PROTAGONISTAS
murió la esposa de bob cox

Maud Daverio de Cox fue testigo en peligro de un pasado violento

2023_12_02_maud_daverio_cedoc_g
Libro. Salvados del Infierno, fue una biografía familiar de Maud. | cedoc

Fue doctora en Literatura y en lo estrictamente personal, la esposa de Robert Cox, exdirector del Buenos Aires Herald. Maud Daverio de Cox falleció ayer viernes en la Clínica Suizo Argentina, en la  Capital porteña. Maud obtuvo su doctorado en Literatura comparada de la Universidad de Carolina del Sur y fue profesora de Literatura francesa en la Universidad de Charleston.

Ella tanto como Bob Cox fueron un ejemplo en la comunidad defensora de los derechos humanos. En 2001, Maud publicó Salvados del Infierno: A 25 años de la dictadura argentina, donde cuenta la experiencia de ella y su familia durante los años de la dictadura cívico-militar argentina hasta el exilio a Estados Unidos, en 1979.

Bob Cox era director del Buenos Aires Herald y comenzó a recibir amenazas a partir de publicaciones sobre lo que luego se llamó terrorismo de Estado. Este medio fue el primero en denunciar las violaciones de derechos humanos que la dictadura cometía en Argentina.

Antes de definir que para seguir vivos había que exiliarse primero a Europa y luego a Estados Unidos, Cox es detenido de manera ilegal; luego Maud sufrió un intento de secuestro, y su hijo Peter recibió una carta que, aunque aparecía firmada por Montoneros, se sabía que había sido enviada por la dictadura militar.

Legado escrito. En diálogo con la Revista Noticias, Cox recordó que se conocieron por primera vez en una fiesta en Buenos Aires: ella, una joven de 29 años dedicada a sus estudios para ingresar a la carrera de Medicina, y él, un incipiente periodista inglés dando sus primeros pasos en los medios. Esa noche se intercambiaron teléfonos y ahó comenzó esa historia. Y a lo largo de más de seis décadas, compartieron y se apoyaron mutuamente en los momentos más difíciles de la historia argentina. El libro de Maud se reeditó por iniciativa de Pen Argentina, una organización que comenzó en Inglaterra, para ayudar a escritores internacionales. El motivo:  consideró que Salvados del Infierno era un importante documento para que se sepa cómo alguien vivió esa época. “Este es el momento para que los más jóvenes sepan cómo lo vivió la gente en ese entonces”, explicó Bob Cox.