domingo 01 de agosto de 2021
PROTAGONISTAS De Uruguay a Nueva York
22-01-2021 17:27

Jill Biden debutó como primera dama de EE.UU. vestida por una diseñadora uruguaya

Gabriela Hearst nació en Uruguay y se afianzó en la moda en Nueva York. De crear remeras con amigas a vestir a Jill Biden. En 2020 ganó el 'Oscar' de la moda como la mejor diseñadora de Estados Unidos.

22-01-2021 17:27

En los distintos actos que tuvo la asunción de Joe Biden como presidente de Estados Unidos, su mujer Jill Biden tuvo tres cambios de vestuario. Uno de ellos, el de la gala aggiornada a los tiempos pandémicos, y con el que salió al balcón de La Casa Blanca, fue creación de una diseñadora uruguaya. Ella es de apellido Perezutti pero conocida social -y comercialmente-como Gabriela Hearst, tal el apellido de su marido Austin, empresario y nieto de William R. Hearst, el magnate de los medios de Estados Unidos que Orson Welles retrató en la película “El Ciudadano”.

hearstGabrielaJillBiden
En el balcón de la Casa Blanca: Jill Biden con el diseño de Gabriela Hearst.

El conjunto que usó Jill Biden estaba compuesto por un tapada y vestido, ambos blancos y con detalle de bordados. Y así lo describió Gabriela Hearst: “El mensaje de unidad es la principal inspiración para la creación del ensemble. El símbolo para representar este mensaje son las flores de todos los estados y territorios de los Estados Unidos bordadas en el abrigo (…). En el vestido, el bordado está en el escote y las mangas (…) Hay un bordado a mano en el forro con una cita de Benjamin Franklin: “Dime y lo olvido. Enséñame y lo recuerdo. Involúcrame y aprendo." También Hearst detalló que para la confección se usaron “tejidos existentes disponibles para minimizar el impacto sobre el medio ambiente”.  Y esta es una regla que ella difunde con su marca para, desde su lugar, apuntar a la sustentabilidad desde la moda.

hearstGabrielaJillBiden
Gabriela Hearst nació en Paysandú (Uruguay) en una familia dedicada al negocio agroganadero.

De bajo perfil y criada en un familia con historia propia -y mucho campo- en Paysandú (Uruguay),  Gabriela Hearst decidió que sería diseñadora en un viaje a Australia y de regreso a su país se asoció con amigas y crearon la marca Candela, en 2007.  De producir solo remeras se ampliaron a más items, y luego de un recorrido quien hoy es su marido, le compró en 2009 parte de la marca. En lo personal, Austin Hearst y Gabriela comenzaron una relación y en 2013 se casaron en Nueva York: civil y fiesta a lo grande en el Museo de Ciencias Naturales de esa ciudad. Sí, el mismo edificio donde se filmó de la famosa película “Una noche en el museo”.

hearstGabrielaJillBiden
Debajo de tapado, Jill Biden llevó un vestido blanco también diseño de Gabriela Hearst.

Así ya instalada en Nueva York, vinieron clientas famosas para producciones de moda y la alfombra roja,  y también comenzaron a llegar premios. Y en septiembre de 2020, ganó “el Oscar de la moda”. Es decir el Consejo de Diseñadores de Moda de Estados Unidos la eligió como la diseñadora del año. A su vez, la eligieron como directoria creativa de Chloe, la marca que alguna vez tuvo colecciones de Karl Lagerfeld, Stella McCartney y Phoebe Philo.

hearstGabrielaJillBiden
Meghan Markle con la cartera 'Nina', el accesorio más exitoso de Gaby Hearst.

Entre diciembre y enero, el nombre de Gabriela Hearst estuvo en la primera línea de los nombres de la moda más mencionados, al menos en Nueva York. Y a eso se sumó la foto de Jill Biden con su vestimenta. Si bien no es la primera vez que la hoy primera dama de Estados Unidos usa sus prendas. El 29 de septiembre de 2020, en ocasión del primer debate presidencial Trump-Biden, ella eligió un vestido de Hearst.  Y en su instagram ella posteó y de paso se sumó a la campaña que por entonces había para que los norteamericanos vayan a votar: "Qué sorpresa y honor ver que en el debate, la doctora Jill Biden reutilizó un vestido de GH que ya había usado hace tres años. El cambio climático es la mayor amenaza que enfrentamos como especie. Lamentablemente, no podemos recuperar lo que perdimos -el 60% de la vida salvaje en 50 años-, pero podemos preservarlo y restaurarlo. Necesitamos la política para hacerlo y, lamentablemente, solo hay un lado en este momento que está dispuesto a admitir lo que es real contra toda prueba científica. Votá en noviembre".