basada en más de 2.100 registros con informes de actividades sospechosas reportadas por bancos norteamericanos ante la Unidad de Inteligencia Financiera del Tesoro de los Estados Unidos (conocida como FinCEN, por su acrónimo en inglés). 

Los documentos fueron obtenidos por BuzzFeed News y compartidos con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), una organización con sede en Washington, y 400 periodistas socios de 109 medios de todo el mundo. Entre ellos, de Argentina, La Nación, Infobae y Perfil.

De acuerdo a los documentos analizados por el equipo argentino de ICIJ, hubo cuatro giros por más de US$1 millón a fines de 2015 y principios de 2016 que activaron los alertas bancarios. Las transacciones salieron de una cuenta en Estados Unidos a nombre de Alenda Investments Ltd, una sociedad registrada en las Islas Vírgenes Británicas (BVI) y cuyo titular era Mascherano.

La primera de esas transferencias fue el 4 de diciembre de 2015 por US$260.000. El propósito informado al banco: “gastos personales”. Otras dos operaciones tuvieron lugar el 16 y 22 de diciembre, por US$290.000 cada una y quedaron registradas como “investments”. La cuarta transferencia se hizo el 8 de enero de 2016, por US$226.477. El motivo informado dice: “Cierre de cuenta”.

Los fondos pasaron por una serie de cuentas: salieron desde el Pershing LLC en Jersey, una subsidiaria del BNY Mellon especializada en inversiones. Luego, al Deutsche Bank en Nueva York y de allí, al Novo Banco, de Lisboa, Portugal, para terminar en la cuenta de la financiera uruguaya Eurodracma de Montevideo, en el Banco BANDES Uruguay SA. Así consta en los reportes del organismo estadounidense.

Una quinta transferencia, del 4 de diciembre de 2015, por US$2.050 fue para pagar el “fee” o tarifa al estudio proveedor de servicios offshore Alemán, Cordero, Galindo y Lee Trust, en las Islas Vírgenes Británicas. En este caso, el dinero fue de Estados Unidos al Banco Credit Suisse AG en Zurich, Suiza, y tenía como destinataria a la sociedad Gabmert SA, también registrada en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes Británicas.

Para la misma época de estas transacciones observadas por la FinCEN, Mascherano fue condenado en España a un año de prisión en suspenso por fraude al fisco de ese país, en enero de 2016. El volante argentino y actual jugador de Estudiantes de La Plata se declaró culpable

En una entrevista con la revista La Garganta Poderosa, en junio de ese año, dijo sobre el caso que le inició la Hacienda española: “Soy el responsable, no el culpable. Por más que intenten hacerme quedar como tal, no lo soy. Sí soy responsable porque está mi firma”. Agregó que contrató a “la gente equivocada, que no hicieron las cosas bien”.

Inversiones 

Ante la consulta del equipo argentino de ICIJ sobre el motivo de los giros de dinero reportados por la FinCEN, su asesor Mariano Aguilar explicó que el dinero estuvo destinado a “dos inversiones inmobiliarias en Uruguay”.

Precisó que una de ellas fue “la compra de un terreno en José Ignacio que compró con socios y se loteó para su venta”. La otra fue “un edificio que hoy tiene alquilado la embajada de Chile en ese país”.

El inmueble que Mascherano alquiló a la embajada de Chile en Uruguay
El edificio que Mascherano compró y alquiló a la Embajada de Chile en Uruguay. Crédito: Nicolás der Agopián / Búsqueda

Según corroboraron los periodistas del Consorcio, se trata de un edificio nuevo de 587 m2, de tres niveles con terraza y cuatro cocheras, ubicado en el barrio de Punta Carretas de Montevideo.

ICIJ corroboró lo informado por el asesor con el Registro de la Propiedad Inmueble de Montevideo. Según el documento oficial obtenido, el edificio ubicado en Guipúzcoa 455 está a nombre de Tolicon SA y no figura el nombre del jugador. Ante una nueva consulta a su asesor, Aguilar afirmó que esa firma fue la que “le vendió a Javier”.

El reporte sospechoso o SAR (Suspicious Activity Report) sobre las transferencias de Mascherano es uno de los casos que arroja dudas sobre el circuito del dinero. “Sospechoso” no necesariamente significa ilícito, pero las autoridades de cumplimiento de los bancos que observaron las transferencias determinaron que merecen un análisis más exhaustivo. Por eso, se originó el SAR.

¿Por qué el dinero fue de Estados Unidos a un banco en Portugal, antes de llegar a Uruguay? ¿Por qué la destinataria fue una cuenta de la financiera Eurodracma en el Banco BANDES de Montevideo?, preguntó ICIJ. “El dinero estaba en una cuenta en Estados Unidos y Mascherano pidió que fuera transferido a Uruguay. No sabe por qué pasó por Portugal. La financiera que intervino en el destino final tuvo que ver con la inversión inmobiliaria, respondió Aguilar vía telefónica.

El inmueble que Mascherano alquiló a la embajada de Chile en Uruguay
Embajada de Chile en Uruguay. El edificio tiene 587 m2, tres niveles con terraza y cuatro cocheras. Crédito: Nicolás der Agopián / Búsqueda.

Según una fuente del mundo financiero en Montevideo consultada por ICIJ, el Banco BANDES fue “uno de los pocos que aceptaba a financieras como Eurodracma como clientes, ya que al figurar como la titular de la cuenta, no se puede saber de quién es el dinero realmente”.

Los detalles del alquiler

Uno de los inmuebles adquiridos por el futbolista en Montevideo se ubica en un amplio edificio de la esquina de Guipúzcoa y Joaquín Núñez. Según un contrato de alquiler al que accedió ICIJ, Mascherano se lo había alquilado a una empresa de semillas de neozelandesa, ya en septiembre de 2015, tres meses antes de las transferencias reportadas por la FinCEN. 

Ese primer contrato se rescindió en septiembre del año pasado, y el 1° de octubre, se firmó uno nuevo con la Embajada de Chile por siete años, con la opción de prórroga de otros dos.

Contrato de alquiler del inmueble de Mascherano en Uruguay
Según el contrato de alquiler, Lisandro Pirosanto firmó en representación de Mascherano. Por la embajada, firmó la embajadora de Chile en Uruguay. 

Como las transferencia reportadas ante el Tesoro de los Estados Unidos son posteriores al contrato de alquiler de septiembre de 2015, ICIJ consultó sobre esa diferencia temporal en las fechas de los giros y la “inversión” mencionada en la primera comunicación. 

El asesor de Mascherano explicó que el jugador había comprado “un terreno con un proyecto de unas oficinas que no estaban terminadas y que luego se refaccionaron según pidieron los inquilinos”. Sin embargo, dijo no recordar con exactitud en qué año fue que, efectivamente, el defensor compró el terreno con la obra ya comenzada.

Contrato de alquiler del inmueble de Mascherano en Uruguay
El alquiler mensual es de US$10.600 por un año, a ajustarse a una tasa de 4% anual a partir de octubre de 2020.

Según el contrato de alquiler, Lisandro Pirosanto firmó en representación de Mascherano. Se trata del ex contador de Claudia Villafañe, ex esposa de Diego Maradona, y representante de Angel Di María en el París SG. Por la delegación diplomática, fue la embajadora Iris Boeninger quien puso la firma. Tanto la sede de la embajada como el consulado se trasladaron a ese nuevo edificio a partir del 15 de octubre pasado.

Según el contrato, que publicó la propia cancillería chilena en su sitio web, el alquiler mensual es de US$10.600 por un año, a ajustarse a una tasa de 4% anual a partir de octubre de 2020.

Contrato de alquiler del inmueble de Mascherano en Uruguay
Contrato de alquiler por el inmueble. Mascherano sostiene que las transferencias reportadas fueron para adquirir dicha propiedad.

Condenado en España

Para la misma época de las transferencias reportadas en Estados Unidos, Mascherano fue condenado en España a un año de prisión en suspenso por fraude a Hacienda. Aguilar negó cualquier vinculación entre las transferencias reportadas y el pago de la multa por esa condena.

Según se estableció en la sentencia, el jugador no había declarado las rentas obtenidas de Nike a través de una sociedad domiciliada en Miami -Lofer LC- y simuló la cesión de sus derechos de imagen a otra firma pantalla -Anadyr Overseas-, radicada en la isla portuguesa y zona franca de Madeira.

Mascherano se declaró culpable y desistió de ir a juicio. Además del año en prisión en suspenso, el ex capitán de la Selección argentina acordó pagar 1,5 millones de euros de impuestos adeudados correspondientes a 2011 y 2012, unos 200.000 euros de intereses y una multa de 800.000. En total, según confirmó el contador de Mascherano, el pago fue de 2.566.353 euros.

El uso de sociedades en paraísos fiscales para triangular el cobro de millonarios derechos de imagen a los futbolistas que juegan en España, les trajo más de un dolor de cabeza con la Hacienda de ese país.

“Javier ‘vendió’ su imagen a (las sociedades) Anadyr y Lofer, cuando vivía en el Reino Unido para concentrar el negocio de los derechos de su imagen. Pero eran sociedades suyas”, explicó. También agregó que Mascherano estaba “exento de pagar como residente no domiciliado por actividades o ganancias fuera de ese país”, y que Anadyr fue constituida en Madeira porque “era una jurisdicción de baja carga tributaria”. Aseguró además que el jugador las declaró en España en (el impuesto de) Bienes Personales. Nunca las escondió”.

“Cuando pacta la condena, tomó la decisión de empezar a disolver las sociedades personales de los distintos negocios que tenía en distintos países, como por ejemplo en Uruguay, y para el cobro de derechos de imagen”, señaló su asesor. Esa decisión - precisó- alcanzó a la sociedad de Madeira (por Anadyr) y a Alenda, que disolvió en 2016”. Ante el pedido de ICIJ, Aguilar hizo llegar el certificado de disolución de la firma constituida en BVI, con fecha 16 de enero de ese año.

La que siguió abierta fue Lofer LC, hasta el 12 noviembre del año pasado. Su baja se concretó poco después de la presentación del informe anual que le exige la ley, según surge del registro corporativo del estado norteamericano de Florida.

Mascherano aparece como su “manager” o administrador desde que la firma fue registrada en 2007, excepto por dos años, según los informes presentados ante el registro corporativo: 2013 y 2014. En ese período, figura Alenda Investments como administradora de Lofer LC, con su mismo domicilio en Miami. Fueron los años anteriores que la justicia española le abriera la investigación por evasión fiscal.

Ante una nueva consulta de ICIJ, el asesor de jugador aclaró que Lofer LC siguió activa “por ser la que tenía el contrato con Nike. Cuando el contrato se terminó a finales del año pasado, la cerró”. No obstante, aclaró que “a partir del problema que tuvo en España con Hacienda, que implicó que tuviera que corregir sus declaraciones impositivas, siguió cobrando el contrato con Nike a través de Lofer pero pasó a tributar él como persona. Ya todo está directamente a nombre suyo”.

*El equipo argentino de ICIJ que trabajó en FinCEN Files está compuesto por Mariel Fitz Patrick y Sandra Crucianelli (Infobae), Hugo Alconada Mon, Maia Jastreblansky, Iván Ruiz y Ricardo Brom (La Nación) y Emilia Delfino (Perfil). En Uruguay, Guillermo Draper (Semanario Búsqueda).


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5159

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.