martes 27 de septiembre de 2022

Amor al trabajo

12-09-2022 07:16

Los japoneses se enferman los fines de semana proporcionalmente el doble que los occidentales. En relación directa, tienen una tasa de ausentismo en el empleo durante los días de semana mucho menor que en Occidente. Se enferman los fines de semana para faltar menos al trabajo. La relación con el trabajo de mi padre se parece a la de los japoneses: murió en la mañana del sábado haciendo que velatorio y funeral quedaran concluidos el domingo y el lunes todos sus allegados trabajaran normalmente.

Mi padre murió en la sala de terapia intensiva de la Fundación Favaloro después de haber luchado dos semanas con la ayuda de un respirador artificial contra severas complicaciones propias de su edad de 93 años.

"Un grande con mayúsculas": último adiós a Alberto Fontevecchia, fundador de Editorial Perfil

La primera vez que estuvo internado en la Fundación Favaloro fue hace un cuarto de siglo, cuando tras una descompensación cardíaca que sufrió estando en su oficina de Editorial Perfil precisó ser trasladado de urgencia, lo que derivó en la colocación de un stent. Fue en julio de 1998 cuando el diario Perfil recién comenzaba y mi padre, para no interrumpir mi tarea, se hizo acompañar por el entonces director de la revista Noticias, Héctor D’Amico, y pidió que nadie me informara que él había sido internado hasta que terminara el cierre del diario. Me recuerdo yendo esa medianoche a verlo tras la intervención llevándole el primer ejemplar del diario recién salido de la impresora, como él quería.

Alberto Fontevecchia y Marcelo Ferro
Alberto Guido Fontevecchia, fundador de la revista Weekend, trabajó hasta último momento. En la foto se encuentra junto a su querido Marcelo Ferro, editor general de la revista.

Hasta antes de la pandemia con 91 años venía a trabajar todos los días y a dirigir la revista que fundó: Weekend. Siempre me decía: “no dejes de trabajar nunca”. Y estos últimos meses ya limitado de salud y en los que ya no podía venir a la editorial, en nuestras cenas semanales, su tema principal y recurrente era que le contara como estaba Perfil. Todos los días escuchaba las cuatro horas de este programa que vino a ser su forma de sentir seguir estando en Perfil diariamente.

Adiós a un hacedor

Ingresó a terapia intensiva de la Fundación Favaloro el sábado 27 de agosto y tras una intervención quirúrgica no pudo recuperar la consciencia. De cualquier manera, hablaba con él cuando lo visitaba todas las noches pensando que igual podría escucharme. El viernes pasado antes de salir de su sala le dije: “yo sé que vos vas a preferir dejarnos un sábado en la mañana para que, tras despedirte, el lunes estemos todos trabajando normalmente, pero no nos hagas eso”.

No pudo con su genio y, mientras el sábado amanecía, murió. Si nos estás escuchando y viendo desde algún lado, aquí estamos trabajando igual que siempre, como vos querías.

JL PAR