viernes 16 de abril del 2021
SOCIEDAD Regreso a las aulas
23-03-2021 21:18

Colegio Nacional: pedido desesperado de los padres para que haya clases presenciales

Pidieron a las autoridades del colegio, además, que se implementen medidas para que no se repita la situación "precaria" de cursada que tuvieron sus hijos durante 2020 en caso de que haya que suspender la presencialidad.

23-03-2021 21:18

En una carta enviada a la rectora del Colegio Nacional Buenos Aires, Valeria Bergman, autoridades y gremios docentes, los padres de los alumnos de la institución  consideraron “urgente” el regreso a clases y a un plan de escolaridad “razonable” de los jóvenes. 

El escrito se dio a conocer luego de que la asamblea docente AGD/CNBA se declarara en estado de alerta ante el comienzo del ciclo lectivo de manera presencial el próximo 5 de abril, debido al protocolo que definieron las autoridades de la escuela.

“Escribimos, en primer lugar, para expresar nuestro apoyo a la vuelta a clases en el marco de una presencialidad cuidada, más allá de que siempre haya detalles logísticos que puedan mejorarse dentro de una realidad que cambia diariamente”, detallaron los padres y madres.

En ese marco, agregaron que “porque apoyamos este regreso al colegio y porque consideramos urgente que nuestrxs hijxs vuelvan a un plan de escolaridad razonable, nos preocupa que algún sector de nuestro colegio haya decidido —a contramano de lo que sucede con todas las instituciones educativas del país— no volver a dictar clases el 5 de abril, poniendo en riesgo el inicio escolar en el CNBA”.

Para Gustavo Zorzoli, "las escuelas son los lugares más seguros para los alumnos" 

Respecto de lo que se planteó por los protocolos del Colegio, plantearon que si bien consideran que es imprescindible que los protocolos sanitarios sean seguros y responsables “preocupa que una porción pequeña de nuestra comunidad escolar se guíe por una visión de la pandemia que no se condice con la de reconocidos sanitaristas, autoridades educativas nacionales y provinciales, y organismos de reconocimiento internacional como Unicef”, dijeron.

En este sentido, se mostraron preocupados por la situación "alarmante" que podría volver a dejar a los alumnos “en absoluta desprotección respecto de un derecho FUNDAMENTAL, que es el de recibir una educación”.

En ese punto, resaltaron algo que ya varios padres denunciaron públicamente: la situación “particularmente precaria” de cursada en el CNBA durante 2020 respecto de las clases virtuales.

Al respecto, sobre la pandemia y la situación sanitaria, plantearon una serie de puntos:

  • “Expresar nuestro apoyo a que la escolaridad en el CNBA se maneje con criterios semejantes a los de los colegios primarios y secundarios del país, que ya iniciaron sus clases dentro de sistemas mixtos y lo harán hasta que, desde los gobiernos nacionales y/o provinciales, se aconseje o se decida lo contrario”
  • Transmitirles a las autoridades del CNBA que compartimos ya no solo con autoridades nacionales y provinciales, sino también con UNICEF, organismo que puede considerarse por fuera de cualquier grieta política, que “las escuelas deben ser lo primero en abrir y lo último en cerrarse”
  • “Subrayar un dato que circula a nivel nacional e internacional: en ningún país del mundo la circulación del virus aumentó significativamente con el regreso a clases”
  • “No olvidar ni dejar en segundo plano las potencialmente severas consecuencias psicosociales en nuestrxs hijxs luego de tantos meses de aislamiento respecto de su entorno escolar”

Soledad Acuña, sobre la flexibilización de protocolos en escuelas: "No improvisamos" 

Por otro lado, plantearon la posibilidad de que en el colegio se implementen aulas virtuales con cámaras en las aulas. “ Esto posibilitaría una alternancia más productiva entre los días de presencialidad y virtualidad de los alumnos, y una mayor cobertura de los programas educativos ya severamente retrasados por la dinámica de 2020, además de aliviar la tarea de lxs docentes”, propusieron.

“Las familias estamos sumidas, un año más, en una incertidumbre dolorosa que no podemos dejar pasar”, detallaron los padres en en el último párrafo de la carta.

Y finalizaron: “Solicitamos que haya canales de comunicación fluidos y periódicos desde el comienzo del período lectivo entre el colegio y nosotrxs para poder estar al tanto de la situación cambiante y para colaborar activamente en pos del objetivo común, que es el bienestar psicológico, sanitario, afectivo y académico de nuestrxs hijxs. Cuentan con nosotrxs para lo que haga falta”.

La carta completa:

A la Rectora, Lic. Valeria Bergman

Al Consejo de Escuela Resolutivo CNBA

Al Secretario de Educación Media, Mg. Oscar García

Al Rector de la Universidad de Buenos Aires, Dr. Alberto Barbieri

A la Comisión de Educación Media del Consejo Superior.

A los gremios AGD / UTE

A la Asociación Docente del CNBA

A la Cooperadora del CNBA

A la Asociación de exalumnos del CNBA,

De nuestra mayor consideración: Escribimos, en primer lugar, para expresar nuestro apoyo a la vuelta a clases en el marco de una presencialidad cuidada, más allá de que siempre haya detalles logísticos que puedan mejorarse dentro de una realidad que cambia diariamente. Y justamente por eso —porque apoyamos este regreso al colegio y porque consideramos urgente que nuestrxs hijxs vuelvan a un plan de escolaridad razonable— nos preocupa que algún sector de nuestro colegio haya decidido —a contramano de lo que sucede con todas las instituciones educativas del país— no volver a dictar clases el 5 de abril, poniendo en riesgo el inicio escolar en el CNBA.

Si bien compartimos en términos generales que es imprescindible que los protocolos sanitarios sean seguros y responsables tanto como sea posible, nos preocupa que una porción pequeña de nuestra comunidad escolar se guíe por una visión de la pandemia que no se condice con la de reconocidos sanitaristas, autoridades educativas nacionales y provinciales, y organismos de reconocimiento internacional como Unicef.

La situación es alarmante en tanto vuelve a dejar al alumnado en absoluta desprotección respecto de un derecho FUNDAMENTAL, que es el de recibir una educación, ya muy dañado por la situación particularmente precaria de cursada en el CNBA durante 2020. Sabemos que el panorama sanitario es lábil y está sujeto a la evolución diaria de la pandemia.

Sabemos también que la situación salarial de los docentes es mala desde hace mucho tiempo. Sin embargo, creemos imprescindible resguardar y garantizar el derecho vulnerado de nuestrxs hijxs a educarse en las mejores condiciones que la pandemia lo permita. Por eso, nos gustaría:

• Expresar nuestro apoyo a que la escolaridad en el CNBA se maneje con criterios semejantes a los de los colegios primarios y secundarios del país, que ya iniciaron sus clases dentro de sistemas mixtos y lo harán hasta que, desde los gobiernos nacionales y/o provinciales, se aconseje o se decida lo contrario.

• Transmitirles a las autoridades del CNBA que compartimos ya no solo con autoridades nacionales y provinciales, sino también con UNICEF, organismo que puede considerarse por fuera de cualquier grieta política, que “las escuelas deben ser lo primero en abrir y lo último en cerrarse”.

• Subrayar un dato que circula a nivel nacional e internacional: en ningún país del mundo la circulación del virus aumentó significativamente con el regreso a clases.

• No olvidar ni dejar en segundo plano las potencialmente severas consecuencias psicosociales en nuestrxs hijxs luego de tantos meses de aislamiento respecto de su entorno escolar.

Al mismo tiempo, sería bueno saber si el colegio tiene planeada la implementación de aulas virtuales, con cámaras en las aulas, como están haciendo muchos colegios con menos recursos que el nuestro. Esto posibilitaría una alternancia más productiva entre los días de presencialidad y virtualidad de los alumnos, y una mayor cobertura de los programas educativos ya severamente retrasados por la dinámica de 2020, además de aliviar la tarea de lxs docentes.

Por último, sabemos –como sabíamos a fines del año pasado, cuando muchxs de nosotrxs les planteamos esta cuestión a las autoridades— que la situación epidemiológica puede modificarse y requerir una suspensión de la presencialidad. Por eso nos resulta necesario estar informadxs sobre el plan para implementar en ese caso la educación virtual, que probablemente será mucho más que un “plan B” dentro de este año lectivo: será un complemento fundamental de la educación de nuestrxs hijxs. Y, en el caso de que la situación sanitaria se complique, será la vía central por la que se impartirá la enseñanza a lo largo del año.

Las familias estamos sumidas, un año más, en una incertidumbre dolorosa que no podemos dejar pasar. Desde ya, en un año tan atípico, en el que se pide que toda la comunidad educativa haga tareas impensadas para un año convencional, ofrecemos nuestro tiempo, nuestro esfuerzo y nuestra colaboración para acompañar al colegio en un regreso a clases necesario, cuidadoso, realista y, por sobre todas las cosas, tan esperado por lxs estudiantes.

En ese sentido, solicitamos que haya canales de comunicación fluidos y periódicos desde el comienzo del ciclo lectivo entre el colegio y nosotrxs para poder estar al tanto de la situación cambiante y para colaborar activamente en pos del objetivo común, que es el bienestar psicológico, sanitario, afectivo y académico de nuestrxs hijxs. Cuentan con nosotrxs para lo que haga falta.

Saludos muy cordiales.

 

ag / ds