PROTAGONISTAS
mejor cortometraje

El argentino Francisco Lezama ganó un Oso de Oro en Berlín

2023_02_25_francisco_lezama_oso_oro_berlin_afp_g
Premiado. Lezama ganó por su corto Un movimiento extraño. | afp

Una suerte de comedia de enredos sobre la crisis económica en Argentina situada en Buenos Aires en 2019. Así describen algunos medios europeos a Un movimiento extraño, el cortometraje del argentino Francisco Lezama que ganó el Oso de Oro en el Festival de Berlín.

En Un movimiento..., la protagonista trabaja como guardia de seguridad en un museo, y por un hecho particular prevé una fuerte subida del valor del dólar. Al quedarse sin trabajo, con la indemnización recibida, imagina la compra de dólares y comienza a fantasear con un “arbolito”.

“Empecé a escribir sobre personajes obsesionados con el dólar en 2014, y hoy, diez años después, la locura parece total”, dijo Lezama para el sitio oficial del Festival de Berlín. “Y hace muy poco en mi país  un anarcocapitalista fue elegido presidente. Una de sus promesas de campaña que tuvo gran impacto en los jóvenes trabajadores de clase media baja, fue eliminar la moneda argentina y reemplazarla por el dólar”.

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

—¿Cuál es tu momento favorito de la película?

—Antes de la pandemia, trabajé en una sala de cine que funcionaba dentro de un museo. Por la noche el museo cerraba, pero el cine permanecía abierto. Así que los únicos que quedábamos eran los guardias de seguridad y yo, con las luces tenues y el museo vacío. Una noche tuve la oportunidad de ver las obras del artista argentino Pablo Suárez en una habitación a oscuras iluminada por linternas, y ahí supe que tenía que rodar una ficción que capturara esa atmósfera en la que me encontraba. Esos son mis momentos favoritos. —¿Qué te gusta del corto?

—Creo que los cortometrajes solo valen la pena cuando se entiende que son objetos extraños, innecesarios. Suelen tener menos recursos; es más una situación de bricolaje, de improvisación con soluciones baratas, pero efectivas. La estética que se desprende este “atar con alambre” es algo que me gusta mucho, y creo que suele darse más cuando se hacen cortometrajes. Este año rodaré mi primer largometraje y espero que la astucia del aficionado a ese bricolaje, ese “hágalo usted mismo” no desaparezca.