martes 04 de octubre de 2022
REPERFILAR Tenía 93 años

Así fue el último adiós a Alberto Fontevecchia, co-fundador de Editorial Perfil

Siendo muy querido, Alberto fue despedido este domingo en el Jardín de Paz de Pilar por familiares, amigos y colegas.

12-09-2022 20:32

En la madrugada del sábado 10 de septiembre falleció Alberto Guido Fontevecchia a los 93 años. Incursionó en el mercado editorial en 1950 cuando fundó Linotipia Fobera. En los 60’ empezó a publicar revistas de fútbol como “El ciclón”, “Racing” y “Esto es Boca”.

Pero en 1972 llegó su publicación favorita: la revista Weekend. En 1976, Alberto fundó junto a Jorge, su hijo, la Editorial Perfil. Siendo muy querido, Alberto fue despedido este domingo en el Jardín de Paz de Pilar por familiares, amigos y colegas.

Era un tipo muy fuerte, muy firme. Con ideas claras y muy de ir para adelante”, aseguró el doctor Alberto Cormillot. “Fue una de las personas que impulsó la prensa libre en Argentina. Su obra ha sido muy importante”, dijo Jaime Durán Barba.

Quienes despidieron a Alberto Fontevecchia, hincha de San Lorenzo y gran asador, coincidieron en un término que lo describía en relación a su trato con sus empleados y familia.

Amor al trabajo

“Te atendía en su casa los domingos y te hacía asado. No podés hablar de Alberto sin conmoverte. Se fue un padre”, aseguró Edgardo Martolio. “Algunas personas logran traspasar los límites afectivos para convertirse prácticamente en familia. Son pocas las que logran esto de manera masiva y Alberto Fontevecchia, mi abuelo, era una de ellas”, aseguró Agustino Fontevecchia.

“Se preocupaba por la salud. Si uno faltaba llamaba a la casa para preguntar, tenía una gran calidez”, aseguró Héctor Maugeri, el subdirector de la revista Caras. Alberto fue despedido como una persona muy querida pero también como alguien muy respetado dentro del mundo del periodismo.

“Me parecía un tipo muy simpático, creo que fue quien le abrió las alas a Jorge para que pudiera volar”, dijo Daniel Vila. “Cuando se va uno deja el cariño en la gente con la que trabaja y a la que uno quiere”, aseguró Raúl Olmos.

El campo, la otra gran pasión que latía en el corazón de Alberto Fontevecchia

La anécdota final describe de manera perfecta el amor y la pasión de Alberto Fontevecchia por el trabajo. 

“Lo iba a visitar todas las noches después de trabajar y cuando lo estaba saludando, él estaba inconsciente pero igual le hablaba”, aseguró Jorge Fontevecchia, quien luego completó: “Me coloqué frente a la cama y le tomé las piernas y le dije: 'Conociéndote y sabiendo lo que amas que trabajemos, vas a morir un sábado para que el lunes estemos todos trabajando. No nos hagas esto’, y lo hizo”.