Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
viernes 15 de noviembre de 2019 | Suscribite
PROTAGONISTAS / Un fenómeno editorial juvenil
sábado 4 mayo, 2019

Tiffany Calligaris, la reina de la literatura ‘fantasy’ en Argentina

A los 31 años, esta ex estudiante de Derecho hizo de sus libros de ficción un éxito de ventas. Vive en Canadá con su marido danés y viajó al país para la Feria del Libro.

por Agustín Jamele

Redes. Le sirven para estar en contacto con lectores, y también con escritores de igual género que ella, a los que admira. Foto: Gza. T.C.
sábado 4 mayo, 2019

La Feria del Libro reúne a decenas de autores que vienen de diferentes países. Pero también es la oportunidad para escritores locales de presentar su trabajo y reunirse con sus lectores. En el caso de Tiffany Calligaris, se mezclan un poco las dos cosas. Si bien nació en Buenos Aires, vive en Toronto y es la primera vez que viaja a Argentina específicamente para presentar uno de sus libros. “Estoy contenta de estar acá por dos semanas, con una agenda que me permite conocer a mis seguidores, ver a autores que leo y también pasar tiempo con mi familia”, cuenta Tiffany a PERFIL.

Desde chica demostró amor por historias como El Señor de los Anillos, Las Crónicas de Narnia y Harry Potter, pero fue en la facultad que decidió empezar a escribir sus propias historias. A la primera saga la llamó Lesath, y a la segunda, Witches. En la actualidad lleva vendidos más de 65 mil libros entre ambas, y está consolidada como una de las mejores escritoras del género fantasy de Argentina.

En 2018 cayeron las ventas de ocho de cada diez editoriales

—¿Cómo estás con la visita a Argentina?

—Bien. Me mudé el año pasado con mi esposo a Canadá; él es danés y nos íbamos a ir a Dinamarca, pero le surgió una oportunidad de trabajo allí y nos fuimos. Estuve en Argentina para las fiestas, así que no vengo desde diciembre. Fue una experiencia rara, porque amo la Feria del Libro pero siempre soy local. En esta también, pero vengo desde otro país específicamente para la Feria y es una experiencia distinta.

—¿Qué te generó tu participación?

—Es una feria especial. Primero porque estoy presentando el cuarto libro de Lesath, la primera saga que escribí y con la que ingresé al mundo editorial. De alguna manera es como volver a los orígenes de mi carrera. También en esta feria se presenta Victoria Schwab, una de mis autoras favoritas, y poder conocerla es algo especial. A todo esto se sumó que mi firma de libros se coordinó hace mucho tiempo para el 1º de mayo y justo cayó el paro de transporte, así que estuvimos bastante estresados buscando consejos para que los lectores pudieran venir.

—¿Pudieron resolverlo?

—Sí. Como se anunció hace algunas semanas nos dio tiempo de planear una estrategia. Pensamos con la editorial y todo el equipo maneras de contactar a los lectores para que intentaran agruparse por zonas y que vinieran juntos. La idea era facilitarles ideas para que pudieran llegar.

—Ese contacto directo sirve mucho...

—Harry Potter fue el primer libro con el que pude compartir un grupo de lectores donde a todos nos gustaba lo mismo. Cuando leía El Señor de los Anillos o Las crónicas de Narnia era un embole, porque todavía no había redes sociales y era muy difícil encontrar a otro grupo de gente al que le gustara lo mismo que a mí. Desde ese lugar me parece genial que con las redes todos mis lectores se conozcan en las firmas y sigan en contacto y formen grupos que tienen los mismos gustos literarios, que puedan compartirlo y sea un lugar seguro para hacerlo.

Stands compartidos y barrios editoriales, estrategias de los expositores ante la crisis

—¿Cómo es tu relación con las redes?

—Fui viendo su evolución. Cuando era chica no había, y como lectora no tuve esa herramienta para estar en contacto con autores que me gustaban. Recuerdo que a J.K. Rowling, la creadora de Harry Potter, le escribí una carta y tuve que esperar como cinco meses para recibir una respuesta, que era oficial pero de alguien que trabajaba con ella. Ese fue el contacto más directo que tuve. En mi caso, desde que salió Lesath hasta ahora pude ver cómo crecía la comunidad en las redes sociales para poder estar en contacto con los lectores y promocionar el trabajo. Trato de que no me influya a la hora de escribir, pero sí presto atención a los personajes que gustan o a las escenas que esperan. Es muy importante escuchar a los lectores.

—¿Y cómo manejás el tema de los “haters” (personas que publican comentarios ofensivos en las redes)?

—Por suerte son todos lectores supercreativos a los que les gusta compartir su arte. No he tenido una mala experiencia. Igual estoy pendiente de que no se generen conflictos entre ellos o haya gente diciendo cosas hirientes.

—¿Cómo empezaste a escribir?

—El primer libro lo escribí con 19 o 20 años, cuando ya estaba en la universidad, y lo hice pensando en una chica que no se adapta bien a donde está; un poco lo que me pasó en el colegio. Tenía mi grupo de amigos, pero nunca terminaba de encajar. Me gustaba escribir, la ciencia ficción y el animé, gustos que mis compañeros no compartían, pero yo no lo ocultaba sino que lo expresaba. En la universidad conocí personas que tenían más afinidad con lo que me gustaba y formé amistades más fuertes. Así que quise escribir sobre una chica que no necesariamente pasara por lo mismo pero sí que no encajaba del todo y que pudiera conocer gente nueva, probar otras opciones...

—¿Estás en contacto con otros escritores?

—Pude hacer muchas amistades con autores internacionales a los que no tenía la oportunidad de conocer pero me gustaban sus libros. Con el tiempo, por seguirnos en redes fuimos generando una amistad. Me ha pasado de contactar autores porque me gustaba su forma de narrar y sus personajes. Trato de acercarme a ellos y pedir consejos. Hay una autora que se llama Wendy Higgins, con la que nos conocimos por redes y que me ayudó mucho con consejos que terminé aplicando. También me pasó con James Dashner, autor de Maze Runner.

Feminismo, desobediencia e historia: Rita Segato inauguró la Feria del Libro

—Sos fanática de “Game of Thrones”, que hoy en día es la serie del momento. ¿Cómo llegaste a ella?

—Había leído el primer libro antes de que saliera la serie. Con el final de la primera temporada, que es bastante fuerte, todos los que la vieron conmigo se sorprendieron y yo no porque ya sabía. Fue la primera vez en mi vida que no quise seguir leyendo los libros, porque estaba tan bien hecha la serie que quería acompañar al resto sin saber lo que iba a suceder. Me encanta el rol que George R.R. Martin les dio a las mujeres, todas son fuertes.

—¿Pensás que tus historias también pueden ser una película o serie?

—Me encantaría. Soy consciente de que es difícil en Argentina. A mi primera saga la veo como películas, ya que el formato se adaptaría bien, y a Witches, que es más larga, la imagino como una serie.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4814

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.