domingo 16 de mayo de 2021
REPERFILAR Opinión

¿Alberto es o se hace?

¿Es presidente o hace de presidente? tal como viene y va, es probable que la pregunta no tenga respuesta hasta el final de su mandato.

19-01-2021 13:14

¿Alberto es o se hace?¿Es presidente o sólo hace de presidente? como si fuera un actor que interpreta al personaje que le escriben. El año pasado por la pandemia, este porque es año electoral, por una razón o por otra, justificadas o no, las decisiones que toma su gobierno en el día a día parece que atienden únicamente a la urgencia.

Tapa agujeros fiscales fotocopiando billetes, contiene el dólar a un costo explosivo, patea todo hacia adelante y trata de contener a los partidarios más extremos con medidas intempestivas. Los errores y fracasos se los atribuye a la oposición y a las críticas de los medios.

En el trámite del vamos viendo, cada tanto tira una ficha a chance a ver qué pasa. Expropian Vicentin, no se expropia Vicentin. No se puede exportar maíz, se puede exportar maíz. No abren las escuelas, abren las escuelas. No habrá clases presenciales, habrá clases presenciales. No van a los jubilados, ajustan a los jubilados. Aumentan las prepagas, no aumentan las prepagas. Aumentan los precios, no aumentan los salarios y los precios cuidados se descuidan y el control de la inflación se descontrola; YPF aumentó la nafta 3 veces en lo que va de enero.

Tenemos Ministerio de Salud, pero la gestión es peor. Más contagios, más muertos, menos vacunas de las prometidas para finales de año. El ministro sigue en su cargo. Cómo se sabe la culpa de todo fue, es y será siempre de Macri. Aunque en YouTube hay un Alberto parecido a este Alberto que decía que antes de Macri toda la culpa era de Cristina.

El Alberto que ahora es o hace de presidente y ni siquiera le pide la renuncia a los funcionarios que han cometido delitos como el caso de Victoria Donda. No quiere, no sabe, no puede.

Según las encuestas, más del 50 por ciento de los argentinos ya no le cree. Su palabra se devalúa frente a la realidad de los hechos. Gasta lo que le queda de crédito hablando a diario, a radio, a televisión, a redes sociales. Es un abogado capaz de defender, acusar según le pidan, como burócrata que ha vivido siempre de la política, improvisa discursos y dice a los que escuchan lo que quieren escuchar.

Después de un año de asumir el cargo, la pregunta instalada al comienzo sigue ahí: ¿Es presidente o hace de presidente? tal como viene y va, es probable que la pregunta no tenga respuesta hasta el final de su mandato.